Despídete de esos ‘kilos pandémicos’ con un plan sano

Se dice que las penas con pan son menos. O lo que es lo mismo, el estrés, la ansiedad y la depresión nos llevan, a menudo, a buscar alivio en la comida. Y mientras menos nutritiva sea, mayor es el confort que producen.

La pandemia y sus distintas etapas ha generado diversos sentimientos: angustia, tristeza, soledad, incertidumbre… Y muchas personas han buscado contrarrestarlas con abundantes comilonas ricas en azúcares y grasas saturadas. Y para empeorar el cuadro, la inactividad aumentó exponencialmente: 

Esos malos hábitos que se intensificaron con el encierro llegaron para quedarse y nos han dejado, por supuesto, algunos kilos de más.

Si eres de los que subió de 3 a 5 kilos y ya no les cierra el pantalón ni el botón de la camisa, la nutrióloga Conie Arellano Salazar, presidenta del Colegio de Médicos Cirujanos y Profesionales en Nutriología y Obesidad AC tiene algunas recomendaciones para ti. 

El objetivo es recuperar tu peso con hábitos saludables que puedas incorporar a tu vida diaria partiendo de cuatro aspectos básicos: alimentación, hidratación, ejercicio y descanso.

ALIMÉNTATE BIEN

  • Evita el consumo de pan dulce, pasteles, galletas, así como alimentos fritos y empanizados.
  • Incluye en tu alimentación diaria mínimo una taza de vegetales crudos o cocidos en el desayuno, dos tazas en la comida y otra taza en la cena.
  • Aumenta el consumo diario de frutas frescas de temporada, de preferencia, mezcla frutas de diferentes colores.
  • Modifica tu consumo de carnes, reduce tu ingesta de carne roja y opta por las carnes blancas como pollo, atún y pescados, que ofrecen más proteína y menos grasa. 
  • Cocina tus alimentos al vapor, a la plancha, al horno o hervidos, evita freírlos o empanizarlos.
  • Sigue las leyes de la alimentación, debe ser: variada, completa, equilibrada e inocua (es decir, sin riesgo significativo para la salud). 
  • Compra frutas y verduras frescas y de temporada.

HIDRÁTATE

  • Evita los refrescos, aguas de sabor embotelladas y jugos de caja, ya que contienen saborizantes artificiales y conservadores. 
  • Ingiere 2 litros de agua natural o de aguas de frutas naturales, si deseas endulzarlas elige hacerlo con azúcar morena, mascabado o de caña de azúcar.

EJERCÍTATE

  • Lo ideal si se busca bajar de peso es hacer ejercicio mínimo una hora al día. 
  • Hazlo de manera gradual, no busques correr el primer día.
  • Inicia con una caminata a paso rápido, recuerda hacer calentamientos previos y estiramientos al finalizar. 
  • Dosifica tu tiempo, en una hora puedes realizar ejercicio aeróbico y anaeróbico como pesas, puedes apoyarte de un instructor para una rutina. 

DESCANSA

  • Procura dormir de 7 a 8 horas por noche. El sueño es importante para el buen funcionamiento del organismo.
  • Fomenta una buena higiene del sueño manteniendo un horario para dormir y despertar.

Recuerda que ante cualquier problema que detectes en tu salud es importante que acudir con tu médico de cabecera para una valoración.

Cubrebocas: mitos y consejos sobre su uso

Antes de salir de la casa hay que agarrar las llaves, el celular y el cubrebocas. Y es que este último hoy se convirtió en un accesorio imprescindible, que se debe utilizar en todo momento para evitar contagios de Covid-19.

Cabe destacar que algo tan simple como un cubrebocas debe de ser elegido sabiamente ya que se encuentra dentro del grupo de los artículos de higiene y cuidado personal. Esto quiere decir que debe cumplir con ciertas características básicas. 

El uso de cubrebocas se convirtió en un elemento más del cuidado personal de todas las personas. Si bien ya pasó más de un año desde que fue introducido en la vida de todos, todavía no queda del todo claro su correcto uso.

  1. Lávate las manos antes de colocarte el cubrebocas. También antes y después de quitártelo. 
  1. Tiene que cubrir por completo la nariz, la boca y el mentón.
  1. Cuando te la saques en un lugar público, no la apoyes en cualquier superficie. Guárdala en una bolsita de plástico hasta que te la tengas que volver a poner.
  1. Si se trata de un cubrebocas de tela, lávalo todos los días antes de ir a dormir. En el caso de ser una mascarilla médica, deberás tirarla en un bote de basura. 

Tipos de cubrebocas 

Suele haber confusión sobre los distintos tipos de mascarillas que se pueden conseguir. La realidad es que disten dos grandes grupos, que son los siguientes: 

  • Cubrebocas higiénicos: se trata de las mascarillas de tela. Estos se pueden conseguir en todos lados, incluso se pueden armar en casa. Lo único que hay que tener en cuenta es que se recomienda que cuenten con tres capas:
  • Una capa interna de un material absorbente, como puede ser el algodón.
  • Una capa intermedia de un material no tejido, para que sirva como barrera.
  • Una capa exterior de un material no absorbente, para que sirva como protector.
  • Cubrebocas médicos: estos son más costosos debido a que hay muy poca disponibilidad en todo el mundo debido a la pandemia en curso. Su uso se recomienda exclusivamente para el personal de salud y para personas que tienen enfermedades preexistentes.

Mitos más comunes sobre el cubrebocas

Existen algunos mitos en torno a la mascarilla que muchas veces generan desinformación. Es importante conocer cuáles son y la verdad detrás de estos. 

