Las preguntas de los niños

Cuando tus hijos te preguntan: ¿de dónde vienen los bebés?, ¿por qué el cielo es azul?, ¿cómo funciona la licuadora?, estas dudas surgen porque están intentando descifrar el mundo en el que viven y, esto es ¡todo el tiempo! A medida que crecen, adquieren y procesan un nuevo conocimiento tras otro, dichos momentos son conocidos como desequilibrios y pueden suceder mientras juegan, estudian, conversan, en cualquier momento. Para que tu hijo pueda comprender mejor el funcionamiento de las cosas, puedes iniciar explicándole la evolución del universo, porque a fin de cuentas todo parte de un origen. Ten por seguro que a tu hijo le encantará conocer al planeta tierra que estaba habitado por dinosaurios y otros animales de dimensiones enormes que ahora están extintos. Pero, ¿cómo explicar algo tan complejo de forma sencilla?, aquí te mostramos algunas estrategias:

Dale ejemplos de la vida cotidiana

Para que tu hijo tenga un aprendizaje significativo es necesario que relacione lo que ya sabe, con lo que se le va a enseñar, y una forma de hacerlo es mostrar ejemplificaciones del espacio donde él se desenvuelve. Cuestiónale sobre la naturaleza, los cambios que en ella existen, la hora en la que sale y se esconde el sol, la luna, las estrellas; guíalo para que describa todo lo que sabe y observa. Sal al jardín y coloca un hielo frente al sol, explícale que las cosas pueden cambiar. De esta forma podrás introducir el tema del origen del universo, haciéndole ver que todo tiene una historia, y que antes no existía lo que hoy conoce. Ayúdalo a interesarse más haciéndole preguntas que hagan volar su mente: ¿Te imaginas un planeta sin estrellas?, ¿cómo sería?… 

Los métodos didácticos ¡no pueden faltar!

Como cada niño aprende de manera distinta, debes identificar la forma en la que al tuyo se le facilita más adquirir un conocimiento. Partiendo de ahí, si tu hijo es muy visual, puedes mostrarle videos animados que explique el origen del universo, así como la caricatura En busca del valle encantado, para que se fascine con las especies y el ecosistema que antes existía. Si tu pequeño es fan de escucharte leer o de hacerlo por sí mismo, te recomendamos: La guía de los dinosaurios de Ñac-Ñac, de Emma Yarletf; El origen del universo de Inés y Guillén; y La sensacional historia del mundo de Neal Layton, ¡se divertirá a lo grande!

Manos en acción: ¡a aplicar lo aprendido!

Dale a tu hijo una hoja para que ordene los sucesos del origen del universo en orden cronológico, trabajen en una representación con marionetas, jueguen a preguntas y respuestas, apoyense de juegos de pares, rompecabezas, hagan muchos dibujos empleando todos los materiales que tengan disponibles: hojas de árboles, trozos de listones, sopas de letras, colores, papeles varios, ¡echen a volar su imaginación! pues la mejor forma de aprender es jugando.

Es importante que acompañes a tu hijo a encontrar las respuestas que necesita, así alimentas su curiosidad y aprendizaje, todos los días es una aventura nueva, una pregunta, una inquietud. Si eres partícipe de los momentos más importantes de tu hijo como lo es el aprendizaje, él podrá fortalecer su vínculo contigo. 

Verlo crecer a su ritmo es de las experiencias más gratificantes del día. ¡Involúcrate en su desarrollo!, siempre puedes encontrar nuevas estrategias para que aprenda de la mejor manera.

Descubre las mejores 7 apps educativas para niños

El desarrollo de la tecnología en los últimos años ha cambiado por completo todos los aspectos de la vida. De hecho, las videollamadas, los mensajes instantáneos y el acceso a contenido desde casi cualquier parte del mundo, son algunos de los avances más notorios. Pero, sobre todas las cosas, lo que más llama la atención es ver a los más pequeños usando celular y tablets. Frente a este contexto, es importante acudir a las apps educativas para niños a fin de que se diviertan y aprendan. 

Las apps educativas para niños estimulan el desarrollo del cerebro y las funciones cognitivas. Además, sirven para presentarles nuevos conocimientos de una forma más amable y, a la vez, fomentar algunas habilidades.

