Decoración de interiores: conoce todos los estilos de decoración más populares con nuestra guía

A través de la decoración de interiores lo que se intenta es mejorar los diferentes espacios, ya sean de una casa o de una oficina, para crear ambientes que sean agradables, cómodos y funcionales.

La idea de aplicar un estilo que esté marcando tendencia en decoración de interiores permite lograr un diseño sacado de revista. Es decir que, aplicando ciertos conceptos y criterios, las diferentes habitaciones de tu casa se convertirán en los lugares que siempre soñaste.

Una vez que hayas encontrado la inspiración necesaria para comenzar con la remodelación que tienes en mente,  descubre aquí todo lo que necesitas para decorar tu hogar.

3 estilos de decoración que puedes usar en tu casa

Existen tantos estilos como personas. Es por esta razón que, más allá de seguir las tendencias que se están usando actualmente, lo importante es que logres encontrar el carácter y la personalidad que le quieras dar a tu hogar. 

1. Clásico moderno 

En este estilo prevalece la elegancia y los detalles por eso, es ideal para todas las personas que quieran lograr un espacio que nunca pasa de moda.

Para lograr una decoración clásica-moderna lo recomendable es utilizar colores neutros, tanto en las paredes como en los objetos decorativos. Y, para estos casos, los muebles de madera maciza se vuelven los aliados perfectos porque combinan a la perfección con el resto de las piezas. 

En cuanto a las telas, el terciopelo es la mejor opción para sillas y sillones; mientras que, para las cortinas, lo ideal es elegir una alternativa gruesa y larga hasta el suelo, a fin de aportar elegancia. 

2. Nórdico 

El estilo nórdico se ha convertido en una de las tendencias más elegidas en los últimos años. La razón es porque es sencillo y elegante, y, sobre todo, muy fácil de lograr. 

En este tipo de decoración los colores neutros, como los grises, beiges o blancos, son los que priman en todos los ambientes. Mientras que, los muebles, suelen ser de madera de color claro, con líneas simples y, en algunos casos, combinados con hierro. 

Y, si hablamos de telas, las pieles y los tejidos no pueden faltar como parte de la decoración.

3. Industrial 

Las personas que aman la vida urbana suelen quedar fascinadas con este estilo porque representa el equilibrio perfecto entre la calidez y la modernidad. 

Para lograr este concepto de forma correcta, hay que darle mayor importancia a los materiales de construcción y a las terminaciones que, irónicamente, suelen dar la sensación de que no fueron finalizadas. Se puede crear, por ejemplo, una pared en la cual se vean los ladrillos como terminación; otro recurso que se suele utilizar mucho, son las cañerías y los tubos como decoración, por encima de las paredes y en el techo.

En cuanto a los colores, predominan los negros, los grises, los rojos y los cafés. Mientras que, los detalles, se dan con elementos de hierro, metal y cemento. 

Algunos consejos

Al intentar uno de estos estilos, recuerda que no es necesario gastar todos tus ahorros. Puedes comprar algunas piezas nuevas importantes y, luego, utilizar lo que ya tienes, adaptando esas piezas al estilo que buscas. Se puede optar, por ejemplo, por pintar muebles viejos y darles una aire nuevo, cambiar las cortinas e incorporar ciertos objetos decorativos que hagan la diferencia.

5 claves para conseguir el estilo effortless chic

Recuerda la frase “menos es más”, pues cuando hablamos del estilo effortless la idea es parecida, ya que, traducido de forma literal, quiere decir “elegante sin esfuerzo”, y tiene a artistas y celebridades dándole uso como la afamada diseñadora francesa Isabel Marant o la talentosa Jennifer Aniston, de hecho, la editora de Vogue París, Emmanuelle Alt es una modelo a seguir en esta tendencia. Pero, ¿en qué consiste? Es muy sencillo; se trata de crear un look en el cual a simple vista parezca que estás relajada y vestida con muy poca o ninguna producción, pero a la vez con elegancia, sensualidad y distinción que con otros estilos no se puede lograr. Lo básico es dar la sensación de que los elementos han sido escogidos por casualidad, y que han quedado armónicos al azar. ¿Cómo lograrlo? Aquí tienes las claves: 

Usar prensas básicas y cómodas

El saco sastre es una pieza fundamental del effortless y una de las preferidas de todos los que llevan este estilo. El blazer es el toque elegante del conjunto, la pieza atemporal y formal que hace que un look, parecido al “recién salido de la cama”, pueda transformarse en un outfit de oficina o fiesta. Consigue un saco lo más clásico posible, si no tiene género mejor y si ha sido recuperado en algún vintage o heredado de algún familiar, mejor imposible. 

¡Consigue tus jeans favoritos! 

Esta pieza es clave a la hora de crear el estilo effortless. Usa un pantalón de mezclilla o uno de color como base del look, pero no es cualquier par de Jeans el que forma parte del estilo sin esfuerzo, tiene que ser el más cómodo posible. Lo ideal es un mom fit o un baggy, de no ser así las características que siempre se respetan son el tiro alto, la pierna recta y el calce holgado. 

