¿Mucha ropa que ya no usas? Te enseñamos a organizarla para venderla o regalarla

Es muy común que la gente tenga el closet lleno de ropa y a la mera hora de tener que vestirse dice ‘no cuento con nada que ponerme’.

Un armario lleno de ropa que no se usa se convierte simplemente en un estorbo. Y es que cuesta trabajo mantenerlo ordenado y encontrar las cosas, para finalmente siempre terminar siempre usando lo mismo. Es por esta razón que, lo mejor que se puede hacer es una limpieza profunda a fin de dejar en el closet lo que verdaderamente se utiliza. 

Ventajas de regalar lo viejo

El error más común que se comente, es llenar el closet con enormes cantidades de ropa llena de excusas. Los pretextos ‘para cuando se vuelva a usar’ o ‘el día que adelgace’ son los más comunes y por los cuales se tienen pilas de ropa durante años sin usar.

Lograr deshacerse de todas esas prendas es un gran desafío porque entendemos que no es fácil desprenderse. Pero, a la larga, tiene muchos beneficios: renovarás la energía, ganarás mucho más espacio y podrás ayudar a quién más lo necesita. 

3 pasos para organizar tu ropa

Si tienes ganas de organizar toda tu ropa, lo más recomendable es seguir los siguientes pasos para no caer en la tentación de volver a guardar todo tal y como estaba. 

1. Saca todo lo que no lavas hace al menos un año

Si, así como lees. Lo más seguro es que todas aquellas prendas que no has lavado durante el último año, no las vuelvas a usar. Exceptuando las que sean para usar en eventos especiales, cómo puede ser un vestido de gala o una chamarra para la nieve. 

2. Separa en tres diferentes grupos

Cuando estés analizando prenda por prenda, tómate el trabajo de separarla en tres grupos: lo que se queda, lo que es para regalar o vender y lo que es para tirar.

Cabe destacar que, al igual que la ropa para vender, toda la vestimenta que sea para regalar tiene que estar en buenas condiciones.

3. Momento de ver qué es para vender 

Ya con las tres pilas de ropa es momento de guardar de manera organizada las prendas que decidiste quedarte y poner en una bolsa las que vas a tirar. Mientras que, el montón que sea para regalar o vender tiene que pasar por un proceso de selección más. 

¿Qué se vende y qué no? Hay que ser muy sinceros en este paso y evitar querer ganar hasta el último centavo posible. Si bien, está muy de moda vender ropa usada, no todo es material apto para hacerlo.

Lo aconsejable es regalar todo lo que más se pueda pensando que hay personas a las cuales les va a ser muy útil esta acción; y luego, se pueden vender todas las prendas que se encuentren casi como nuevas o sean de diseñador.

Por último, es muy importante limpiar y doblar cuando ya hayas elegido todo lo que no vas a regalar. Es fundamental que esté en perfectas condiciones antes de entregarlo. No olvides que todo entra por los ojos y la primera impresión es lo que cuenta. 

Tómate el tiempo de probarte todo

Al momento de hacer la selección de ropa de lo que se queda y lo que se va, lo que se recomienda es siempre probarse todas las prendas que se van a conservar, antes de volverlas a meter en el closet.

Muchas veces se guardan cosas teniendo en mente una idea de cómo lucen y la realidad es que pueden quedar pequeñas o quizás muy grandes. Esto es aconsejable porque, con el correr del tiempo, el cuerpo y los gustos se van modificando.

Y recuerda que si por alguna razón hay algo que no te convence, lo ideal es dejarlo ir, ya vendrán nuevas opciones que te encantarán.

¿Quieres conocer el mundo con bajo presupuesto? Tips y consejos para tu viaje

¡Es momento de organizar el viaje de tu vida! Si, así como lo lees. La vida es una sola y hay que aprovecharla al máximo. No se necesita una cuenta bancaria de muchas cifras ni grandes lujos, solamente es cuestión de organizarse y tener en cuenta algunos consejos.

Teniendo en cuenta algunos tips, planificando algunas cosas y previendo otras se puede hacer un viaje sin contar con un gran presupuesto. Estos consejos te permitirán disfrutar de conocer nuevos destinos sin tener que hacer una gran inversión.

6 consejos para comenzar a organizar un viaje barato

Hacer un viaje barato es posible. Solamente hay que tener bien en claro que se van a tener que sacrificar algunas comodidades y lujos y dar lugar a las aventuras. La idea es poder disfrutar sin gastar mucho y sin tener que volver sin un peso en el bolsillo. Solamente se necesita ropa para viajar, un poco de dinero y muchas ganas de conocer lugares nuevos. 

  1. Organizar los gastos: para poder comenzar a ahorrar es necesario organizar todos los gastos que se realizan durante el mes. Hay que hacer una lista con los gastos fijos y con los gastos extras que se realizan para poder identificar en dónde o en qué se va el dinero.
  2. Gastar menos en salidas: salir seguido a pasear, cenar o a hacer diferentes actividades requiere de dinero. Puede parecer que es poco el gasto pero la suma de muchos de estos planes resulta en un gran gasto. Por eso, si se reducen este tipo de planes, a fin de mes va a sobrar mucho más dinero para poder ahorrar.
  3. Evitar ‘gastos hormiga’: estos gastos son en los que se va más dinero sin notarlo. Son las pequeñas compras que se hacen todos los días sin tenerlas planificadas, como ir a la tiendita o comprar algo chiquito a la pasada de un puesto.
  4. Vender lo que no se usa: muchas veces se acumulan cosas sin sentido. Solamente ocupan lugar y juntan polvo. Lo mejor es hacer una limpieza y vender todo aquello que quizás otras personas valoren más y le den un mejor uso. 