7 apps educativas para niños

La realidad es que, hoy en día, hay mucha oferta de apps educativas para niños. Lo más recomendable es buscarlas teniendo en cuenta la edad del niño o la niña, y los conocimientos o habilidades que quieres que desarrolle.

Aquí algunas alternativas útiles: 

1. Masha y el oso

Ofrece 30 juegos educativos inspirados en los personajes de Masha y el oso. Todos, pensados para niños de hasta 6 años.

Dentro de él, vas a encontrar seis categorías de juegos diferentes: pintar y colorear; sopas de letras; memorizar objetos y siluetas; resolver puzzles; música e instrumentos; y números y operaciones sencillas.

2. Escribo en letras de imprenta

Este programa fue diseñado y pensado de la mano de profesores, con el fin de que los niños aprendan a escribir letras en imprenta. 

Ofrece un sistema muy divertido para mantener a los pequeños motivados en todo momento. Lo mejor, es que se puede personalizar pensando en las necesidades de cada usuario.

Tiene una parte gratuita que es muy útil, pero lo ideal es comprar la versión premium para escribir usando 50 pegatinas animadas, disfrutar de los efectos de sonido y aprovechar de todos los juegos.

3. Fun English: aprende inglés

Es ideal para comenzar a presentar a los más pequeños el inglés. Jugando y casi sin darse cuenta, aprenderán más de 500 palabras y frases; siempre, teniendo en cuenta la pronunciación y fonética, comprensión auditiva, gramática y lectura, pensamiento crítico y creatividad.

Es una aplicación pensada para niños de 3 a 10 años, lo que la convierte en una excelente opción que se va adaptando al desarrollo y a la edad del pequeño.

4. Respira, piensa, actúa

Es crucial darle a los pequeños las herramientas necesarias para aprender a manejar sus emociones. 

En “respira, piensa, actúa” el niño tendrá que ayudar al monstruo amigo a respirar profundo, pensar en un plan y ponerlo en práctica. Todo de una manera graciosa y divertida, mientras que incorpora un vocabulario emocional importante, técnicas de respiración para calmarse, estímulos personalizados y mucho más.

5. Tangram

Es un juego de rompecabezas que consiste en acomodar formas que están puestas juntas, para crear figuras originales. El objetivo del rompecabezas es crear siluetas específicas, usando las siete piezas.

Tiene una opción ‘Arcade’ para que vayan practicando y, una vez que se sientan seguros, pueden pasar al modo ‘Juego’ y descubrir nuevos desafíos. 

6. Pupitre

Santillana, la misma editorial de los libros que se usan en la escuela, creó ‘Pupitre’ con el fin de que aprendan mientras se divierten. Dentro de la aplicación vas a encontrar dos fichas:

  • Para niños entre 3 y 5 años:  la cual se enfoca en el desarrollo de habilidades y destrezas básicas, a la vez que refuerza los conceptos trabajados en educación infantil.
  • Para niños entre 6 y 11 años: pensada para que repasen los que se enseñan durante el primer ciclo de educación primaria en las áreas de matemáticas, lengua, ciencias, inglés y artística.

Además, cuenta con simulador de texturas para que puedan dibujar y potenciar su capacidad artística.

7. Cuentos clásicos infantiles – SUSAETA

Este programa gratuito cuenta los entrañables cuentos de siempre, con la diversión que la tecnología tiene para ofrecer. 

Los más chiquitos podrán disfrutar de Bambi, Blancanieves, Cenicienta, Peter Pan, Pinocho y El libro de la selva en su versión animada, táctil e interactiva.

Además, se pueden encontrar narrados y traducidos a 5 idiomas, por si quieres estimular el aprendizaje de otras lenguas.

Rutina, la clave del estudio en casa

La escuela en línea ha traído nuevos retos para todos. Estudiantes, papás y docentes se enfrentan a una “nueva normalidad” en tiempo récord, y para muchos esto ha significado un trabajo retador, difícil y en ocasiones hasta caótico.

