¡En sus marcas, listos, fuera! Los mejores autos a control remoto para disfrutar en familia

En el mercado hay una gran variedad de autos a control remoto  para poder elegir. Desde pequeños vehículos que solo pueden ir hacia adelante y cuentan con un sistema básico de aceleración, hasta los más avanzados y potentes que tiene varios controles para poder manejar hasta en los terrenos más difíciles. 

Los autos a control remoto más divertidos

Hay una enorme cantidad de modelos y marcas de autos a control remoto para poder escoger. Lo importante es seleccionar uno que se adapte, no solo a la edad de la persona que lo va a utilizar, sino también al terreno en el que se va a manejar y el tipo de uso que se le quiera dar. Compra aquí tus autos a control remoto.

Entre las opciones más elegidas se encuentran los carros 4×4 a control remoto que se pueden manejar en todo tipo de terrenos, como los siguientes:

Vehículo Monster Jam con Control Remoto

Su diseño es de ruedas todoterreno y el resto de la estructura es de color verde. Cuenta con luces y está hecho a una escala de 1:6, luce como un auto de verdad. Sus medidas son de 72 x 44 x 47 cm.  

Carro a Control Remoto Monster Jam

La pieza es un modelo a escala 1:15 de un auto monster con ruedas prominentes tipo todoterreno; integra diseño tipo camioneta en color verde con detalles en azul y negro. Incluye control remoto.

Camioneta a Control Hot Wheels

Presenta un diseño detallado para emular los modelos reales. Además, cuenta con llantas gigantes para que pueda jugar bajo techo y al aire libre. Es un juguete recomendado para niños de 5 años en adelante. 

Vehículo de Radio Control Kids N Play

Con un diseño increíble, este vehículo es capaz de moverse en todas direcciones, pues cuenta con la llamada full function. Es de color negro con detalles en rojo, blanco y amarillo. Este juguete es apto para niños a partir de los tres años. 

Características que tienes que tener en cuenta

A la hora de escoger carros 4×4 a control remoto es importante tener en cuenta ciertas características que van a mejorar la experiencia a la hora de usarlos. Para empezar, la marca y el precio son importantes. La marca va a brindar fiabilidad sobre la calidad del juguete, es mejor invertir un poco más a lamentar que se rompa en el primer uso.

También es importante tener en cuenta los materiales con los que están construidos. Por un lado están los que son solamente de metal, que suelen ser más caros pero también más pesados, y por el otro se encuentran los que mezclan metal y plástico. Estos últimos son flexibles y ligeros lo que brinda la capacidad de poder correr más rápido.

La batería es una característica que no se puede pasar por arriba. Es importante que tengan una autonomía de larga duración para que no se arruine la diversión. Y, por último, hay que checar el tema de los controles. Tienen que ser fáciles de manejar, sobretodo teniendo en cuenta la persona que lo va a usar. Los más pequeños necesitan controles más simples y ligeros. 

¡Atención papás! Por lo general, debido a la emoción, se suele querer elegir el coche de juguete más grande y llamativo, pero es importante tener en cuenta la edad del niño o la niña para que lo pueda disfrutar. 

  • De los 18 meses a los 3 años: tienen que ser resistentes a los golpes, ligeros y fáciles de usar. Hay que tener en cuenta que todavía están desarrollando la coordinación y están aprendiendo a jugar.
  • De 3 a 6 años: el vehículo que se elija puede ser un poco más sofisticado aunque tiene que ser fácil de manejar. 
  • De 6 a 9 años: a esta edad ya se pueden elegir modelos de vehículos que sean más rápidos y que tengan controles un poco más complejos. Los modelos con accesorios son ideales para que se entretengan adaptándose a su gusto. 
  • De 9 a 12 años: ya se pueden elegir coches que sean más veloces y que tengan controles con los que se pueda manejar cada movimiento del vehículo. 

Muchas de las opciones se pueden complementar con algunos accesorios que pueden hacer más divertida la experiencia, como pistas o elementos para hacer un camino más sinuoso a la hora de manejar. Lo importante es elegir un modelo adecuado para que el más pequeño pueda disfrutarlo en todo momento. 

