De Regreso a las Aulas

Después de más de un año de clases a distancia, las aulas se preparan para reabrir sus puertas a la comunidad educativa. ¿Cómo hacer que este regreso a la escuela sea seguro? 

Mexicanos Primero, organización que promueve y defiende el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, publicó una serie de medidas necesarias para reducir los riesgos sanitarios y educativos en la vuelta a clases presenciales.  

David Calderón, presidente ejecutivo de Mexicanos Primero, advierte que será complicado que en el corto plazo haya un regreso presencial que signifique tener las mismas prácticas que teníamos hace un año y medio. 

No obstante, la organización refiere que se puede iniciar una ruta de acción que permita paulatinamente reconstruir las comunidades de aprendizaje que necesita el alumnado y que genere confianza en las familias y escuelas. 

Calderón señala que con responsabilidad y cuidado de los adultos, los niños y niñas deben regresar a ocupar los patios, las aulas, los campos de juego para continuar con sus infancias que, en cierto sentido, se interrumpieron en marzo del 2020. 

Para un regreso a clases exitoso, indica Mexicanos Primero en su documento, es importante que los planteles cumplan con las condiciones necesarias para garantizar seguridad: con los maestros vacunados, aquellos que sean parte de grupos de riesgo deberán seguir en casa y el aprendizaje presencial tendrá que combinarse con el modelo a distancia.

Las escuelas, señala la agrupación, tendrán que estar vinculadas con los centros de salud y cumplir con las condiciones para recibir al alumnado: espacios ventilados, clases en áreas exteriores, horarios escalonados y grupos pequeños que puedan alternarse.

“Hay dos aspectos que son claves para romper la cadena de contagios. Por una parte las escuelas deben tener acceso y un flujo constante de agua para mantener la higiene de los estudiantes y maestros. También es importante contar con espacios al aire libre dentro o fuera de la escuela para poder utilizar adecuadamente el distanciamiento social”, destaca Calderón.

Es esencial también que cuenten con materiales de protección y sanitización, es decir, desinfectantes, cubrebocas, termómetros y oxímetros; y, por último, controlar entradas y salidas de los alumnos, así como las condiciones del transporte que utilicen.

Además, agrega el documento, deberá ponerse el aprendizaje socioemocional en la agenda de la reapertura. 

Las familias, por su parte, también tendrán que hacer su parte y enseñar a los niños a vivir esta nueva normalidad con responsabilidad.

“La ausencia de las aulas fue una medida emergente; el regreso escalonado -que vuelvan aunque sea solamente una o dos jornadas por semana al inicio- es también ya una medida urgente”. 

David Calderón, presidente ejecutivo de Mexicanos Primero.

Regreso a clases

Todo regreso a clases es una experiencia especial. Lo es para el infante que por primera vez acude a la escuela, pero también para el niño o joven que añora reunirse con sus amigos después de unas vacaciones. 

Ningún regreso a clases, sin embargo, es como el de este 2021. La mayoría de los niños y jóvenes han estado aislados desde cuando menos marzo del 2020. El acercamiento de hoy puede ser, por lo tanto, más intenso y emocional. 

La educación a distancia a la que obligó la pandemia tiene indudables virtudes, pero también defectos. La idea de que es una manera fácil de estudiar es falsa o al menos exagerada. Estudiar a distancia puede ser mejor para estudiantes muy motivados, que aprovechen cada momento de instrucción y se beneficien de la flexibilidad en los tiempos, pero en muchos casos es peor porque los alumnos no se sienten motivados y tienen una menor retroalimentación de los maestros. Quizá el peor problema de la educación a distancia, sin embargo, es la falta de socialización con los compañeros, la cual ha demostrado ser una de las grandes fortalezas de la escuela tradicional. 

Esa socialización se puede dar nuevamente a partir de este regreso a clases. Sus consecuencias para el bienestar educativo y afectivo de millones de niños pueden ser muy positivas. Quizá por eso se espera con tanta ansia el regreso a clases.