Ley de la atracción: mereces lo que sueñas

Cada vez es más común escuchar sobre la ley de la atracción para manifestar lo que se desea y atraer lo que se necesita. Algunas personas son escépticas sobre si funciona o no, pero con tan solo intentarlo no se pierde nada.

Hay que aclarar que la ley de la atracción no es mágica. No funciona de un día para el otro y es necesario que cada uno haga su parte para hacer que las cosas pasen. 

¿Qué es la ley de atracción?

La ley de atracción es la creencia pseudocientífica que establece que a través de nuestros pensamientos podemos atraer las cosas que queremos en nuestra vida. Es importante destacar que todas las personas están constantemente aplicándola sin importar si lo hacen de manera consciente o inconsciente. Pero es ahí en donde está la gran diferencia, las personas que toman dimensión del poder que tiene esta ley universal pueden utilizarla a su favor para obtener y lograr todo lo que desean en la vida. 

Pensamiento negativos atraen cosas negativas, mientras que pensamientos positivos atraen eventos positivos. Teniendo en cuenta esto, con tus pensamientos eres capaz de Atraer lo que desees

¿Cómo puedo aplicar la ley de atracción en mi vida?

No hay que hacer cosas mágicas, ni pócimas, ni usar una varita mágica, acá el elemento que se necesita solamente es la mente. Hay que enfocarse en todo lo que se desea para la vida con afirmaciones positivas. Se deben evitar los ‘no’, ya que indirectamente se atrae eso que se está negando. 

En el día a día hay que ser consciente de lo que se dice, se piensa y se siente. Es crucial que todos los pensamientos partan y nazcan desde el amor  y la abundancia. Hasta los más pequeños comentarios o ‘chistes’ pueden influir en lo que se recibe de parte del universo.  Por eso no hay que hacer chistes negativos sobre uno mismo ni sobre otros. Por el contrario hay que actuar, pensar, sentir, creer, hablar, confiar y hacer todo desde un lugar de luz y de buena energía. 

Los puntos anteriores pueden ser difíciles de aplicar, pero lo más complicado es creer que todo eso bueno que se desea y se quiere se merece. Es crucial dejar de lado las creencias limitantes que se aprenden desde pequeños para dar lugar a los halagos y saber que todo lo bueno que va a venir te lo mereces. Todo esto se puede potenciar aprendiendo a poner límites al resto de las personas e identificando las energías negativas que se tienen alrededor. Hay que aprender a cuidarse, respetarse, saber decir que no y establecer límites sanos.

Algunos ejercicios para poder aplicarla en el día a día

Como ya mencionamos anteriormente, la ley de atracción requiere de un trabajo diario para cambiar la forma de pensar y de pararse ante la vida, pero hay algunos pequeños ejercicios que pueden ayudar a potenciar este proceso y a visualizar lo que se desea.

Uno de los ejercicios más populares entre las personas que aplican la ley de atracción en su vida es escribir con detalle todo aquello que quieren que llegue a su vida. Es importante que el texto sea detallado, esté redactado en presente y tenga todos los detalles posibles. Puede ser un rato antes de ir a dormir, para irse a descansar con todas esos pensamientos positivos en la cabeza. 

Otra opción, es el mapa de visiones o de sueños. Para armarlo es necesario tener una cartulina o un cuadro en donde se represente todo lo que se quiere. Pueden ser dibujos, recortes o un collage, lo importante es armarlo con sentimiento y poniendo cada pensamiento en todo lo que se plasma. Lo recomendable es que se ponga en un lugar en donde se pueda ver siempre para siempre tenerlo presente. Con el tiempo se pueden ir agregando cosas e ir modificándolo. 

Por último, otra buena práctica es la meditación para poder conectarse con la energía interior, junto con los agradecimientos diarios a la vida. Estas dos cosas se pueden hacer en cinco minutos, en un ratito que se tenga libre. Lo importante es hacerlo a conciencia.

Pero, ¿si hago uno no hago el otro? Todos estos ejercicios los puedes poner en práctica individualmente o en conjunto. Que hagas uno no significa que otro quede anulado. Lo que sí hay que tener es coherencia en los pedidos, no se tienen que mandar mensajes que se opongan o contradigan. 

Ejercicios de yoga para principiantes: relájate en tu hogar

El yoga para principiantes es muy fácil de poner en práctica y trae muchos beneficios. Con simples ejercicios de postura y reputación podrás mejorar tu salud general y estilo de vida.