Un castillo en tu hogar: construye con tus niños un confortable fuerte de almohadas

Que toda la familia invada la sala para construir un fuerte de almohadas es un gran plan para disfrutar el fin de semana. Puede convertirse en el lugar perfecto para leer cuentos, contar historias y jugar guerras de besos y abrazos.

No es necesario tener infinidad de accesorios y cosas para poder construir un fuerte de almohadas, solamente hace falta dejar echar a volar la imaginación. Seguramente los más pequeños van a tener grandes ideas para construirlo

Algunas ideas para crear el mejor fuerte de sábanas y almohadas

La realidad es que para crear un fuerte de sábanas solamente se necesita juntar las almohadas, sábanas y cobijas que se tengan por toda la casa y llevarlas a la sala. Lo mejor para tu hogar va a ser,  antes de comenzar a construir el fuerte, correr los objetos que se puedan romper y los muebles que puedan llegar a estorbar. 

Lo primero que se tiene que elegir es qué tipo de fuerte se quiere crear, puede ser un fuerte de túnel utilizando el sillón, unas sábanas y almohadas. Solamente hay que colocar una parte de la sábana por encima del sillón y el otro extremo acomodarlo en el piso junto con las almohadas para que no se corra. Va a ser un fuerte pequeño, de difícil acceso para los enemigos. 

Si se quiere un fuerte más amplio y que corra menos riesgo de derrumbarse una buena idea es usar las sábanas para cubrir la mesa del comedor. Otra opción es acomodar el sillón y en el otro costado poner dos o tres sillas y estirar las sábanas por encima para que cubran todo lo que va a ser el techo y caigan por los costados. 

Si se quiere un fuerte con la típica forma de casa de campaña lo que se tiene que hacer es colocar dos silla, una frente a la otra y poner por encima un palo de escoba. La sábana hay que dejarla ‘caer’ sobre el palo y listo.

A darle un poco de magia al fuerte

Cuando se tenga la estructura de base del fuerte es momento de hacer de ese espacio un lugar especial. Primero hay que llenarlo de almohadas para que sea cómodo  y confortable. Después se pueden llevar algunos libros y linternas para leer cuentos justo antes de ir a dormir. Y por afuera se pueden acomodar pequeñas luces navideñas para decorar y crear un lugar ‘mágico’.

5 actividades para divertirse en el fuerte de almohadas

Los fuertes de sábanas y almohadas son los espacios ideales para jugar en familia y entretenerse por horas. No hay que planear demasiado, solamente hay que dejar que la diversión fluya.

1. Cuentos e historias

Una manera divertida de aprovechar todo el fuerte es apagar todas las luces de la casa, dejar solamente prendida alguna pequeña luz y que cada persona vaya leyendo o contando una historia mientras se ilumina su cara con una linterna. Otra opción es apagar las luces, alumbrar a una de las paredes con la linterna y con las manos hacer sombras sobre las sábanas mientras se cuenta la historia.

2. Pizzas y palomitas

¡Noche de pizza, helados caseros y palomitas! Se puede poner un mantel, decorar el lugar y preparar todo el ambiente para pasar una hermosa cena. Los que se animan pueden sumar una dosis de cocina a la actividad  y preparar la masa de la pizza entre todos. Cada uno puede preparar un sabor diferente, que sea sorpresa para el resto de las personas. 

3. Ver una película

Esta es una actividad muy sencilla pero muy divertida, sobre todo porque se aprovechan las almohadas para estar cómodos y el espacio para estar todos juntos. Se pueden preparar palomitas, dulces o algo que les guste a todos para acompañar. El helado y los papas fritas suelen ser las opciones más elegidas por los niños. 

4. Tarde de spa

Se puede convertir el fuerte en un lugar de relax. Pepinos en los ojos, toallas en las cabezas y mascarillas en las caras. Es algo diferente y entretenido. También se pueden sumar cremas y masajes de manos. Y, para terminar, peinados y maquillaje.  

5. Pasar la noche en el fuerte

Si las almohadas y las sábanas se acomodan correctamente, dormir en el fuerte puede ser una gran actividad y una hermosa experiencia para los más chiquitos de la casa. Momentos como este suelen quedar por siempre guardados en la mente de los niños como recuerdos preciados.

