Help! Los principales problemas al aprender inglés y cómo resolverlos

¿Al fin decidiste estudiar inglés? ¡Felicidades! Ahora es importante que conozcas algunas dificultades que se te pueden presentar en el proceso. Este texto no tiene la intención de desanimarte, al contrario, es para ofrecerte un panorama realista de lo que significa aprender un nuevo idioma y por supuesto, cómo puedes sortear las dificultades y salir airoso en esta nueva aventura. Así que get ready! Porque muy pronto dominarás este idioma. 

Querer aprender muy rápido y temor a equivocarte

En ocasiones el miedo o la pena pueden hacer que evites practicar el idioma desde el inicio. Esto puede ser porque tienes miedo a equivocarte por no saber pronunciar bien las palabras, no tener suficiente vocabulario o no conocer la estructura gramatical del idioma. Pero recuerda que no serás un experto desde el principio. 

Solución: Plantéate metas concretas y realistas. Empieza con inglés básico , por ejemplo, dominar el presente simple en un mes. Posteriormente puedes probar con otros tiempos verbales más complejos. 

Escuchar pero no entender

Cuando estas aprendiendo otro idioma es normal que entiendas mucho más rápido lo que lees a lo que escuchas, pero, ¿por qué ocurre esto? Esto se debe a que cuando hablas unes las palabras. De hecho, este efecto es parecido al castellano y en inglés se denomina word linking. Por lo tanto, al principio es posible que no puedas distinguir unas palabras de otras cuando las escuches. Pero no te preocupes, recuerda que la práctica hace al maestro.

Solución: Practicar siempre es la respuesta, pero también puedes apoyarte en herramientas para aprender más a detalle la colocación de la lengua para una correcta pronunciación. Es decir, de una forma más específica. Por ejemplo, puedes ver videos dónde te enseñen técnicas de pronunciación para las palabras que se te dificulten, esto te permitirá escuchar a detalle y practicar con más técnica. 

No dedicarle tiempo de calidad 

Regla de oro: aprender otro idioma lleva tiempo. Aunque puede ser que logres cierta fluidez en pocos meses, debes considerar que aprender inglés de manera adecuada toma más tiempo y para hablarlo bien, requiere dedicación diaria. 

Solución: Organízate mejor para dedicarle tiempo a aprender y practicar. Debes asignar la mayor cantidad de horas posibles todos los días para lograr dominar el idioma de la mejor forma y en menor tiempo. 

No tienes con quién practicar y hablas siempre en español 

La mejor forma de superar dificultades para dominar el idioma que estás aprendiendo es practicarlo con otras personas. Pero, no siempre es posible conocer a una persona que tenga por lengua materna el inglés. Pero no te desanimes, con la tecnología puedes encontrar al compañero perfecto para platicar en inglés.

Solución: Visita sitios como Conversation Exchange The Mixxer para encontrar compañeros de idioma, también puedes usar WordReference, que se destaca de otras aplicaciones porque cuenta con dos funciones que te permiten practicar tu inglés conversacional. También es útil grabarte cuando conversas en inglés para así identificar tus errores.

No te esfuerzas en conocer nuevas palabras

Puede pasar que aprendas cierta cantidad de palabras y sientas que ya conoces suficientes verbos o tienes el vocabulario suficiente y no te esfuerzas por aprender más. Es una equivocación que no debes cometer. 

Solución: Explora diferentes tipos de vocabulario para diferentes situaciones en las que te podrías encontrar, por ejemplo, para pedir un café, pedir direcciones cuando viajas, una conversación después de clases sobre un tema, etcétera. La mejor forma para expandir tu vocabulario es escuchar, hablar, buscar sinónimos de palabras que ya conoces y leer libros en inglés.

¡Adiós a las dificultades!

Ahora que ya conoces algunas de las dificultades más frecuentes para aprender inglés, es momento de continuar tu camino por este fascinante mundo de aprender una segunda lengua. ¡Pon manos a la obra! 

Las preguntas de los niños

Cuando tus hijos te preguntan: ¿de dónde vienen los bebés?, ¿por qué el cielo es azul?, ¿cómo funciona la licuadora?, estas dudas surgen porque están intentando descifrar el mundo en el que viven y, esto es ¡todo el tiempo! A medida que crecen, adquieren y procesan un nuevo conocimiento tras otro, dichos momentos son conocidos como desequilibrios y pueden suceder mientras juegan, estudian, conversan, en cualquier momento. Para que tu hijo pueda comprender mejor el funcionamiento de las cosas, puedes iniciar explicándole la evolución del universo, porque a fin de cuentas todo parte de un origen. Ten por seguro que a tu hijo le encantará conocer al planeta tierra que estaba habitado por dinosaurios y otros animales de dimensiones enormes que ahora están extintos. Pero, ¿cómo explicar algo tan complejo de forma sencilla?, aquí te mostramos algunas estrategias:

Dale ejemplos de la vida cotidiana

Para que tu hijo tenga un aprendizaje significativo es necesario que relacione lo que ya sabe, con lo que se le va a enseñar, y una forma de hacerlo es mostrar ejemplificaciones del espacio donde él se desenvuelve. Cuestiónale sobre la naturaleza, los cambios que en ella existen, la hora en la que sale y se esconde el sol, la luna, las estrellas; guíalo para que describa todo lo que sabe y observa. Sal al jardín y coloca un hielo frente al sol, explícale que las cosas pueden cambiar. De esta forma podrás introducir el tema del origen del universo, haciéndole ver que todo tiene una historia, y que antes no existía lo que hoy conoce. Ayúdalo a interesarse más haciéndole preguntas que hagan volar su mente: ¿Te imaginas un planeta sin estrellas?, ¿cómo sería?… 

Los métodos didácticos ¡no pueden faltar!