Aquí te contamos cómo hacer algunos ejercicios de yoga para principiantes para que puedas sumergirte e iniciarte en este mundo.

Lo que tienes que tener en cuenta

Todas aquellas personas que estén empezando o quieran comenzar a practicar yoga deben de tener en cuenta algunos tips para que sea una experiencia más placentera. Es fundamental ubicarse en un espacio tranquilo, sin distracciones. Además, hay que apagar todos los equipos electrónicos como la televisión, el celular o la radio y utilizar ropa cómoda que no interfiera con tus movimientos. Estos tres puntos te ayudarán a poder sumergirte de lleno en la clase y llegar al punto de relajación necesario.

En cuanto al cuerpo, hay que aprender a escucharlo y no forzarlo. La flexibilidad y ciertas posturas se pueden lograr poco a poco, sin tener que lastimar el cuerpo. También, de ser posible, lo ideal es tener la vejiga y el estómago vacíos.

Y por último, pero no menos importante, hay que respirar con tranquilidad y conciencia. Si bien no suele ser sencillo, lo ideal es hacerlo con con el diafragma, es decir hinchando y deshinchando el abdomen con la respiración.

¡No te olvides de hacer la relajación! Muchos suelen saltarse este paso, pero es súper importante.

TIP: si vas a comenzar con clases a través de videos de YouTube lo mejor es que veas antes la clase para asegurarte de poder realizarla con tranquilidad. 

Paso a paso hasta alcanzar tus metas

Como en toda disciplina o deporte, hay que ser paciente para poder adaptarse a las clases. Se calcula que en el yoga se necesitan aproximadamente unas cuatro semanas para que el cuerpo se acostumbre a las nuevas posturas y movimientos. 

Al pasar los días, sin importar el tipo de yoga que se practique, se puede ir observando como va aumentando la flexibilidad y como los músculos se van fortaleciendo. En un periodo corto de tiempo se pueden ver los resultados tanto físicos como de desempeño. 

5 posturas básicas que tienes que conocer

Lo mejor que tiene el yoga es que es una disciplina que se puede practicar en todos lados. Simplemente se necesita un espacio para poder moverse con tranquilidad y un mat. El resto es práctica. Hay infinidad de movimientos, obviamente algunos más difíciles que otros, los cuales hay que ir incorporando poco a poco.

Aquí vamos a nombrar y explicar algunos de los movimientos que tienes que conocer y con los que puedes iniciarte en el mundo del yoga. Los primeros cuatro que vamos a mencionar son parte de los que se conoce como el saludo al sol:

1. Postura de la montaña: Te debes de parar derecho y con los pies ligeramente separados. Hay que estirar los brazos y ponerlos palma con palma, bajarlos y separarlos hasta que quede uno en cada lado del cuerpo, con las palmas hacia adelante.

2. Postura de la silla: Hay que levantar los brazos por encima de la cabeza con las palmas hacia dentro. Al mismo tiempo, hay que doblar las rodillas y agacharse como si fueras a sentarte en una silla.

3. Uttanasana: Poner las piernas rectas y el pecho levantado. Desde esa postura hay que comenzar a inclinarse hacia delante hasta tocar el suelo manteniendo el abdomen tenso y la espalda recta. ¡Ojo! Si no llegas al piso no fuerces tu cuerpo, poco a poco vas a ver como tu flexibilidad va a ir mejorando. 

4. Low Lunge: Para esta posición hay que apoyar los pies y las manos en el suelo y extender el pie derecho hacia atrás mientras se dobla la rodilla izquierda en 90°.

A continuación vamos a nombrar tres posturas que si te gusta el ejercicio en general seguramente conoces: 

  • Plancha: una de las posturas más utilizadas a la hora de hacer ejercicio y a la hora de practicar yoga. Es simple a simple vista pero requiere de mucha fuerza abdominal. Hay que colocar las manos en el suelo por debajo de los hombros, extender las piernas hacia atrás apoyando los dedos en la colchoneta y mantener el cuerpo en una posición horizontal sin bajar las caderas y apretando los abdominales.
  • Plancha lateral: desde la posición de plancha hay que girar a la derecha o a la izquierda con todo el cuerpo. En el caso de girar a la derecha hay que dejar todo el peso corporal en la mano y pie derechos, mientras que hay que alzar el brazo y el pie izquierdos hacia el techo.
  • Plancha baja: es igual que la plancha pero en este caso hay que bajar los codos hasta que queden a la altura del costado.

