Los mejores juguetes didácticos para bebés: ¡a aprender jugando!

Los juguetes son las herramientas más dinámicas y divertidas que se le puede ofrecer a un bebé para estimular su desarrollo. Es una forma de que fortalezcan sus aptitudes físicas, creativas e intelectuales, sin ni siquiera notarlo.

A la hora de ver qué juguetes son los más adecuados es importante pensar en la edad del niño, para enfocarse en la etapa de desarrollo por la cual está atravesando. De esta manera, se les va a sacar el máximo provecho a las horas de juego. 

10 juguetes didácticos que tu bebé amará

Si bien, hay juguetes didácticos que son ya clásicos y nunca pasan de moda, hay algunas opciones más modernas que valen la pena conocer. Descubre aquí cuáles son las opciones más elegidas de este 2021 y sorprende a los más pequeños de la familia. 

1. Gimnasio de Lujo Aprendizaje Sensorial marca Fisher Price

El gimnasio aprendizaje sensorial está pensado y diseñado para estimular los cinco sentidos de los bebés. Es la opción perfecta para que el pequeño pueda comenzar a descubrir todo lo que lo rodea.  

Cuenta con luces, música y una mordedera de hojas masticables. Además, viene con un adorable perezoso de peluche, una nube perfumada y muchos elementos más.

2. Cachorro Salta y Aprende Fisher Price

Se trata de un montable que gira 360º pensado para que los bebés desarrollen su equilibrio y coordinación. 

Puede dar brincos mientras aprende números y el abecedario completo. Además, cuenta con un manubrio que emite luces y más de 100 canciones, melodías, sonidos y frases.

3. León Camina Conmigo marca Fisher Price

Este tierno leoncito ayuda a los bebés a sentarse y a caminar: cuenta con más de 80 sonidos y frases que estimulan cada uno de sus pasos.

Su nariz es un botón que se ilumina y, en su melena, hay diez botones con luz que enseñan los números y los colores. 

4. Guardería Aprende Conmigo Little People Babies Fisher Price

Esta guardería está pensada para que los bebés aprendan a diferenciar colores, formas, números y mucho más. Cuenta con accesorios movibles, y funciones que brinda luces y sonidos.

5. Autobús de Letras y Animales LeapFrog

Cuando tu bebé haga rodar este pequeño autobús de color amarillo, que tiene como conductor a un perrito, podrá escuchar una canción interactiva. Y, al presionar cada una de las letras, oirá el nombre de un animal diferente.

Cuenta con más de 30 botones que emiten más de cien efectos de sonidos y frases.

6. Volante Giratorio Bright Starts

Este juguete musical emite sonidos de automóvil mientras que, el pequeño, utiliza cambios móviles y el volante giratorio. Además, con la palanca de cambios va a aprender los números. Es una muy buena opción para pequeños de 6 meses en adelante.

7. Dino Libro Enseña y Aprende LeapFrog

El Dinolibro tiene varias hojas que al pasarlas se pueden escuchar breves cuentos. Está pensado para que aprendan las letras y los números, de una manera divertida; además de algunas palabras.

Es un juego ideal para niños mayores de 12 meses. 

8. Pila de Aritos Gigante marca Fisher Price

Este clásico y divertido juego de Fisher Price es perfecto para que los más pequeños puedan sujetar, sostener, agitar y explorar. Con él, podrán desarrollar los movimientos motrices.

Al pasar el tiempo, cuando estén preparados, se convierte en una buena herramienta para enseñarles el concepto de tamaño y aprender a clasificar, y a apilar de mayor a menor.

9. Tambor Canta Conmigo Fisher Price

Es el instrumento musical adecuado para que los bebés conozcan los colores y números. Incluye una divertida sonaja que al tocar el tambor se activan las luces, música y frases. Está recomendado para peques de 6 a 36 meses.

10. Cubos Didácticos Baby Einstein

Son ocho cubos unidos de alto contraste que sirve para que comiencen a diferenciar los colores y las texturas. La idea es que lo armen y desarmen como les parezca para que, poco a poco, vayan descubriendo nuevas funciones.

Compartir: valioso a cualquier edad

Es una actividad que usualmente se relaciona con la infancia: compartir juguetes, dulces, crayones, y por lo tanto, no suele identificarse como uno de los pilares de la sociedad; sin embargo, lo es.

En los últimos meses, la pandemia ha obligado al mundo a confinarse como nunca antes, y esto ha implicado compartir no sólo cosas sino espacios: la sala, el baño, la cocina, y a veces no es tan fácil lograrlo. 

Si bien, es cierto que compartir es un valor esencial que debe enseñarse desde la niñez, en ocasiones no se dimensiona la importancia que ésta puede tener en la formación del adulto y su desarrollo social.

De acuerdo con el estudio “La Ciencia de la Empatía”, publicado en 2017 en la revista académica Journal of Patience Experience, compartir es la base que fomenta la empatía, un valor que juega un papel social crítico, ya que permite el intercambio de experiencias, necesidades y deseos entre individuos, dando pie al resto de las interacciones sociales.

En el pasado, algunos expertos consideraban que la empatía no podía ser enseñada; sin embargo, hoy los pedagogos afirman que aprender a compartir a temprana edad es un paso significativo hacia el desarrollo de este valor.

Contrario a lo que se podría pensar, enseñar a compartir no es tan sencillo como parece, afirma la pedagoga Ayten Istiroti, certificada por la Asociación Montessori Internacional.

“El adulto es quien debe fomentar el compartir”, comenta, “Es algo que se enseña como ejemplo no como norma. Los niños son esponjas que absorben todo lo que observan y si en casa no se comparte, difícilmente el niño lo va a replicar”.

La intensa convivencia actual en distintos ámbitos puede causar roces, principalmente entre familias, pero también son compañeros de trabajo o amigos, y ante esto el ejercicio de la empatía resulta primordial. 

Según la especialista con más de 20 años de experiencia en educación, compartir implica mucho más que dar algo material, ya que al poner las propias necesidades en un segundo plano se desarrolla un profundo interés por el otro.

“Compartir algo o un espacio nos habla de una validación y valoración del otro, de la comprensión de sus necesidades y entendimiento de sus emociones. Cuando compartes estás proporcionando tiempo, escucha, y apoyo moral, no es sólo lo físico”, explica Istiroti. 

Dejar a un lado el egoísmo puede ser tal vez la mejor enseñanza de esta pandemia, pues involucra un crecimiento personal que difícilmente podría alcanzarse en otras condiciones.

Si no puedes hacer uso de un espacio o elemento en el instante en que lo deseas ¿qué vas a hacer al respecto? Lidiar con la frustración y aprender a valorar las necesidades de otros son características que definitivamente te ayudarán no sólo en tu desempeño social sino también en el profesional.