Calzado plano

Esta regla que te va a encantar, porque ayuda bastante a la economía: para el estilo effottless solo necesitas tener tres pares de zapatos que se puedan combinar con cualquier prenda y que sean cómodos. Las sandalias de tiras, los mocasines, los llamados zapatos “bailarinas” y las siempre leales zapatillas deportivas “converse” son las mejores opciones para el “effortless chic”, lo importante es tener zapatos que funcionen para cualquier ocasión y puedas combinarlos con cualquier prenda de ropa

Accesorios ligeros y discretos

Los sombreros son ideales, como los del tipo marinero, o gorras también. Los pañuelos igualmente van perfectos con este estilo, al igual que los fulares. Sobre las gafas de sol, estas deben ser de estilo clásico, evitando los detalles brillantes, siendo los de aviador o los de pasta recta los indicados.

Maquillaje natural 

Este detalle es importante, pues el “effortless chic” se basa en la naturalidad de lo casual, por lo que un acabado fresco y con poca complejidad, es el indicado para este bello look. Con un maquillaje natural en tonos nude y pelo suelto con ondas desarmadas o colas de caballo bajas y livianas, es lo ideal.

Definitivamente, con estos consejos, te podemos asegurar que armarás exitosamente tu look de “effortless chic” para lucir esta temporada a la moda, pero sin descuidar la comodidad y la practicidad que a todos nos gusta. No por nada en Francia, capital de la moda, es desde hace muchos años, la tendencia a seguir.

¡Prueba la comodidad con elegancia!

Guía de la cerveza artesanal y sus estilos

¡No se puede decir que no a un buen vaso de cerveza! Hay cientos de estilos, colores y nombres, todas lo que tienen en común es que se suelen disfrutar en una mesa rodeados de familia o amigos, mientras se pasa un buen rato. 

El mundo de la cerveza es infinito y muy interesante. Los procesos, sabores y tipos son tan solo algunas de las características que influyen en las diferentes variedades. Entra y conoce a fondo todos los estilos y algunos tips que tener en cuenta a la hora de tomarla. 

¿Cómo disfrutar de una buena cerveza artesanal?

Si bien cada uno toma la cerveza casera como más le guste, hay algunos pequeños tips que pueden mejorar la experiencia. Para comenzar, la cerveza artesanal hay que tomarla preferentemente en vaso de vidrio. A la hora de servirla hay que inclinar un poco el vaso e ir sirviendo de a poco, intentando dejar aproximadamente dos centímetros de espuma. ¿Cuál es la función de la espuma? Sirve para mantener los aromas, sabores y carbonatación de la bebida en el vaso. 

La temperatura ideal para disfrutar y poder percibir los diferentes aromas y sabores es de entre 4 y 12 grados centígrados. Si se pasa de frío hay muchas características y acentos que se perderán y no se podrán percibir.

Por último, hay que tener en cuenta el poso de levadura que queda en el fondo de la botella. Preferentemente no hay que servirlo porque no suele tener una textura y sabor agradables. 

Estos son los diferentes tipos de cervezas

Tener que elegir una cerveza entre tantas opciones y nombres extraños puede llegar a ser un poco confuso. Por esto es necesario conocer algunos términos y variedades que van a hacer que el momento de elección sea mucho más sencillo.

Entre todas las variedades de cervezas existen dos grandes grupos según su fermentación: las estilo lager y las estilo ale. Las del primer grupo son de fermentación baja y su proceso de reposo en frío es más largo lo que hace que la mayoría de restos se depositen en el fondo del recipiente. Como resultado se obtienen cervezas limpias y ligeras. Mientras que las cervezas de estilo ale se fermentan en la parte alta del tanque, por lo que se deposita menos sobrante, lo que hace que su aspecto sea más turbio. Por lo general son bebidas con aromas afrutados y especiados.

Ahora es momento de hablar del color de la cerveza. Generalmente se las clasifica en claras y oscuras, pero la realidad es que hay muchos tonos y colores, los cuales también van a influir en el sabor. 

La malta es el ingrediente que se encarga de darle el color a la cerveza, esto va a depender del grado de tostado que se le de y de una reacción química llamada Maillard, conocida también como oscurecimiento. Durante el proceso de oscurecimiento se le otorgan las melanoidinas coloreadas que son las que le darán el color a la cerveza. Este proceso es muy complejo, pero para tener una idea los cerveceros utilizan la escala llamada SRM para determinar el color de la cerveza calculando la cantidad de luz absorbida por la bebida en un recipiente de vidrio.

Así que si bien la malta es la que le da el color a este brebaje, mucho tiene que ver el proceso que el cervecero implemente durante su producción. 

Seis tipos de cerveza muy populares

Dentro de las cervezas de estilo lager hay cuatro que suelen ser las más elegidas: 

  • Ipa (Indian Pale Ale): de color ambar con mucho cuerpo, matices afrutados, alto contenido de lúpulos y malta. 
  • Pale Ale: cerveza clara de origen inglés, cuerpo acaramelado, con notas de nuez y lúpulos especiados.
  • Stout: cerveza oscura con mucho aroma, alto contenido alcohólico, sabores robustos y malteados. 
  • Porter: cerveza oscura con sabor malteado con esencia tostada y sabores chocolatosos.
  • Stout: es una de las cervezas con mayor graduación alcohólica. Posee sabores robustos y malteados. Es similar a la Porter aunque con sabor más fuerte y gran aroma.