¡Reúnete con tus amigos y familiares a distancia! Ideas para divertirse en videollamada

Hasta hace no mucho tiempo las personas por lo general no elegían hacer una videollamada para conectarse con sus amigos o hacer alguna reunión familiar. Hoy en día, debido a la pandemia de Covid-19, es una de las mejores maneras de acortar las distancias sin ponerse en riesgo.

Cada videollamada puede ser única y especial, solamente es cuestión de implementar algunas ideas, poner en práctica algunos juegos y hacer que cada encuentro sea especial. Checa todo lo que puedes proponer para el próximo encuentro que tengas. 

Checa estos juegos para videollamada

Muchos de los juegos de mesa que normalmente disfrutamos alrededor de una mesa se pueden adaptar para convertirlos en juegos para videollamada. Se pueden realizar desde cualquier dispositivo pero siempre lo más cómodo es realizar la Videollamada desde tu computadora de escritorio para estar lo más cómodo posible sin estar preocupándose en dónde o cómo apoyar la tablet o el celular.

1. Pictinonary

Este juego es un clásico, solamente se necesitan hojas blancas y un lápiz. Uno de los participantes tiene que dibujar una palabra intentando que el resto la adivinen. Hay algunas aplicaciones como Bunch o Caribú que permiten integrar este juego en las videoconferencias. 

2. Guerra de bailes

Este es muy divertido. Hay que enviar una hora antes la temática en torno a la que va a girar el encuentro. La idea es que los miembros de cada casa se disfracen y hagan una coreografía divertida que tenga que ver con el tema. Los más originales o divertidos ganan.

3. Karaoke

No importa que no sepan afinar, lo divertido es pegar el grito con sentimiento. Páginas y sitios web como  ‘Karaoke En Casa’ de Youtube o Lyricstraining permiten que todos puedan ver y seguir la letra que van a cantar. Pueden cantar una vez cada uno y terminar con un concierto grupal.

4. GamePigeon

Esta aplicación ofrece hasta 26 juegos distintos para jugar por videollamada, incluyendo juegos como batalla naval, dardos, mini golf, damas y baloncesto, entre otros. Hay que tener en cuenta que solamente están disponibles para iOS a través de la aplicación iMessage para poder jugar con quien quieras.

5. Basta 

Este juego es otro clásico y no se necesita ninguna aplicación aunque hay algunas que permiten jugarlo online. Solamente se necesita una hoja y un lápiz, hay que elegir una letra al azar y todos tendrán que llenar las diferentes casillas con palabras que empiecen con esa letra. El primero que termine gana. Se repite lo mismo con diferentes letras y al finalizar el jugador que haya sumado mayor cantidad de puntos gana. 

6. Taboo

Para jugar la versión online de este juego hay que dirigirse al sitio web Playtaboo.com (el único inconveniente es que se encuentra solamente en inglés). Uno de los jugadores escoge una palabra y, sin decir las palabras prohibidas, tiene que intentar que el resto la adivine. Gana el que más palabras haya adivinado.

7. Uno en línea

Uno de los juegos clásicos que se pueden jugar en línea es Uno. Esta versión es para hasta cuatro jugadores y sigue las mismas reglas que el juego de mesa. Está la versión gratuita que obliga a los participantes a ver un comercial cada cierta cantidad de partidas para poder continuar jugando, pero si no se quieren interrupciones se puede optar por pagar una membresía en el sitio.

8. Houseparty 

Este no es un juego en sí, sino que se trata de una red social que facilita videollamadas en grupo a través de dispositivos móviles y aplicaciones de escritorio. Ofrece la posibilidad de disfrutar de varios juegos en línea. 

Que cada noche sea una noche única

Otra opción para hacer las videollamadas más amenas es convertirlas en todo un evento. Cada encuentro puede tener una temática o una norma que todos tienen que cumplir, como: tarde de sombreros o día del arcoíris. Es solo cuestión de ponerse creativos. También se pueden organizar comidas o cenas a distancia. Se puede proponer una noche de sushi y que todos pidan o preparen en sus casas lo que más disfrutan de la comida japonesa para después disfrutarlo juntos. 

