Las mejores técnicas para mantener tus pulmones en forma

Al tener unos pulmones fuertes, estarás mejor preparado para enfrentar este virus y cualquier otra enfermedad respiratoria.

Hay ejercicios muy sencillos dirigidos a fortalecerlos que puedes realizar en casa. Además, la respiración controlada también te ayudará a disminuir la frecuencia cardiaca, estabilizar tu presión sanguínea y reducir la ansiedad.

  1. Ejercicio regular. La mejor forma de darle fuerza a tus pulmones es la actividad física. Con la edad, las personas van perdiendo fortaleza pulmonar, pero el ejercicio ayuda a frenar el deterioro de los pulmones y a mejorar su funcionamiento. Todo lo que haga que tu respiración se acelere es un ejercicio pulmonar, lo importante es que sea constante. Haz al menos 20 minutos de caminata rápida, bicicleta, natación o el deporte de tu preferencia de 3 a 4 veces por semana.
  1. Respiraciones profundas. Ayudan a que el aire llegue a lo más profundo de los pulmones y se eliminen secreciones o contaminantes. Sólo inhala lenta y profundamente por la nariz haciendo que tu abdomen se infle, pero no tu pecho, mantén el aire por 2-3 segundos y exhala completamente por la boca. Realiza 10 repeticiones en 3 series, descansa un minuto entre cada serie y oblígate a toser para eliminar las secreciones.
  1. Abre el tórax. Sentado y con las manos enlazadas, levanta los brazos lo más alto que puedas. Mientras, inhala por la nariz y estírate. Baja lentamente los brazos y al mismo tiempo exhala. Haz 4 series de 10 repeticiones, descansando un minuto entre cada serie. Esto ayuda a elevar la oxigenación en todo tu cuerpo
  1. Soplando. Para mover secreciones que puedan estar en la parte profunda de tus pulmones, utiliza una botella con agua y un popote. Sopla por el popote haciendo burbujas con el agua durante cinco minutos dos veces al día. Al final, oblígate a toser.

La botella debe estar llena hasta la mitad con agua y el popote debe estar mínimo tres centímetros dentro del agua.

  1. Acostado. Colócate en la cama sobre tu costado, flexiona las rodillas y llévalas hacia tu abdomen. Flexiona el brazo que queda pegado a la cama y extiende sobre tu costado el brazo que queda libre. Toma aire por la nariz mientras elevas el brazo libre hasta tu cabeza y exhala por la boca despacio mientras vuelves a bajar el brazo, repite de 5 a 10 veces de cada lado. 

Recuerda que hoy más que nunca, la salud de tus pulmones es primordial. Cuídalos, ellos son los encargados de llevar oxígeno a todas las células de tu cuerpo.

Tú, relax

Poner atención a tu respiración es un remedio natural para estar sano y relajado

Lo primero que hacemos al nacer es inhalar, y al final de nuestra vida nos despedimos de ella exhalando… Así de importante es la respiración.

Y no sólo nos mantiene en pie gracias a que activa la circulación del aire a los pulmones y ayuda a asimilar el oxígeno que nutre nuestras células, también sirve para relajarnos.

Las distracciones mentales y la mala organización del tiempo estresan al cuerpo y afectan nuestra salud física y mental. Así que respirar es uno de los antídotos naturales para contrarrestar el estrés de todos los días, y también es la base del yoga, disciplina que tiene más de 5 mil años y que nació en Oriente, concretamente en India.

“Siempre le damos prioridad a otras cosas antes que a nosotros y el yoga basado en la respiración es el ‘pegamento’ entre el cuerpo y la mente”, explica Elis Regina, maestra de yoga.

Justamente esta palabra proviene de “jug”, término del sánscrito que se traduce como unir y conectar. Algo tan sencillo como hacer consciente la respiración es uno de los “deportes” más beneficiosos que tenemos, sólo falta que lo practiquemos conscientemente todos los días.

Para lograrlo aquí te van algunos consejos que te servirán para que relajarte y mejorar tu calidad de vida:

-Lo de contar hasta 10 no es tan erróneo, pues mientras se cuenta la respuesta natural de tu sistema nervioso de relajarte entra en acción. 

“Cuando no nos damos tiempos de calma para estar en silencio mental, esta respuesta no encuentra espacio, y por eso vivimos en un estrés constante agudo, que puede convertirse en crónico y enfermarte”, dice la experta en esta práctica.

“Mientras cuentas hasta 10, ves que tienes que parar, y si procuras con tu mente poner atención a tu respiración, el éxito es más grande”.

-Una sugerencia para tener conciencia de nuestra respiración es poner en el celular una alarma cada 3 horas y cuando suene, sin dejar la actividad que estés haciendo, respira profunda y lentamente entre 30 segundos y 1 minuto; si no quieres usar el teléfono, pega un papel en tu cocina o en tu lugar de trabajo que te recuerde el ejercicio.

“Hay yoga para todos, hasta para los niños, y todas buscan que exista equilibrio entre el movimiento y la respiración. Y justo en el caso de los niños, les ayuda a ser más conscientes de su presente, y no engancharse con el estrés de los adultos”.

-Deja que los pequeños jueguen con burbujas de jabón, pues esta actividad los lleva a respirar de forma adecuada.

-Otro juego es hacer carrerillas con bolitas de algodón, los obliga a inhalar y exhalar con armonía en cada soplo.

Así que ya sabes, si te quieres relajar, sólo respira profundamente.