Grooming: engaño en la red

Joaquín es como cualquier otro niño. Tiene 12 años y está contento porque en el chat de su videojuego favorito ha hecho un buen amigo, Raúl, de 15 años, a quien no conoce en persona, pero que le ha dado buenos consejos para mejorar en el juego. 

Lo que Joaquín no sabe es que Raúl no se llama así, no es un adolescente como él, sino que es un hombre de 35 años que está buscando engañarlo con el fin de acosarlo sexualmente. 

A esto se le llama grooming, que es la situación de engaño en la que un adulto, que suele hacerse pasar por alguien más joven, se pone en contacto con un niño, niña o adolescente para ganar su confianza para después buscar involucrarlo en una actividad sexual. 

La relación puede entablarse a través de redes sociales, chats, foros o videojuegos, medios que presentan nuevas formas de cometer delitos previamente existentes, como acoso, abuso sexual y pedofilia. Por ello niños, niñas, jóvenes y adultos deben conocer el grooming y mantenerse alerta.

Pablo Corona, vicepresidente de Ciberseguridad en la Asociación de Internet MX, explica que a los niños y niñas normalmente les llama la atención interactuar con chicos un poco más grandes, es por eso que acceden al contacto del acosador, quien les da información o datos que les resulten interesantes para poder ganarse su confianza y crear lazos emocionales. Este proceso de generación de confianza puede durar desde semanas hasta años, antes de volverse un problema. 

“Esto normalmente escala a otros temas, como el sexting, empezar a elevar la conversación a temas de contenido sexual o gráficamente sexual, de intercambio de imágenes o en algunos otros casos de buscar el contacto físico”, agrega el especialista. 

“La recomendación es concientizar a los niños de que nunca la extorsión va a ser una buena salida porque siempre va a escalar, el atacante nunca se va a detener, te va a seguir pidiendo cosas”.

También hay casos de grooming en los que el acosador obtiene fotos o videos comprometedores después de conseguir una contraseña, hackear una cuenta o tener acceso a un dispositivo para tomar el material que utilizará para chantajear al menor. 

El perfil general de estas víctimas, indica Corona, corresponde a niños y niñas que pasan mucho tiempo en línea con poca supervisión. 

“El principal consejo es la cercanía con las niñas y los niños, interesarse por lo que hacen, pero no solo como espectador, sino interactuar con ellos. Si les gustan los juegos, sentémonos con ellos a jugar; si les gusta la música en línea, sentemos con ellos a ver qué tipo de cantantes o grupos siguen”, recomienda Corona. 

“Que no sea un mundo en el que vivan aislados porque en el momento que tienen este aislamiento es donde más riesgos corren”.

La Guía de Sensibilización sobre Convivencia Digital de UNICEF señala que la principal forma de prevención no es la prohibición sino la educación digital: que comprendan los riesgos que existen al compartir información en un espacio público como las redes sociales o internet. 

“El desarrollo cognitivo de los chicos menores de 12 años hace que sea recomendable valerse de las herramientas preventivas incorporadas, pero también evitar el contacto con extraños.

Para los adolescentes, en cambio, recomendamos reforzar el diálogo, la confianza e inculcar una mirada crítica y reflexiva sobre sus actitudes en la web”, señala el documento. 

Para cuidar a los niños y niñas pequeños se puede instalar software de control parental que permita controlar horarios, interacciones y solicite autorización antes de agregar a alguien. Las principales redes sociales, como Instagram o Facebook, ofrecen herramientas para que las cuentas sean supervisadas por los padres. 

Lo más importante, destaca Corona, es concientizar a los chicos que del otro lado de la pantalla no todo mundo es quien dice ser.

Si detectas que tu hija o hijo está siendo víctima de grooming, es probable que tenga cambios de conducta o de estado de ánimo, hazlo sentir en confianza, sin culparlo o avergonzarlo, escúchalo. Puedes denunciar el delito en el número de la Guardia Nacional: 088. 

LAS ETAPAS DEL GROOMING

AMISTAD: CONTACTO Y ACERCAMIENTO

En esta primera etapa, se conocen gustos, costumbres y rutinas del niño, niña o adolescente.

El acosador se vale de herramientas para mentir sobre su edad: muestra fotos o videos falsos o modificados. El objetivo es mostrarse como un par con quien pueden hablar de temas íntimos.

RELACIÓN: GENERACIÓN DE CONFIANZA Y OBTENCIÓN DEL MATERIAL

Se busca ganar confianza. A través de conversaciones continuas se apunta a generar confesiones íntimas. El acosador intenta lograr empatía respecto a los gustos y preferencias de las víctimas, así se consigue el envío de material con componentes sexuales o eróticos.

COMPONENTE SEXUAL: CHANTAJE Y ACOSO

El material entregado por el niño, niña o adolescente se vuelve objeto de chantaje, ya sea para pedirle más material o para lograr un encuentro presencial.

Si el menor no accede a las peticiones (más material, videos eróticos o encuentro personal), el ciberacosador lo amenaza con difundir la imagen con mayor carga sexual que haya capturado a través de internet o enviarla a los contactos personales del niño o niña.

PAPÁS, ATENTOS

Ten presencia en la vida online de tus hijos, conoce sus gustos, sus rutinas y las interacciones que tienen en línea. Háblales sobre:

La noción de anonimato y falsa identidad en la web, explícales lo fácil que es abrir un perfil con datos falsos.

Todo lo que se sube a internet o se comparte por redes puede caer en manos de personas con malas intenciones. Por eso la importancia de usar las configuraciones de privacidad. 

No mensajearse y menos utilizar la cámara web con desconocidos ya que estos pueden grabar y utilizar la grabación para otros fines. 

No usar nombres completos como nick o usuario al jugar en línea, mejor optar por seudónimos. 

Usar contraseñas seguras en dispositivos, correos y redes sociales.

Fuente: Guía de Sensibilización sobre Convivencia Digital de UNICEF, Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y Faro Digital.