Y también se puede asistir a eventos virtuales juntos. Si se enteran de un concierto en streaming, de una obra de teatro o de algún tipo de evento online en vivo que les interesa pueden coordinar para prepararse y alistarse para disfrutar juntos e ir comentando lo que va sucediendo.

Los mejores juegos de cartas para divertirse con los niños

Los juegos son muy importantes para que los niños y niñas se diviertan y al mismo tiempo aprendan. Con el juego correcto se pueden pasar horas y horas entretenidos sin darse cuenta, y por eso es importante encontrar y conocer los que sean adecuados para las diferentes edades. 

Entre todas las opciones de juegos, las cartas son una buena alternativa para poder llevar a todos lados. No ocupan mucho lugar, no pesan y entran en todos lados. Además, siempre se pueden sumar más jugadores.  

Algunos juegos de cartas para jugar en familia

Hay cientos de opciones de juegos de cartas, tanto con las cartas españolas como con las de poker se pueden inventar un sin fin de juegos. Aquí te dejamos tan solo cinco opciones muy divertidas para poder disfrutar con toda la familia.

1. Las siete y media

Las figuras de la baraja –sota, caballo y rey– valen medio punto, mientras que el resto de las cartas valen el número que tengan. Hay que repartir una carta a cada jugador y después hay que ir entregando tantas cartas como cada jugador quiera. El objetivo es sumar siete puntos y medio. La persona que se pase queda automáticamente eliminada. Cuando todos los jugadores tienen sus cartas hay que ir dándolas vuelta y gana el que tenga 7,5 o el que más se haya acercado.

2. Desconfío o Mentira

Se reparten todas las cartas de una baraja española entre los jugadores (si se tienen cartas de poker se puede jugar sacando las figuras). Un jugador comienza poniendo boca abajo una carta e indicando su valor, que puede ser verdad o mentira. Si el siguiente jugador le cree, debe continuar colocando una carta y diciendo su valor. Así hay que continuar hasta que algún jugador ‘desconfíe’ y grite ‘desconfío’ o ‘mentirita’. Se deberá levantar la carta y es aquí en donde se pone bueno: si el jugador había mentido deberá llevarse todas las cartas que estaban sobre la mesa, pero si el jugador que desconfió se equivocó será él quien se lleve todas las cartas. Gana quién se quede sin cartas en las manos. 

3. Cada oveja con su pareja

Este juego es muy parecido al juego de memoria. Hay que poner todas las cartas boca abajo en la mesa y cada jugador deberá ir levantando las cartas de dos en dos y formando parejas: dos ases, dos doses o dos ochos, tan solo por nombrar algunos ejemplos. Si arma una ‘pareja’ podrá levantar dos cartas más y así sucesivamente hasta no armar parejas. Gana el jugador que más cartas se quede.  

4. ¡Construyendo una casa!

En este juego se requiere habilidad y paciencia. Se puede jugar armando triángulos o cuadrados, eso dependerá del gusto de cada uno. Hay que comenzar formando las paredes de un triángulo o cuadrado sin que se caigan, cuando esté listo hay que poner una o dos cartas encima para crear una especie de techo y tener una base para poder construir el siguiente piso. La idea es intentar construir un edificio sin que se desmorone. 

Al principio puede ser un poco difícil, para hacer más fácil el juego lo mejor es comenzar haciendo más de un triángulo o cuadrado en la base e ir haciendo los pisos superiores más pequeños. En el caso de que los niños sean muy chicos se les puede enseñar la técnica y que ellos jueguen libremente a construir lo que más les guste.

5. La carta más alta

Este juego es genial para todos los niños que están empezando a aprender los números. Hay que repartir una carta a cada jugador; solo él puede verla. El que se encuentre a la derecha del que repartió es el que deberá dar las instrucciones (solo podrá hacer dos movimientos). La idea es intentar quedarse con la carta de mayor valor, por lo que si se piensa que la carta que se tiene es chica se puede decir: ‘todos giran a la derecha’, ‘todos ponen su carta en el centro’, ‘intercambian con el de enfrente’ o cualquier movimiento posible. 

