Educación financiera: de qué se trata y los consejos de los profesionales

La educación financiera, sin lugar a dudas, es un conocimiento importante. De hecho, hay profesionales que consideran que debería de ser una materia en la escuela. ¿Por qué? Porque todas las personas deben llegar a la edad adulta teniendo las herramientas básicas para administrar correctamente su dinero. 

Es importante tener en cuenta que, cuando se habla de educación financiera, se hace referencia a un saber que abarca todas las habilidades y conocimientos que le permiten a un individuo tomar decisiones acertadas sobre los recursos financieros que tiene a su disposición. 

5 consejos de educación financiera 

La educación financiera es crucial para lograr libertad económica porque muchos de los conceptos aprendidos, deben aplicarse constantemente. A continuación, te dejamos algunos tips de educación financiera a fin de que puedas llevar un correcto control de las finanzas. 

1. Ten en cuenta cuánto ganas y cuánto gastas

Es importante elaborar un presupuesto en el que se refleje cuánto dinero se gana por mes, cuáles son los gastos fijos que se tienen todas las quincenas y, si es que existen, cuáles las deudas a saldar. Determinar estos montos ayudará a no gastar más dinero del que entra, evitando así nuevas deudas.

2. Hay que aprender a ahorrar

Luego de abonar todos los gastos previamente mencionados, si es que el salario lo permite, lo ideal es destinar una parte del mismo a un fondo de ahorro, para tener un dinero en caso de emergencias.

Sin lugar a dudas, ahorrar es una parte fundamental de tener buenos hábitos financieros. No importa la cantidad que se pueda destinar a los ahorros, lo que hay que intentar es que sea una conducta constante para que se vean los resultados a largo plazo. 

3. ¡Anímate a emprender!

No es fácil animarse a emprender, por lo general, da miedo atreverse a cumplir los sueños que requieren una inversión. Pero, armar tu propio negocio hará que tengas tu propia fuente de ingreso y, como beneficio extra ¡lograrás vivir de lo que te gusta! 

Si no cuentas con dinero para comenzar, solicita tu crédito Coppel en línea y comienza a invertir en tus proyectos personales. 

4. Diversifica tus fuentes de ingresos

Si  bien, tener un trabajo estable da tranquilidad que otros tipos de trabajos no brindan, nunca es un mal momento para diversificar las fuentes de ingresos. Con esto, se hace referencia a contar con una inversión u otro ingreso a fin de disponer de un respaldo extra a los ahorros, en caso de necesitarlo.

En la actualidad existen plataformas que, por ejemplo, te permitirán invertir en startups sin salir de tu casa. 

5. Analiza tus compras 

La mayoría de las compras suelen ser impulsivas. El secreto para evitar gastar dinero de más, en cosas que quizás no son necesarias, es tomarse el tiempo para pensar: lo que estoy por pagar, ¿lo necesito realmente?

Este punto, por supuesto que no solo aplica a grandes compras, tales como muebles o coches, sino a los pequeños gustos en la tiendita de la esquina. De hecho, es en las pequeñas compras en las que se ‘escapa’ la mayor cantidad de dinero sin que nos demos cuenta.

5 hábitos que mejoran tu salud y tu economía

Tener mejor salud y a la vez cuidar tu economía es posible. Hay cambios sencillos en tu rutina diaria que pueden hacer la diferencia tanto en tu bienestar físico como en las finanzas de tu hogar.

La clave está en la constancia y esmero que les pongas a esos pequeños ajustes.

Haz ejercicio

La actividad física previene enfermedades cardiovasculares y disminuye el peso corporal, además de que oxigena y fortalece las articulaciones.

Si te es posible camina a lugares cercanos, ayudas a tu cuerpo y ahorras en transporte o gasolina.

Con 30 minutos diarios de caminata verás grandes beneficios que además se traducirán en menos visitas al doctor y, por lo tanto, menor necesidad de medicamentos.

Toma agua en vez de refresco

Al cambiar el consumo de refrescos embotellados por agua natural no sólo ahorras dinero, también hidratas tu cuerpo y aumentas tu energía. 

Si te es difícil dejar por completo las bebidas azucaradas, puedes preparar agua de frutas y endulzarlas naturalmente. A los pocos días seguro ya no las extrañarás.

Cocina en casa

La comodidad de comprar comida preparada puede pesar frente a hacer tu comida en casa, pero los beneficios en salud y finanzas son muchos. Si no te queda mucho tiempo para hacerla, intenta cocinar una vez por semana y porcionar las preparaciones para varios días.

