Impresoras 3D: todo lo que debes saber sobre la nueva tecnología doméstica

La tecnología está llevando los límites a lugares impensados con el fin de poder satisfacer nuestras necesidades. Ciertos artículos de uso común, como la impresora, continúan evolucionando para ofrecer nuevas soluciones y para poder facilitar la vida diaria. 

No es raro encontrar una impresora en las casas, oficinas y escuelas. Pero, ¿alguna vez te imaginaste una impresora 3D en todos estos lugares?. Parece algo del futuro pero en realidad ya está al alcance de todos nosotros. Aquí te vamos a contar para qué sirve, cómo funciona e intentaremos contestar todas las posibles dudas que tengas.

Conociendo la tecnología del futuro

Si bien en la actualidad las impresoras 3D por lo general suelen ser utilizadas en ámbitos profesionales su desembarco de esta tecnología para el uso doméstico será cada vez más frecuente.

Genera mucha curiosidad saber la función y cómo se pueden usar en el día a día. Las impresoras 3D permiten crear formas y piezas complejas que serían difíciles de lograr con métodos convencionales. Por esta razón, son grandes aliadas de los arquitectos y diseñadores. Pero el uso cotidiano de estas puede llegar a hacer ahorrar mucho tiempo y dinero. Para darte una idea, en una oficina se puede utilizar para crear copias de llaves de cajones, archivos y despachos, topes para puertas y piezas para reparaciones de aparatos. Mientras que en una casa puede servir para hacer repuestos y arreglar cosas rápidamente; se pueden diseñar objetos decorativos, gadgets y accesorios; y también para uso recreativo y de ocio. Además, por supuesto, es muy útil a la hora de estudiar, tanto para recrear elementos como a la hora de armar maquetas o trabajos que de otra manera serían muy difíciles de armar. 

¿Cómo funcionan las impresoras 3D?

Para poder utilizar una impresora 3D es necesario tener un archivo de diseño 3D digital. Ese documento contará con toda la información necesaria para que el dispositivo se encargue de darle ‘vida’. Tendrá el tamaño, volumen y dimensiones indicados en el archivo.

Por lo general, el archivo de diseño se corta en capas delgadas que son enviadas a la impresora, la cual va a ir colocando una capa de impresión sobre otra hasta finalizar el proyecto.Dependiendo del tamaño de la impresora y del tipo de tecnología de la misma podrá ir variando el proceso de impresión.

Si te pones a pensar la gran variedad de piezas que puedes llegar a imprimir es inmensa, por no decir infinita. Hoy en día se usan comúnmente para crear prótesis médicas. Además, en el diseño industrial y la arquitectura es muy útil para crear piezas o componentes que se van necesitando en los diferentes procesos. En un futuro no muy lejano las podremos usar para crear elementos del hogar o herramientas que nos hagan falta en nuestra vida cotidiana.

Un poco de historia…

En el imaginario colectivo tenemos instalado que las impresoras 3D son un invento de los últimos años, pero la realidad es que fue en 1976 cuando se desarrollaron los primeros equipos y materiales de construcción para la impresión en 3D. Cinco años después, en 1981, Hideo Kodama inventó dos métodos de fabricación AM de un modelo de plástico tridimensional con un polímero fotoendurecible.

En 1984 se definió un sistema para generar objetos tridimensionales mediante la creación de un patrón del objeto a formar que dio lugar al formato de archivo STL, el cual se continúa utilizando hoy en día para la impresión 3D.

Fue en 1992 que se creó la primera máquina de impresión 3D de tipo SLA con la cual un láser ultravioleta iba solidificando un fotopolímero capa por capa para crear objetos tridimensionales. Ya casi terminando la década, en 1999, la impresión 3D ayudó a la medicina regenerativa a conseguir imprimir órganos y tejidos.

En 2006 se construyó la primera impresora tipo SLS (sintetización de láser selectivo). Dos años más tarde, apareció la  primera impresora capaz de replicar sus propios componentes, lo que permitía construir impresoras idénticas o piezas de repuesto.

En el año 2011 los ingenieros de la Universidad de Shouthampton diseñaron un avión no tripulado impreso en 3D. Ese mismo año, se creó la primera carrocería de un coche 3D y algunas piezas de joyería en oro y plata.

Hoy en día las impresoras 3D son utilizadas para crear implantes dentales, prótesis de huesos, material sanitario y piezas claves para los arquitectos e ingenieros. 

Se espera que en un futuro no muy lejano la impresión 3D pueda colaborar en reducir el hambre en el mundo, a reducir en gran medida con el problema habitacional que existe en el planeta y a facilitar la vida cotidiana de todas las personas.

5 consejos prácticos a la hora de comprar una impresora

Entre los dispositivos que no pueden faltar en el hogar de un estudiante, sin importar su nivel, es la impresora. En ocasiones se deja a un segundo término, ya que se cree que no es tan necesaria y hay opciones de resolver su función por otros medios. Pero al hacer cuentas de lo gastado y sobre todo, al analizar las ventajas que ofrecen los modelos recientes, seguro que comenzarás a planear la compra de una. 

En algún momento la impresora se convirtió en un accesorio revolucionario. Tener la posibilidad de trasladar en un papel tus tareas, trabajos, investigaciones y hasta fotografías, resultaba muy sorprendente. Pero al ritmo que el mundo avanza y la tecnología cambia la forma de realizar todas nuestras actividades, la impresión también ha ido evolucionando. Hoy contamos con dispositivos rápidos, precisos, económicos y con diversas funciones que antes eran impensables.

Si quieres adquirir una nueva o cambiar la que lleva mucho en casa, no dejes de leer esta publicación. Te compartimos algunos consejos que deberás tener en cuenta y hasta podrás consultar el precio de impresoras en Coppel para aprovechar tu crédito.

Consejos para elegir la mejor impresora

Define el uso que le darás

El tipo de uso que le darás definirá el modelo de producto que necesitas buscar. Y es que no te conviene invertir mucho dinero si solo lo ocuparás en muy pocas ocasiones. Si el volumen de tus trabajos está entre unas 50 y 100 hojas al mes, quizá lo mejor es considerar la impresora de tinta.

La diferencia principal de un modelo láser es que suele ser más rápido y tiene mayor calidad de impresión. Asimismo, los atascos de papel y el ruido se reducen. Estas características resultan perfectas en un uso empresarial, en el que se requiere imprimir grandes cantidades de documentos. Aunque aumenta su costo, en el mercado es muy probable encontrar algunas ofertas de impresoras láser que las hacen accesibles.

Te recomendamos leer: 5 razones para comprar una computadora de escritorio

Impresora multifunción: la herramienta para muchas tareas

Comprar un multifuncional ya no es tan difícil y caro como lo fue hace algunos años. Tan solo checa los precios de impresoras en Coppel y te darás idea de que no necesitas gastar mucho dinero.

Estos dispositivos resultan muy prácticos por la cantidad de actividades que te permiten realizar. Con un mismo producto, podrás imprimir, sacar copias, escanear y hasta enviar fax, aunque este medio ya se ocupa muy poco. Con estas características, además ahorrarás espacio, dinero y realizarás tu trabajo de manera eficiente. 

Dentro de estos productos encontrarás dos tipos:

  • Multifunción de inyección de tinta: Al igual que la impresora de inyección de tinta, este modelo emplea cartuchos con tinta líquida que mezclan colores para obtener la gama deseada. 
  • Multifunción láser: Imprime en negro y requiere de un tóner con tinta en forma de polvo.

Aprovecha los beneficios de la conexión inalámbrica

La comodidad de tener todo desde de tu smartphone o tableta incluye la opción de imprimir, escanear, copiar y medir los niveles de tu consumibles, es decir, de la tinta o tóner. La impresora con conexión inalámbrica te permite realizar estas y otras tareas inteligentes desde cualquier rincón de tu hogar. 

En la mayoría de los modelos con conexión a Internet se incluye una pantalla táctil desde la que se controla el funcionamiento de la impresora. Con este elemento todo se automatiza y se vuelve más sencillo. Dile adiós a los tiempos en que tenías que prender tu computadora, buscar entre muchos archivos , abrir la bandeja para confirmar que tiene papel y enviar la impresión. Hoy, solo tienes que abrir la app de tu impresora y ¡listo! 

Además del precio de impresoras, también compara el de los cartuchos

Para sacarle mayor provecho a las ofertas de impresoras, lo ideal es que busques las que representen un menor gasto en consumibles. Dependiendo de la marca y características, algunos productos resultan más caros que el propio dispositivo. 

Existen dos diferentes tipos de cartuchos a la venta: los normales y los de larga duración. Aunque el precio de estos últimos son altos en un principio, si haces cuentas y analizas sus beneficios, comprobará que el gasto acabará por compensarse.

Aquí conviene que contemples el uso que le des al dispositivo, ya que si solo vas a imprimir de vez en cuando, lo mejor es que utilices los modelos de capacidad estándar. Y es que ante la falta de impresión, la tinta tiene el riesgo de secarse, lo que da como resultado que tengas que limpiar los cabezales. Se trata de un proceso automático que gasta mucha tinta.

Considera la velocidad de impresión

Esta característica se refiere básicamente a dos puntos. El primero tiene que ver con la velocidad de arranque, que es lo que tardará tu impresora desde que se envíe la orden hasta que empiece a imprimir. El otro factor se basa en la cantidad de páginas por minuto que puede llegar a imprimir. 

La información de estos aspectos la encuentras en las especificaciones de tu impresora, y es un elemento determinante al hacer la elección correcta.

Encuentra variedad y buenos precios de impresoras en Coppel


Con estos pequeños consejos estarás listo para comprar el dispositivo ideal de tu hogar y dejes de hacer gastos hormigas que al final, te salen más caros. Revisa la variedad de modelos, pero sobre todo, compara los precios de impresoras en Coppel, ya sea en línea o en alguna de nuestras tiendas físicas. el chiste es que aproveches los beneficios de tu Crédito.