5 hábitos de ahorro recomendados por profesionales

Por lo general los ingresos que entran en el hogar suelen irse en pagar cosas y gastar el resto. Si bien esto no está mal, lo recomendable es guardar aunque sea una pequeña parte de este dinero para poder comenzar a tener un ahorro que brinde un poco de tranquilidad y estabilidad financiera.

¿Cómo se puede lograr tener un ahorro? Teniendo en cuenta algunos pequeños consejos de diferente profesionales es muy fácil de conseguir.

Estos son cinco hábitos de ahorro fáciles de implementar 

Adoptando estos cinco hábitos de ahorro te será muy sencillo poder ahorrar para tu hogar  en muy poco tiempo. Léelos detenidamente y aplícalos a partir de hoy en tu vida.

1. Separar una parte 

Hay que determinar qué porcentaje o qué monto se va a separar del dinero que ingrese a la casa cada quincena para guardar. Este punto hay que respetarlo y aplicarlo como si fuera el pago de algún servicio, si o si se tiene que hacer.

2. Saber cuánto se gasta y en qué 

Mucha parte del dinero se va en gastos hormiga o en consumos innecesarios que ni siquiera registramos. Por eso es importante llevar un registro del dinero que entra, los gastos fijos y gastos mensuales que se tengan. De esta manera va a ser fácil de identificar por dónde se ‘escapa’ el dinero.

3. Gastar menos de lo que se gana

Es importante tener en cuenta el ingreso que se tiene por quincena para no superar ese monto y no endeudarse. Hay que estar seguro que todo lo que se compre se va a poder pagar con tranquilidad. Este punto va de la mando del uso de las tarjetas de crédito. No hay que olvidarse al usarlas que a fin de mes habrá que pagarlas. 

4. Compras inteligentes 

Cuando hay que hacer una compra es necesario saber invertir de manera inteligente. Para darse una idea, un producto o accesorio que se le dé mucho uso es necesario que sea de buena calidad para que sea resistente y tenga una vida útil larga. De lo contrario, será una compra mal hecha que necesitará de mayor inversión en un corto plazo. 

5. Eliminar gastos innecesarios 

En el día a día se suelen hacer muchos gastos que con un poco de organización se podrían evitar. El principal y más común es el no llevar comida al trabajo. Otro claro ejemplo es pasar por la tiendita o un café y comprar algo solamente por comprar. 

Reto de las 52 semanas

Este método de ahorro es muy sencillo y fácil de llevar a cabo. Se trata de duplicar el monto del ahorro semanalmente. Primero  hay que elegir el monto con el que se va a empezar.  La primera semana se ahorra esa cantidad, la próxima esa cantidad por dos, la tercera la cantidad elegida por tres y la cuarta semana por cuatro. La idea es repetir esto hasta llegar a la semana 52.

Es importante para poder sostenerlo en el tiempo que la cantidad inicial no sea muy elevada. Puede ser una moneda de cinco o diez pesos para comenzar.

Ponerse metas a corto, mediano y largo plazo

Otra manera de mantener la motivación a la hora de ahorrar es ponerse en mente diferentes metas. Desde pequeñas cosas, como la compra de un electrodoméstico, hasta algo más grande cómo un viaje o la remodelación de una parte de la casa.

¿Cómo se puede lograr? Hay que crear y establecer un plan de cumplimiento, con plazos para poder estimar cuánto tiempo llevará alcanzar la meta. Usar una planilla de cálculo o un cuaderno para llevar registrado el progreso ayudará a identificar el tiempo necesario, detectar dificultades y descubrir oportunidades. Si no se tiene algo en particular que se quiera comprar o conseguir, se pueden establecer montos. Llegar a ‘x’ cantidad de dinero en tanto tiempo. 

Tener ahorros que permitan vivir con la tranquilidad de saber que se tiene un respaldo económico permite vivir más tranquilo. Si surgen gastos de emergencia o impensados para eso están ahí. Lo importante es no agobiarse ni frustrarse. La idea es que ahorrar se convierta en un hábito más, como cualquier otro y que en un punto ya no sea un esfuerzo ni algo tan organizado. Con el correr de los días se volverá algo natural que se hará intuitivamente y poco a poco algo que antes era súper difícil de lograr será fácil de alcanzar.

5 ideas para ganar dinero sin mucha inversión

Generar ingresos parece hoy una tarea muy difícil. Sin embargo, a veces no es necesaria mucha inversión, sólo centrarte en una idea y enfocarte en ella.

Tus gustos, intereses y, sobre todo, las áreas en las que tienes facilidad son la clave. Piensa en algo para lo que eres bueno y apuéstale. Quizá nunca lo habías visto así, pero puede ser una forma de obtener ganancias.

Aquí hay cinco ideas que pueden servirte, en todas puedes apoyarte con productos que es posible adquirir con tu Crédito Coppel:

1. Snacks de temporada.
Si tienes el tiempo y quieres aprovechar la estancia en casa, puedes comprar fruta de temporada y preparar paletas de hielo (ideales para el calor), licuados, jugos naturales y hasta mermeladas para vender. Puedes ofrecerlos a familiares y vecinos y/o trabajar sobre pedido. Una buena licuadora puede impulsar tu pequeño negocio.

2. Apoyo escolar.
El acompañamiento y apoyo de los niños que desde casa siguieron con el ciclo escolar han sido complicados para muchos papás. Algunos trabajan tiempo completo, en casa o fuera, y otros simplemente no tienen las habilidades, el conocimiento o la paciencia para ayudar a sus hijos. Si a ti se te facilita la enseñanza y tienes nociones de educación escolar, puedes ofrecer apoyo en casa a alumnos que busquen cumplir con sus trabajos o ponerse al día. Puedes adquirir una tablet o una laptop para emprender esta labor.

3. Cultiva tu huerto.
Un pequeño espacio en el que puedas sembrar plantas de la región en tu hogar es suficiente. Los huertos caseros son una tendencia mundial y ante las circunstancias, serán cada día de más utilidad. Puedes apoyarte con cursos en línea o tutoriales de YouTube y después tú mismo ofrecer talleres para cultivar o incluso vender los productos que logres cosechar. Para lograrlo necesitarás un set de artículos de jardinería.

4. Comida hecha en casa.
Si eres de los muchos que durante la cuarentena aprendieron recetas nuevas, es hora de ponerlas en práctica y llevar tu sazón a los demás. Elaborar alimentos como tamales, tortas, tacos y otros platillos caseros incentivan el consumo local. Te servirá hacerte de un buen juego de sartenes, así como de cucharones y palas.

5. Entregas a domicilio.
Debido a la contingencia sanitaria, cada vez más negocios están utilizando el servicio a domicilio. Si tienes una bici, motocicleta o un auto compacto y tiempo libre, puedes ofrecer el servicio de recolección y entrega. Empieza con amigos y familiares, pídeles que te recomienden y, si te va bien, extiende tu servicio a tu comunidad.

Si no tienes vehículo, puedes comenzar con una bicicleta sencilla o una moto.