El papel de los padres como guías escolares es muchas veces confundido y ha llegado a ser agobiante, pues lidiar con la casa, el trabajo, el encierro y encima el programa escolar, se vuelve una carga muy pesada.

Como padres de familia lo primero es entender que no se trata de sustituir al maestro. Ni ellos pueden hacerlo, ni la tecnología a la mano. El papel de los padres es asistir al maestro en sus labores tradicionales.

Así lo explica Vanessa Martínez, máster en psicopedagogía.

“Los padres deben guiar a los niños en el proceso de aprendizaje y en caso de ser necesario, repetir lecciones. Los niños están viviendo una situación difícil que les genera estrés por lo que debemos evitar presionarlos”.

La experta, quien también dirige la página web “Comunidad y educación inclusiva”,  sugiere mejor enseñarlos a reconocer sus errores, reconfortar, reconciliar, hacerlos partícipes de lo que está viviendo la familia, y claro, aunque deben cumplir con su responsabilidad en la parte académica, cuidar la cuestión emocional.

“La familia es la unidad básica de nuestra estructura social, y si dentro de ella propiciamos ambientes armónicos, vamos a consolidar las competencias que los hijos requieren para la vida”.

Un gran apoyo para que tanto alumnos como padres de familia puedan sobrellevar de mejor manera la escuela en casa es establecer una rutina.

Esto requiere organización y apoyo de parte de padres, niños y todos los que participan en el entorno familiar.

El horario

Lo primero es trazar un programa a seguir. Puede haber flexibilidad, pero también estructura. Se recomienda que el horario escolar sea similar al que se tenía en la modalidad presencial.

La psicopedagoga destaca la importancia de que haya tiempos de descanso, esto permite al niño activarse y poder regresar a concentrarse en su trabajo. Lo ideal, recomienda, es tener 25 minutos de trabajo y entre 5 y 10 de descanso, con tiempos para la comida, para tomar agua o ir al baño.

Si los padres trabajan por la mañana, se puede adoptar una modalidad asincrónica, es decir, modificar los horarios y estipular un tiempo en la mañana y otro en la tarde para el estudio y el seguimiento escolar.

El sueño

El descanso es fundamental para el buen rendimiento escolar. Los niños en edad escolar deben dormir 10 horas diarias. Si no hay un descanso óptimo, la concentración, humor y ganas de estudiar se ven afectados.

Espacio de trabajo

Debe definirse un lugar especial para el trabajo escolar en casa. Aunque sea pequeño, debe ser cómodo, bien iluminado, ventilado y con acceso a los materiales que se van a utilizar para evitar distracciones. Si se sigue un programa por televisión, contar con un televisor para que el niño pueda seguir los contenidos; si se trabaja con internet, verificar que haya buena conectividad.

La comunicación con el maestro

Tener una comunicación abierta y efectiva con el docente brinda seguridad a los niños. Cuando los niños escuchan cosas positivas de sus maestros se sienten más confiados y cómodos para comentar si algo no les queda claro.

Conoce las plataformas

A los padres o tutores les toca darse el tiempo para familiarizarse con las plataformas educativas con la que trabajan sus hijos.

Esto ayuda a darles una guía inicial y poco a poco ir propiciando el autoaprendizaje. También les permite apoyarlos cuando algo se les dificulta.

La tecnología debe ser una aliada. Hay muchas aplicaciones gratuitas que ayudan al aprendizaje.

Diálogo familiar

Es importante que todos los miembros de la familia participen en un espacio de diálogo tranquilo y afectuoso, donde se hable de sus miedos, planes a futuro, todo lo que sueñan hacer cuando termine el confinamiento. Que expresen sus emociones y necesidades.

Gran ventaja

La educación a distancia tiene una gran ventaja, y es que los niños desarrollen hábitos de estudio adecuados que antes no tenían.

“Si hacemos un buen trabajo de guía en el inicio de este proceso, después ellos podrán solos realizar las tareas, ya sólo requerirán intervenciones muy puntuales por parte de los papás. Ser autodidactas es una herramientas muy valiosa para la vida futura”, concluye la psicopedagoga.

Consulta el programa a distancia de la Secretaría de Educación Pública aquí: aprendeencasa.sep.gob.mx