Como cada niño aprende de manera distinta, debes identificar la forma en la que al tuyo se le facilita más adquirir un conocimiento. Partiendo de ahí, si tu hijo es muy visual, puedes mostrarle videos animados que explique el origen del universo, así como la caricatura En busca del valle encantado, para que se fascine con las especies y el ecosistema que antes existía. Si tu pequeño es fan de escucharte leer o de hacerlo por sí mismo, te recomendamos: La guía de los dinosaurios de Ñac-Ñac, de Emma Yarletf; El origen del universo de Inés y Guillén; y La sensacional historia del mundo de Neal Layton, ¡se divertirá a lo grande!

Manos en acción: ¡a aplicar lo aprendido!

Dale a tu hijo una hoja para que ordene los sucesos del origen del universo en orden cronológico, trabajen en una representación con marionetas, jueguen a preguntas y respuestas, apoyense de juegos de pares, rompecabezas, hagan muchos dibujos empleando todos los materiales que tengan disponibles: hojas de árboles, trozos de listones, sopas de letras, colores, papeles varios, ¡echen a volar su imaginación! pues la mejor forma de aprender es jugando.

Es importante que acompañes a tu hijo a encontrar las respuestas que necesita, así alimentas su curiosidad y aprendizaje, todos los días es una aventura nueva, una pregunta, una inquietud. Si eres partícipe de los momentos más importantes de tu hijo como lo es el aprendizaje, él podrá fortalecer su vínculo contigo. 

Verlo crecer a su ritmo es de las experiencias más gratificantes del día. ¡Involúcrate en su desarrollo!, siempre puedes encontrar nuevas estrategias para que aprenda de la mejor manera.

7 sencillos pasos para crear un mapa mental

Recuerdas los días del colegio en los que estudiabas sin parar para un examen, o qué decir de las pruebas de conocimientos para poder ingresar a la carrera que elegiste. 

Sabías que son igual de importantes las herramientas de organización para tu estudio como para tu vida personal. Sí, así es, esto quizá no te lo explicaron en la escuela, pero tener una herramienta bien empleada como son los mapas mentales podría ahorrarte muchos dolores de cabeza, ayudándote a la planificación de cualquier proyecto personal o tarea escolar. 

Pero, ¿sabes o recuerdas qué es un mapa mental?

Te lo digo de la forma más sencilla, un mapa mental es un método que sirve para organizar información mediante un diagrama en el que representamos ideas o conceptos de forma más fácil y creativa. Todas estas ideas, conceptos o notas están enlazadas entre sí y ayudan a desarrollar el contenido de un tema en particular. 

Características de los mapas mentales: 

1. Idea principal – imagen central del mapa

2. Temas principales y secundarios

3. Ramificaciones (en imágenes, palabras claves, diferentes colores y líneas). 

En cuanto más alejada esté un tema de la idea principal, menos importancia tendrá en el diagrama.

Beneficios de utilizar mapas mentales: 

  • Estimulan la creatividad
  • Ayudan a la memorización
  • Ahorran mucho tiempo 
  • Facilitan estudiar más rápido 
  • Organizamos mejor los pensamientos o ideas
  • Ayudan a planificar 
  • Ayudan a comunicar mejor el mensaje

Usos de los mapas mentales:

  • Para lluvia de ideas 
  • Herramienta de estudio 
  • Organizar ideas 
  • Almacenar información 

¡Es hora de crear el tuyo!

Sigue estos 7 pasos y diviértete creando un esquema único con tus ideas millonarias que a veces se te olvidan en un rincón, o bien, haz de tu tarea un parque de diversiones donde podrán bajar y subir por las ramas del conocimiento y sácate ese 10 tan anhelado

1. Empieza en el centro de una página en blanco en forma horizontal 

2. Dibuja una imagen central fácil de memorizar  

3. Usa diversos colores en todo el diagrama para diferenciar los temas

4. Conecta las ramas principales a la imagen central. El cerebro funciona por asociación por lo que le gusta unir las cosas, pon las ideas principales en ramas gruesas y las ideas secundarias en ramas finas. 

5. Curva tus líneas, las líneas rectas son aburridas 

6. Utiliza una palabra clave por cada línea 

7. Utiliza tantas imágenes como puedas. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que puedes, ponlo en práctica. 

Algunos programas para hacer mapas mentales son: