Adicciones legales, entérate cuáles son y cómo prevenirlas

El concepto de adicción se encuentra estrechamente ligado a sustancias prohibidas por la ley como las drogas duras y otros compuestos regulados para cierto público, sin embargo, existen muchos otros productos que pueden generar adicciones y que están al alcance de toda la población.

Cuando hablamos de adicciones legales nos referimos a todas aquellas sustancias o conductas vigiladas por el Estado cuyo abuso puede generar consecuencias negativas en la salud física o emocional de quien las consume y de las personas en su entorno.

Las sustancias que generan adicciones suelen ser introducidas en el organismo ya sea de forma oral o inhalándose, posteriormente actúan sobre el sistema nervioso central y provocan cambios que afectan a la percepción, al estado de ánimo o a la  conducta. 

Aunque se cree que solo las drogas prohibidas por la ley son capaces de generar dependencia, existen componentes químicos de uso común que también son adictivos y su abuso puede crear necesidades que den origen a otras alteraciones.

Kalid Karen Rogel Torres, Supervisora Clínica de Comunidad Sinaí, señala que a pesar del prejuicio que existe sobre el consumo de drogas prohibidas por la ley, el alcoholismo y el tabaquismo son problemáticas que deben ser reguladas con mayor vigor puesto que son sustancias de fácil acceso, principalmente para menores de edad y pueden convertirse en una puerta de iniciación para otro tipo de drogas como la marihuana o los productos sintéticos.

Estos son algunos productos legales que pueden generar adicción:

Alcohol

En México la venta y consumo de bebidas alcohólicas está prohibida para menores de edad, sin embargo, el fácil acceso a ellos, propician que la dependencia del alcohol sea uno de los grandes problemas de salud en el país. El alcoholismo se caracteriza por la necesidad imperiosa de beber alcohol y la incapacidad de poner un límite en el ritmo y cantidad de bebida.
“La sustancia adictiva más común es el alcohol, porque también existe una tradición en la que se asocia la diversión con su consumo, incluso se hereda de una generación a otra y muy pocas personas son capaces de aceptar que son dependientes de ella” señala la Supervisora Clínica de Comunidad Sinaí.

Nicotina

Rogel Torres señala que el tabaquismo es uno de los problemas que se deben atender de forma más efectiva en materia de salud. Este producto regulado, comparte, abre la puerta al consumo de drogas duras que pueden afectar severamente el sistema nervioso de los consumidores.
Según la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, en 2019 murieron 60 mil personas en México debido a problemáticas relacionadas con el tabaquismo.
“Ahora están muy de moda los cigarrillos electrónicos que tienen sabores, con ese tipo de productos hay que tener cuidado porque son el gancho para otras sustancias más peligrosas”, añade la psicóloga.

Azúcar

La Secretaria de Salud en México señala que los mexicanos consumen 4 veces más azúcar que las porciones que recomienda la OMS.  Expertos afirman que el azúcar tiene un alto potencial adictivo ya que causa la liberación de opioides y dopaminas en el cerebro, químicos que brindan una sensación de felicidad, pero cuyo efecto dura muy poco. El azúcar refinado es el principal culpable de la obesidad, enfermedades como la diabetes y alteraciones neurocelulares, así como de la reducción de la esperanza de vida de la población.
“Los niños son las víctimas principales de este tipo de adicción, que en muchos casos es fomentada por los padres, quienes ignoran las propiedades negativas del azúcar”, comenta la especialista.

Cafeína

Está presente en un sinfín de bebidas como café, malteadas y refrescos, así como en algunos fármacos. Se tiene la idea de que es inofensiva, pero la cafeína es un estimulante natural que pertenece a la familia de los alcaloides. El abuso en el consumo de cafeína debilita las glándulas suprarrenales, agota varios nutrientes vitales e interfiere con el equilibrio hormonal, dando origen a cuadros de insomnio, nerviosismo, ansiedad y problemas gastrointestinales. También puede causar palpitaciones.
“Se debe poner mucho ojo en este tipo de productos ya que no se encuentran regulados de manera efectiva y tienen un impacto muy significativo en el ritmo de vida y los procesos cotidianos de las personas”,  dice al respecto Rogel Torres.

Ludopatía

“Los casos de adicción al juego pueden ser más complejos que el abuso de sustancias, ya que se habla de procesos neurológicos internos que se tratan de manera diferente”, expresa la psicóloga.
La ludopatía es considerada un trastorno grave, ya que las apuestas pueden estimular los sistemas cerebrales de recompensa al igual que las drogas.
“Es recomendable la terapia y, en la mayoría de los casos, una medicación que regule el impulso de apostar”, puntualiza la especialista.

Atención y prevención

La supervisora de Comunidad Sinaí señala que la atención en casos de adicción se da a través de un sistema de evaluación que da lugar a un proceso de desintoxicación que dura de 14 a 21 días, seguido por terapia conductual y un control de medicación para reducir el estrés y la ansiedad.

Mantener la mente ocupada en actividades y pasatiempos como el deporte es la mejor forma de prevenir estas adicciones silenciosas.
“Yo siempre recomiendo el deporte porque es la mejor forma de quitar el estrés, que es el detonante principal de cualquier adicción”; comparte Rogel Torres.
Las actividades artísticas como la danza, el canto y la pintura también son recomendadas por expertos, debido al estímulo emocional que generan en pacientes con adicciones.
La terapia, explica Rogel Torres, es un proceso constante de introspección que ayuda a vigilar lo que va bien y los puntos de mejora en la vida de las personas. Por eso es recomendable, en cualquiera de estos casos, acudir con expertos en psicología que indiquen el mejor tratamiento.