Snacks saludables

Aunque pareciera que son unos cuantos pesos, comprar un snack diariamente sí pega en tu bolsillo. En vez de gastar en eso, lleva tus propios snacks desde casa y ayuda también a tu salud. Como ideas puedes prepararte bastones de zanahoria, apio, pepino o jícama, palomitas naturales, fruta picada o semillas.

Deja de fumar

Es muy sabido que el cigarro no aporta nada bueno a la salud. Y si encima sabes que al dejar de consumirlo podrás ahorrar, doble razón para renunciar a él. Cada vez que quieras comprar una cajetilla guarda el dinero que gastarías en un sobre. A la vuelta de tres meses comprueba cuánto dinero te ha dejado este nuevo hábito. 

Pon en práctica estos consejos, lleva un diario donde anotes las mejoras, tanto en salud como económicas, verás al final que la suma de todo hará que valga la pena el esfuerzo.

Innovar en tiempos difíciles

A la crisis de salud que vivimos actualmente se le une también una crisis económica que ya empieza a causar estragos en pequeños y grandes negocios.

Pero situaciones difíciles como ser despedido del trabajo o que las ventas de una compañía bajen drásticamente, muchas veces pueden convertirse en detonadores de proyectos exitosos.

En Estados Unidos, por ejemplo, se estima que el 42 por ciento de quienes fueron relevados temporalmente de sus labores durante esta pandemia pierdan sus trabajos de forma permanente, menciona Steven J. Davis, experto en prácticas de contratación y pérdida laboral de la Escuela de Negocios en la Universidad de Chicago en el sitio del Foro Económico Mundial.

En nuestro país la situación no será muy distinta. Pero este panorama, aunque no lo creas, puede resultar alentador para muchos, pues con las crisis se pueden generar oportunidades de innovar y ofrecer productos y servicios de acuerdo a las necesidades del mercado.

Alberto Pérez, recién egresado de la carrera de Administración de Empresas, empezó con home office de tiempo completo cuando la compañía para la que trabajaba entró en la cuarentena obligatoria. Al poco tiempo, la empresa realizó un recorte que lo incluyó.

“Lo tomé como una oportunidad para buscar nuevas opciones a corto y a largo plazo”, explica Pérez, quien se vio obligado a buscar nuevas formas de generar dinero.

“Por lo pronto, me contactó un amigo de la familia que tiene una empresa y necesita una cantidad grande de tapabocas para repartir a sus empleados ante la reincorporación de actividades laborales, y yo los estoy consiguiendo para él”, cuenta.

Así como él, habrá muchos que tendrán que abrir bien los ojos y ver las necesidades que hay en el mercado e intentar satisfacerlas.

Ante los problemas, creatividad
Con la crisis siempre viene la oportunidad de innovar y optimizar los recursos y habilidades que tenemos para adaptarnos y salir adelante.
Gloria Román, dueña de un negocio de renta de casas de campaña tipo “teepee” para eventos, cuenta que la pandemia la empujó a renovar y expandir sus servicios, ofreciendo el montaje de estas estructuras para cumpleaños, aniversarios de parejas y otros festejos familiares en casa.

“Nos dimos cuenta de que el negocio se prestaba para adaptarse a estas nuevas necesidades y nueva realidad. Sólo tomamos las medidas de higiene y distancia social obligatorias a la hora de montar el mobiliario y de retirarlo”, explica.

Como ella, pasteleros y pasteleras, chefs, peluqueros, manicuristas, entre otros, han explotado las posibilidades de llevar sus productos y actividades a domicilio.

Adaptarse al cambio
Quizá para algunos la pandemia no ha tenido consecuencias tan graves como la pérdida del empleo, pero sí ha modificado el espacio y las formas de trabajar.

“Toda esta situación presenta cambios importantes en la forma en que pensamos, actuamos y nos relacionamos”, menciona Adam Grant, psicólogo organizacional y profesor de gerencia y psicología de la Universidad de Pensilvania para el sitio del Foro Económico Mundial.

“Pero algo positivo es que más de la mitad de las personas responden diferente a los eventos traumáticos y tendrán ‘crecimiento postraumático’, que es un poco como decir que desearías que esto no estuviera pasando, pero ya que pasó, sientes que eres un poco mejor en algo”.

También, las empresas y empleadores podrán tomar esta oportunidad para ser más flexibles en cuanto al trabajo remoto, ya que verán que coordinarse y manejar equipos a distancia no es tan difícil y que en ocasiones hasta resulta más productivo.

Sea cual sea nuestra situación, podemos tomar este momento crítico para echar a andar la creatividad y pensar en nuevos proyectos y áreas de oportunidad. No olvidemos que titanes como Microsoft, Apple, Netflix y Airbnb surgieron de la escasez y la necesidad propiciadas por la debacle económica.