¡No nos podemos olvidar del UNO!

El UNO es uno de los juegos de cartas más populares de todo el mundo.  Es simple y fácil por lo que es ideal tanto para jugar con amigos como toda la familia. Solamente hay que combinar colores y números con la tarjeta mostrada en la parte superior de la baraja. El objetivo de este juego es quedarse sin cartas en la mano, pero hay que estar atentos, ya que cuando a alguien le queda una sola carta, debe gritar «¡Uno!». 

Juegos de mesa caseros para divertirse en familia

Los juegos de mesa son un muy buen plan de entretenimiento para poder divertirse en familia y pasar un buen rato. Además, son una forma de mejorar sus habilidades y de hacer trabajar su cerebro de una manera divertida. 

Ir comprando juegos de mesa muy seguido puede llegar a ser algo costoso, pero con un poco de maña y algunos elementos los puedes armar tu mismo o incluso armarlos en familia para que desde un primer momento sea una actividad compartida.

6 juegos de mesa caseros muy fáciles de hacer

1. Memoria

¿Hay algún juego tan clásico como la memoria? Es súper divertido y se puede estar horas y horas. Lo mejor es que hacerlo en casa puede ser una actividad muy entretenida. Solamente se necesitan hojas, lápices de colores y unas tijeras. Primero hay que cortar las hojas en cuadrados del mismo tamaño y después hay que dedicarse a dibujar dos imágenes iguales en dos fichas diferentes (la idea es que sean pares). Cuando ya estén todas las fichas hay que ponerlas con el dibujo boca abajo, mezclarlas e intentar encontrar los dibujos que coincidan. 

Tip: pueden hacer varios juegos de memoria diferentes. Puede variar la cantidad de fichas, la temática de los dibujos, la complejidad de los dibujos y los colores que se usen.

2. Rompecabezas

Los rompecabezas son muy entretenidos. Existen infinidad de tamaños, temáticas y dificultades. Hacer uno en casa es muy entretenido desde el minuto uno y muy sencillo. Solamente se necesita una cartulina, lápices de colores, crayolas, plumones y una tijera. Lo primero que hay que hacer es cortar la cartulina del tamaño que queramos que sea nuestro rompecabezas. Con nuestra cartulina lista ¡es momento de crear! Hay que dibujar lo que quieran, lo que más les guste o divierta, sin olvidar que entre más complicado sea el dibujo más difícil va a ser de armar el rompecabezas. Cuando ya esté lista la pintura es momento de con un lápiz marcar lo que serían las diferentes piezas y después cortarlas. Y listo, ¡ya tienen uno de los juegos de mesa más fáciles de hacer!

3. Palitos chinos

Es un juego en el que se necesita mucha concentración y coordinación. Ayuda al desarrollo de la motricidad y la concentración. Además es muy fácil de hacer la versión casera, solamente se necesitan: palitos de brochette, palitos orientales (los de la comida japonesa) o, porque no, una versión mini con palillos dentales, y pintura, plumones, cartulinas o algo con lo que se pueda teñir la madera. 

Hay que pintar cada palillo de un color. Los colores se pueden repetir, pero hay que tener en cuenta que cada tono va a tener un valor por lo que es conveniente que el color que de más puntos se repita menos veces.

4. Dominó

Este se encuentra dentro de los juegos de mesa caseros que son muy fáciles de crear. Para armarlo se necesita una cartulina, una regla, un plumón negro y una tijera. Una vez que se tengan todos los materiales lo primero que hay que hacer es cortar la cartulina en pequeños rectángulos del mismo tamaño. Cuando estén todas las fichas hay que dibujarles una línea en el medio (creando dos cuadrados) y en cada uno de los extremos hacer puntos que representen los números.

Tip: en vez de hacer los puntitos, se pueden escribir directamente los números o hacer dibujos. Solamente hay que dejar volar la imaginación.  