Los cuatro puntos que mencionamos anteriormente se pueden implementar antes y durante del viaje. Los próximos dos son para tener en cuenta a la hora de estar de viaje:

  1. Aprovechar los descuentos: a la hora de viajar hay que aprovechar todos los descuentos que se puedan. Para estudiantes, jubilados, por tener alguna tarjeta en particular o por algún cupón que se pueda conseguir. Es importante contar con la documentación necesaria para poder pedirlos.
  2. Alojamiento gratis: existen muchos sitios web que ofrecen alojamiento gratis. Algunas opciones son sin nada a cambio, mientras otras son un intercambio por pequeños trabajos. Es cuestión de encontrar la opción que mejor se adecue a lo que se está buscando. 

Llevar un poco de dinero extra

Viajar con un bajo presupuesto es muy sencillo si se tienen bien organizados los gastos y se respetan. Eso no quiere decir que durante el recorrido no pueden haber planes de imprevisto o gastos que no se tenían en cuenta, por eso lo que se recomienda es tener un poco de dinero extra separado para decidir en qué gastarlo y en qué no. Esto permite poder disfrutar de esos pequeños lujos y experiencias que pueden llegar a aparecer. Como una noche de fiesta, una rica cena en un lugar exclusivo o quizás dormir en un hotel lujoso. 

Aprender a disfrutar de todo 

La idea de los viajes con poco presupuesto es aprender a encontrar el equilibrio y a disfrutar de las pequeñas cosas. No siempre las mejores experiencias y los mejores lugares son los más caros, muchas veces solo es cuestión de aprender a sacar lo mejor de cada momento. Como comprar unos ricos tacos en un puestito de la calle e ir a comerlos a la playa o disfrutar de un helado sentado en algún parque, disfrutando de los sonidos, las personas y el paisaje. Todo esto también incluye saber identificar cuándo se quiere gastar un poco más para poder disfrutar de los pequeños lujos y oportunidades que aparecen en el camino. ¿Cómo que? Visitar algún lugar emblemático o recorrer algún parque con un guía o en grupo. Muchos lugares se pueden recorrer sin tener que ir acompañado, pero hay que tener en cuenta que mucha información, datos y hasta algunos espacios se pueden llegar a pasar de largo. Es solo cuestión de poner en la balanza las diferentes opciones y elegir lo que se prefiera. 

Consejos para mantener tu lavadora funcionando como el primer día

Quizás unos de los inventos más especiales y que revolucionó las labores del hogar (es), sin duda, la lavadora; una máquina increíble que liberó a todos de la agotadora tarea de lavar a mano. Con los años y la tecnología nuestras lavadoras se han hecho potentes y con múltiples funciones que nos facilitan aún más la vida. Por eso y porque también resulta una inversión que vale la pena mantener en buen estado por muchos años, te traemos algunos consejos útiles para cuidar a esa gran amiga que nos hace los días más felices. ¡Toma nota!

Evita poner ropa de más o de menos 

Como sabes cada lavadora tiene una capacidad que está indicada perfectamente en su instructivo, tómalo en cuenta a la hora de cargarla, seleccionando muy bien la cantidad de ropa que lavarás, sin llegar a sobrecargar el tambor, si lo haces las prendas y el agua no circulan con libertad, lo cual provoca que no se laven correctamente y un mal funcionamiento del aparato. Tampoco es buena idea que pongas la lavadora con muy poca ropa, porque estarás malgastando agua y electricidad.

Organiza tandas de lavado

Un consejo para organizar las prendas que lavarás es siguiendo un orden; primero los blancos, luego las prendas delicadas, después la ropa de color, etc. Respetando el material de cada prenda para elegir el ciclo de lavado correcto.

Mantenla limpia de forma natural

Suena irónico lavar una lavadora, pero es necesario. Recuerda que para limpiarla no debes usar productos químicos o estropajos, ya que eso puede dañar la pintura o las superficies de plástico. En su lugar, pasa regularmente un trapo limpio y humedecido (húmedo) por todo el interior y en las aspas, en caso de que tu lavadora las tenga. Es allí donde se acumula la espuma sucia y (que) provoca un olor desagradable, sobre todo, si lavas con detergente líquido. Igualmente, según el modelo de lavadora que tengas y su antigüedad, tal vez tengas que quitar de vez en cuando los restos que se acumulen en el filtro. 

Procura una ventilación adecuada 

También es importante para evitar malos olores; ventilar adecuadamente el tambor.

También es importante ventilar adecuadamente el tambor para evitar malos olores.

Deja abierta siempre la puerta de tu lavadora después de cada lavado durante un tiempo prudente, para permitir que el tambor se airee y no acumule olores desagradables que, de lo contrario, terminarán en tu ropa… y en ti.

Elimina la calcificación

Para eliminar las calcificaciones en tu lavadora, regularmente debes hacer un ciclo de lavado vacío, de esa forma también evitas la acumulación de jabón. En caso de que ya notes algo de calcificación, agrega vinagre o una taza de bicarbonato, estos elementos reducen los residuos de detergente, eliminan el sarro y quitan malos olores. 

Cuidados extras

Por último, toma en cuenta que si no vas a usar tu lavadora por un tiempo, es conveniente cerrar la llave de paso, evitando filtraciones de agua mientras no estés en casa, e igualmente es importante mantenerla cubierta con un forro especial, para cuidar el exterior.

¡Con estos trucos tu lavadora lucirá y funcionará siempre como nueva! Empieza desde hoy a ponerlos en práctica.