Come sano sin gastar mucho

“Que el presupuesto no te limite” es una frase que bien aplicada es totalmente cierta, pero primero debes seguir un par de consejos: elige productos de temporada y organiza tus menús. 

Haciendo ambas cosas al pie de la letra, tu familia y tú pueden generar económicos y, sobre todo, nutritivos platillos para cualquier hora del día.

Melania Bravo es cocinera e instructora de cocina (@MelaniaBravo) y a ella fuimos para encontrar propuestas caseras y saludables.

“Mezclar y equilibrar son dos palabras que me encantan, y pongo un ejemplo: un picadillo no siempre debe ser de carne, perfectamente lo podemos elaborar de verduras, será más barato, llenador y rico en sabor”.

Melania Bravo

El secreto, explica Melania, es combinar vegetales de temporada con arroz, zanahoria, tomate y cebolla, y hacerte unos tacos de acelgas, por ejemplo. De esta manera hay más volumen en tu sartén, y nutrición y equilibrio en tu estómago.

“El tiempo de hacerles ‘el feo’ a las verduras ya pasó, y lo mismo con las leguminosas. Los quelites, hojas verdes, ejotes, garbanzos y lentejas, por ejemplo, son multiusos y muchas veces menos costosos que otras opciones como carne y hasta el frijol”, explica la oaxaqueña radicada en Guadalajara.

“Si queremos cuidar la economía y el llamado plato del buen comer, no siempre debes pensar en proteína animal, existen otras opciones que reducen costos y son sorprendentemente saludables”.

La experta comparte ideas para lograr menús con presupuestos que van desde los 50 pesos, ideales para mañana, mediodía y noche:

  1. Usa trucos para que rinda. Haz huevos con ejote, pero ponle más vegetal y menos huevo.
  2. Piensa en las colaciones, ayuda a que nuestra digestión esté activa y aleja la comida chatarra. Una idea son los garbanzos con limón y sal.
  3. Otra receta para comer sano y económico es hacer leves giros, como preparar un mole con col (repollo) en lugar de pollo, solo se sofríe, se deshebra y listo.
  4. Con masa de maíz, haz unas gorditas o unas quesadillas rellenas con nopales o verdolagas, que son sumamente rendidores.
  5. Las mismas verdolagas se pueden cocinar en sopa, sólo añádele zanahoria y, si tienes en casa papa, servirá para saciar y nutrir.
  6. Si te sobran nopales, elabora una salsa sumándole cebolla, jitomate, cilantro y chile, y con la masa de maíz echa unas tortillas al comal para que cenen unos taquitos.
  7. Y hablando de temporada, cuando el tomate está a buen precio, unas entomatadas con mucha verdura son una rica solución. Y si quieres sumarle carne, con 60 gramos es suficiente, el tip es combinarla con lentejas a manera de picadillo, haciendo que rinda sin gastar tanto.
  8. Para cenar puedes usar el mismo picadillo, sólo bátelo con huevo, añade un poco de arroz y cocínalo en tortitas. Si te sobró salsa de tomate, vuélvela a usar.

¡Aprovéchalos!

  • Productos como el maíz y los quelites darán a tu cocina un toque de versatilidad.
  • Las hierbas verdes o quelites, desde verdolagas hasta guías de calabaza, son perfectas para ensaladas, usar con huevo, en caldo y en otros guisos con carne. 
  • La versatilidad de la masa de maíz es enorme. Podemos aprovecharla en tacos, gorditas, memelas, tetelas, chalupas, tlacoyos y atoles.
  • Es importante hablar de las frutas, hay algunas que ya encasillamos como la naranja, que si no es en jugo casi no se consume, pero puedes comerla en gajos en el desayuno o como colación.
  • Otra fuente económica de vitamina C es la guayaba. 
  • Considera opciones poco socorridas como los zapotes o las tunas, llenas de nutrientes, así como la piña y la manzana.