Mientras que en las de estilo lager hay dos que son las predilectas entre los amantes de la cerveza:

  • Pilsner: cerveza clara, con concentración alcohólica media, sabor fresco y acabado seco. 
  • Bock: de sabor fuerte, diferentes tonalidades, mucho cuerpo y alta concentración alcohólica.

Cabe destacar que algunas cervezas se definen por el lugar donde son fabricadas, incluso hay cervezas con denominación de origen controlada, como la bière de garde al Norte de Francia y la Kölsh, que se produce exclusivamente en Colonia (Alemania).

Deslumbra con un estilo auténtico en todo momento

Deslumbra con un estilo auténtico, ¡es más fácil de lo que crees!

Empecemos rápido: si quieres un estilo propio, ¡sé tú misma! Coco Chanel lo expresó muy bien en su frase: “La belleza comienza en la decisión de ser uno mismo”.  En pocas (otras) palabras el look ideal para ti es el que refleje tu personalidad, te haga sentir cómoda, segura y única. Sin embargo, también hay ciertas reglas en el mundo fashionista que definitivamente pueden llevar tu estilo a otro nivel. Síguelas e imprime tu sello personal a cada outfit, y ten la seguridad de que siempre conseguirás un estilo ganador y sobre todo ¡auténtico! Aquí las tienes: 

1. Sé fiel a ti misma (y a tus medidas):

Primero que nada: conoce tu cuerpo. Por muy de última moda que sea una prenda, si no te queda bien al probártela, olvídala. Si no se ajusta cómodamente a tu talle, y no favorece tu silueta, déjala donde la encontraste. En este caso, la experiencia será tu mejor aliada y te ayudará a identificar cuáles son las prendas que mejor te sientan. Una vez que las hayas descubierto, no las abandones y juega con ellas, pero si aún no las haz identificado, comienza por hacerte estas preguntas: ¿cuál es la parte favorita de mi cuerpo?, ¿qué prendas le favorecen más a mi figura? La idea es jugar con tus puntos fuertes. Si lo tuyo son las faldas o vestidos de corte A, conviértelas en tus fortalezas y crea tu estilo personal con base a estas. 

2. Hazte de prendas básicas, ¡nunca fallan!  

Las prendas básicas son esas que hagas lo que hagas nunca debes sacar de tu clóset, porque a pesar de las tendencias, siempre van a estar de moda. Si no sabes cuáles son, aquí las tienes: jeans, una blusa o camiseta blanca, definitivamente son ¡un must!, un blazer de calidad, pantalones negros de vestir, tacones negros, tenis blancos, camisa a rayas, una gabardina beige y, por supuesto, el famoso “little black dress”, es decir, el infalible vestido negro. Estas prendas clásicas y atemporales te permiten crear una infinidad de looks.

3. En la moda y en el amor ¡(casi) todo se vale! 

Con esto quiero decir, que lejos de ser monótono, ¡tu estilo debe sorprender! así que toma riesgos de vez en cuando. La moda es como una aventura, si no te arriesgas no sabrás que te queda bien y que no. Inspírate en tu rutina, en tu profesión y en tus gustos para crear un estilo fuera de lo común, capaz de adaptarse a las diferentes situaciones, versátil y sobre todo, coherente con tu personalidad.

4. Fiel a tu estilo, no a la moda 

No seguir siempre la moda también es una buena decisión. En primer lugar, gastas mucho dinero; en segundo lugar, a veces la moda propone prendas que sencillamente no nos lucen como deberían. Recuerda que la moda es pasajera, es tu decisión que tu estilo no dependa de las últimas tendencias. Un estilo auténtico es aquel que se mantiene durante todas las temporadas. La clave para estar siempre en tendencia es ser fiel a tus gustos personales más allá de lo que se considera ‘in‘. 

5. ¡Los accesorios siempre son un plus!

Los complementos como tu bolso, collares, cinturones y zapatos cuentan con un superpoder: convertir un ‘look’ básico en uno muy especial. Atrévete a crear un look original combinando prendas más sobrias con accesorios llamativos. Un toque de color puede ser un gran acierto, prueba con un increíble bolso de color o unos maxi pendientes. La idea es darle ese toque sorpresa a tu look que lo convierta en un estilo inédito. 

6. ¡Mi estilo, mis reglas! 

Por último, recuerda que la clave del estilo propio es olvidarse de lo que piensen los demás. No compres tu ropa con base en qué le gusta a tu pareja, a tus amigas o a tu madre. Verse bien se trata de vestirse para una misma. Pregúntate: ¿Qué me hace feliz?, ¿Qué look me emociona crear hoy para salir? Entonces, ¿ya estás lista para irte de shopping? ¡Atrévete e innova con tu estilo!