5. Pictionary

¿Pictionary? Si, ¡Pictionary! La realidad es que es súper fácil de armar. Solamente se necesitan hojas y lápices. Primero hay que cortar las hojas para crear las tarjetas y una vez que las tengas listas deberás escribir una palabra en cada una de ellas. Con las fichas listas es suficiente para comenzar a jugar. ¿Cómo se juega? Se arman dos equipos. Uno de los jugadores de uno de los equipos tiene que sacar una tarjeta e intentar representar la palabra dibujando en un cierto tiempo determinado para que sus compañeros la adivinen, ¡no se vale hablar ni hacer gestos! Cuando finalice el tiempo es turno del otro equipo. El equipo que adivine más palabras gana. 

6. Damas

Para armarlo se necesita una cartulina, un plumón negro o cartulina negra y tapas roscas de refrescos, corcholatas, botones o cartulinas de colores. La cartulina hay que cortarla para formar un tablero cuadrado, cuando ya está lista hay que dibujar 10 cuadrados de alto por 10 de ancho, en total van a ser cien. Y ahora viene la parte en la que se necesita más paciencia, los cuadrados tienen que ser uno blanco, uno negro, uno blanco y uno negro y así sucesivamente. Una opción es pintar los cuadrados negros con plumón o cortar 50 cuadraditos de cartulina negra y pegarlos encima. Una vez que tengamos el tablero listo es momento de armar 20 fichas de un color y 20 de otro. Por lo general son blancas y negras, pero en este caso puedes reemplazarlas por lo que tengas en casa o sino cortarlas en cartulina. 

Diversión familiar sin salir de casa

En esta época en que viajar es una actividad de alto riesgo, las actividades en familia son el plan ideal para crear memorias sin salir de casa. 

Hagan una cita, participen todos y disfruten esos momentos de convivencia que se atesoran para siempre.

Éstas son 5 propuestas para divertirse en familia.

Concursos y retas

Hay dinámicas que alimentan el espíritu competitivo y además sirven para enseñar a los más chicos a ganar y perder. Pueden ser batallas de baile o que cada quien escoja una canción y cree una coreografía, ya sea individual o en equipo. 

Otra idea es convocar a un concurso de disfraces, que cada integrante de la familia invente el suyo con prendas y objetos que tengan en casa; también puede ser temático, por ejemplo de monstruos, animales, superhéroes o del espacio. 

Si prefieren algo más activo, organicen un rally o hagan retas de saltar la cuerda o dominadas de balón.

A los más chiquitos les divertirán los retos de mantener la mirada o intentar decir un trabalenguas sin equivocarse.

Noches de camping

Puede ser dentro de casa, incluso en una habitación. Coloquen colchas y almohadas en el suelo, apaguen luces y usen linternas, cuenten historias e imaginen que están de campamento. Si lo prefieren, háganlo en el patio y duerman a la luz de la luna, incluso si cuentan con un espacio seguro, pueden hacer una pequeña fogata y asar bombones.

Escribir un cuento juntos

Con esto se trabajará en la imaginación, creatividad y vocabulario. Cada miembro de la familia puede ir creando un par de párrafos, y darle seguimiento a lo que vayan escribiendo, con personajes nuevos y únicos. El resultado sin duda será una historia muy divertida y original.

Carrera de obstáculos

Utilicen muebles, cojines, artículos de cocina o cualquier objeto que tengan en casa para hacer una carrera de obstáculos. Puede ser individual o de relevos. El ganador será quien haga el menor tiempo. Pueden darle continuidad y establecer un día o dos a la semana para seguir avanzando de nivel y de dificultad haciendo diversos circuitos por la casa.

Imaginando el futuro

Elaboren juntos un collage con todas las cosas que quisieran hacer, así como los lugares que desean visitar una vez que pase el encierro. Pueden usar revistas, libros viejos, periódicos o lo que tengan a la mano para recortar imágenes o letras.

También pueden hacer una cápsula del tiempo con noticias, accesorios y fotos actuales para abrir en algunos años y lo que vivieron en estos días. Una tercera idea es hacer una lista de deseos sobre lo que les gustaría hacer una vez que regresen a la vida cotidiana y dejarla en un lugar visible de la casa para usarla de motivación.

Además de ser formas distintas de pasar el tiempo, estas actividades sirven para acercar a los integrantes de la familia y son planes ideales para los fines de semana. ¿Con cuál te gustaría empezar?