Discos de vinilo: ¿cómo mantener tu colección?

Los discos de vinilo ofrecen mucho más que buena música. Son todo un estilo de vida que invita a poder disfrutar de ese artista que tanto te gusta desde una experiencia que comienza en el momento que se compra el vinilo y continúa eternamente cada vez que se decide tomarlo para ponerlo en el tocadiscos. 

Si quieres mantener la calidad de tus discos de vinilo es necesario mantenerlos en buen estado para poder disfrutar de su música. Para esto hay que tener ciertos cuidados básicos que te vamos a nombrar a continuación.

Cuidados básicos a la hora de usarlos

Los discos de vinilo hay que manejarlos con mucho cuidado y manipularlos desde los bordes y la etiqueta del medio para no marcarlos ni dejarles huellas.

Lo más recomendable es limpiarlos antes y después de escucharlos para asegurarse de sacarles todo el polvo. ¿Cómo? En las disquerías suelen vender trapitos y un spray especial para los vinilos. Es lo ideal.

Ahora viene la hora del guardado.  Una vez que se utilizó y se limpió lo mejor es guardarlo en una funda interior especial con una capa antiestática antes de meterlo en su funda de papel. Si se usan con frecuencia es suficiente, sino lo recomendable es que la funda de papel se envuelva en plástico. Para los más fanáticos, existen otros dos tipos de fundas que protegen mejor los discos de vinilo, solamente que requieren de una mayor inversión. Estas son las tres opciones:

  • Papel: esta es la opción más común ya que es normalmente con la que vienen los diferentes vinilos. Sin embargo no son la mejor opción, ya que pueden rayar el disco al sacarlo y meterlo. 
  • Poly (o polipropileno): estas fundas son más caras pero conservan los vinilos en perfecto estado, ya que este material elimina los problemas de polvo y arañazos a la hora de maniobrar el vinilo.
  • Papel con revestimiento de polipropileno: es una mezcla de los materiales de las dos fundas anteriores. La capa exterior es de papel, para hacer la funda mucho más rígida, mientras la capa de polipropileno, en el interior, la protege de riesgo de arañazos y de acumular polvo.

Dentro de los cuidados que hay que darles a los discos de vinilo está la parte de la limpieza. Hay dos limpiezas que son claves y que hay que tener en cuenta para mantener en óptimas condiciones los discos: 

  • Limpieza en seco: usa un cepillo de fibra de carbono para limpiar el vinilo antes y después de cada reproducción. 
  • Limpieza en mojado: es para cuando se le quiere hacer una limpieza profunda. Para este proceso se debe usar una mezcla de jabón y agua mineral. Hay que mojar trapito de microfibra con este líquido y pasarlo suavemente y, posteriormente, secar el vinilo con otro trapo del mismo material. 

Otra opción son las máquinas de limpieza. Estas son solamente útiles para aquellas personas que tienen una gran colección de vinilos, ya que suelen ser costosas. Hay aspiradoras que automáticamente los limpian y limpiadores de centrifugado que limpian el disco a medida que giran los cepillos. 

No se ponen uno encima del otro

Es muy común ver vinilos uno encima de otro pero ¡es un error! La forma correcta de almacenarlos es verticalmente, uno al lado del otro. Hay que tener en cuenta que comparado con otros formatos el vinilo es bastante pesado, por lo que el peso y la presión podrán deformarlos con el tiempo. Además, se pueden marcar, desgastar e incluso quebrar.

Lo mejor es tener un mueble especialmente para que los vinilos quepan correctamente y que aguante su peso. Teniendo en cuenta que cada vinilo persa alrededor de 200 gramos, es importante contar con un mueble robusto que los pueda contener. Además, tener un espacio en donde colocarlos verticalmente, ayuda a poder clasificarlos de tal manera que sea más fácil de localizarlos. Una buena forma de ordenarlos es por género y alfabéticamente. 

Teniendo en cuenta estos simples tips alargarán la vida de tus vinilos. Ya sea que los quieras pasar de generación en generación o, por qué no, vender en alguna subasta en unos años. 

Los vinilos tienen ese no sé qué que enamoran 

Las tecnologías avanzaron y quizás muchos en su momento pensaron que los vinilos desaparecerían, pero la realidad es que cada vez son más las personas que los eligen. Si bien tienen poca capacidad de almacenamiento, registran absolutamente toda la información sonora del acontecimiento musical. Sumado a eso, el rozamiento de la aguja aporta un componente que hace que la experiencia sea única. Y, por último, las portadas de sus fundas son todas unas obras de arte que los amantes de los discos sueñan con poder tener en sus repisas. 

¡Prepárate para recibir el otoño con alegría!

“¡Escucha! El viento está aumentando, y el aire es salvaje con las hojas. Hemos tenido nuestras noches de verano, y ahora es la hora del otoño”… Como menciona el poeta británico Humbert Wolfe, llegó el momento de recibir a una de las estaciones del año más nostálgicas pero no por eso menos hermosa. Los árboles mudan sus hojas y el viento vespertino nos da un respiro de frescura, sin duda, es una estación para la reflexión y la renovación. 

Sin embargo, se dice que al menos el 90% de las personas experimentan cambios sutiles en el estado de ánimo, energía y sueño cuando cambia la estación. Con este artículo te invitamos a que abraces el otoño con acciones sencillas pero valiosas para que aprendas a beneficiarte de la energía renovadora de este nuevo ciclo, te sientas más optimista y que descubras lo que es realmente importante para ti. ¡Toma nota! 

¡Comienza por el exterior!

La llegada del otoño es el momento ideal para activar la energía dentro de tu hogar y son muchos las acciones que puedes hacer para lograrlo. Por ejemplo; ventila por las mañanas todas las habitaciones para que el aire corra libremente, limpia bien hasta el último rincón y por último, deshazte de todos aquellos objetos que acumulaste en el año y que ya no te hacen feliz o no son útiles. No lo pienses dos veces: puedes donar, regalar, reciclar o tirar. ¿Tienes poco tiempo? Dedica unos 15 minutos al día (cronométralos) a esta labor y ve habitación por habitación. Te impresionará los avances que puedes lograr en tan poco tiempo. Recuerda: quédate con poco pero que realmente te haga feliz.

Cambia la decoración 

Si de renovar la energía se trata, cambiar algunos detalles de tu casa, cómo poner un florero nuevo o pintar las paredes, son actividades perfectas para lograrlo. Cambiando muebles de lugar y con la ayuda de un par de objetos nuevos y algunos elementos naturales de decoración otoñal (piñas, ramas, hojas secas…) puedes lograr un ambiente muy cálido y acogedor que te va a ser de gran ayuda durante la limpieza interior.

¡Renueva tu energía interior! 

Después de renovar el exterior, es hora de echar un vistazo adentro: el otoño invita a la meditación y reflexión del año que está por terminar. Empieza por analizar lo que realmente es importante para ti y decide lo que vas a dejar ir, no solo cosas materiales, como mencionamos anteriormente, si no también personas, situaciones o emociones que te producen tristeza o dolor, para dar paso a todo lo nuevo y bueno que está por venir. Estas limpiezas emocionales son importantísimas porque te llenan precisamente de esa energía que piensas que se escapa con la llegada del otoño, pero no es así. Eliminando las emociones dañinas, la energía va a surgir de tu interior, de la introspección y de la depuración.

Aliméntate bien a todos los niveles. 

Es vital tener presente que para la limpieza del cuerpo también es importante nutrirlo con alimentos frescos de temporada. El otoño nos trae muchos frutos: zanahorias, manzanas, granadas, uvas o rábanos, además de calabazas y coles que tantos nutrientes nos aportan. Aprovecha para decir adiós de una vez por todas a los alimentos industriales, ladrones de energía en cualquier estación del año.

Intégrate a la naturaleza del cambio

Sal a dar un paseo al parque (con las medidas de salud necesarias) y observa detenidamente cómo empiezan a cambiar los colores de las hojas, el aroma del viento e incluso los colores del atardecer. Recuerda que no solo la comida nos alimenta y nos da energía sino también la exposición a los elementos, a la luz del sol y al aire fresco. Dedica, como mínimo, una hora al día a algo que te gusta y te motiva. Salir a tomar el aire de la tarde es un ejemplo de una actividad muy sencilla, pero valiosa para sentirte renovado y contagiado por los cambios de la naturaleza. 

Por último, recuerda siempre que la actitud ante la vida lo es todo, así que ahora, pregúntate: ¿a qué me sabe el otoño? y ¿cómo llevo el cambio de estación? Hacer consciente tu estado de ánimo te ayudará a motivarte y sonreírle más la vida. ¡Comienza hoy!