1. No permiten respirar bien 

Los cubrebocas están confeccionados con telas livianas que facilitan la respiración. Esto quiere decir que el cuerpo va a recibir el oxígeno que necesita sin ningún tipo de complicación. 

2. Los cubrebocas atrapan el dióxido de carbono que expulsamos cuando respiramos 

Muchas personas creen que es posible intoxicarse con dióxido de carbono si se usa la mascarilla por periodos prolongados. Pero nada más alejado que eso, las partículas de dióxido de carbono son tan pequeñas que es imposible que queden atrapadas dentro de las telas transpirables. 

3. Debilitan el sistema inmunológico 

¡No! El uso de cubrebocas no afecta el sistema inmunológico. Solamente sirve para disminuir al máximo las probabilidades de contagiarse de Covid-19. 

4. Se tiene que usar a la hora de correr 

Tanto al momento de correr como de hacer cualquier otro ejercicio, lo que se recomienda es no usar tapabocas. Lo que sí es crucial es respetar la sana distancia con el resto de los deportistas. 

¿Por qué no se debe usar? Al realizar actividad física el requerimiento de oxígeno aumenta y el cubrebocas dificulta la capacidad para respirar. Además, con el sudor la tela se moja y se crea un clima ideal para la reproducción de microorganismos. 

Siempre lleva uno de más 

Recuerda siempre llevar un cubrebocas de más en caso de que sea necesario. Lo más práctico es dejar siempre uno en la bolsa y otro en el coche. De esta manera, estarás cubierto en todo momento.

Cuidado personal: ¿Cómo siguen durante la pandemia?

Ya pasó poco más de un año desde que la pandemia mundial del Covid-19 llegó para cambiar la vida de todos rotundamente. Y es que a través de todo este tiempo, las recomendaciones sobre el cuidado personal han ido transformándose y evolucionando. 

Sin embargo, hay nuevos hábitos del cuidado personal que llegaron para quedarse. Aquí te contamos algunos de ellos y cómo llevarlos a cabo. ¡Apunta!

Cuidados que hay que tener todo el tiempo 

El uso de productos de higiene personal que pueden evitar contagios tales como el gel antibacterial, ya forman parte de la vida de todos. Si bien la mayoría de las personas ya los tienen incorporados en sus rutinas, nunca está de más recordarlos: 

  • Hay que lavarse las manos con agua y jabón al llegar a un lugar. Si no puedes, utiliza alcohol en gel para desinfectar tus palmas o una toallita desinfectante. 
  • Estornudo de etiqueta: al toser o estornudar, utiliza en ángulo interno del brazo, de esta forma se evitan más contagios. 
  • Hay que mantener siempre ventilados todos los lugares que se comparten con otras personas. 
  • Respetar la sana distancia con las personas en los lugares públicos. 
  • Evitar los lugares cerrados. 
  • Usar todo el tiempo mascarilla. Esta tiene que ir desde abajo de la pera hasta encima de la nariz.

Precauciones que hay que tener en las oficinas

Poco a poco, algunas empresas y oficinas han solicitado a sus empleados comenzar a trabajar de manera presencial. La buena noticia es que no hay que tener miedo de salir a la calle, solamente se tienen que implementar nuevos cuidados a la hora de relacionarse en lugares cerrados.

Lo primero que hay que hacer es tomarse el tiempo de rediseñar el espacio de trabajo. Los escritorios deben de estar más alejados para que todos cumplan con la sana distancia. 

Además es importante el uso obligatorio del tapabocas en todo momento; solamente hay que correrlo al momento de comer o en situaciones en las que resulte necesario. Esto viene de la mano del siguiente punto: evitar los lugares concurridos, como la zona de la cocina o el comedor. Lo mejor, si pueden, es que cada uno coma en su espacio de trabajo. Esto les va a permitir sacarse el cubrebocas sin problema.

En cuanto a las áreas de uso común es indispensable tomarse el tiempo de estarlas desinfectando constantemente. Sobre todo las mesas, puertas y los enchufes; además de los teclados, mouse y computadoras. Para eso tienes que tener siempre a tu alcance alcohol en gel y toallitas desinfectantes. 

La clave está en mantener ventilado el espacio

En épocas en las cuales las temperaturas son extremas, ya sea en verano o invierno, es difícil mantener los lugares ventilados. Sobre todo porque uno preferiría prender el aire acondicionado para lograr la temperatura deseada.

En estos casos, lo que se tiene que hacer es mantener al menos dos ventanas abiertas para que el aire esté en constante circulación. La clave está en que las dos aberturas se encuentren en lugares opuestos para lograr el flujo de aire. De esta manera, se reduce en casi un 90% la posibilidad de contagios.

¡No hay que volverse locos!

Esta es la nueva normalidad que nos toca vivir. No es necesario volverse loco, ni ser extremista. Solamente hace falta cumplir las medidas aconsejadas para evitar la propagación del virus. 

En definitiva, se trata de nuevos hábitos que debemos de incorporar a nuestras vidas y acostumbrarnos a que esta será la ‘nueva normalidad’ por al menos un tiempo más.

Prevención en casa: qué no puede faltar en el botiquín de tu hogar

La prevención en casa es fundamental a la hora de enfrentar accidentes cotidianos, desde una pequeña cortada hasta un fuerte dolor de cabeza. Es por esta razón que es necesario contar con un botiquín completo que tenga múltiples elementos para afrontar las emergencias. 

Además de curitas, aspirinas y merthiolate, todo botiquín completo cuenta con los insumos para continuar las medidas de cuidados contra el Covid-19; cabe destacar que la prevención en casa es fundamental para reducir al máximo la posibilidad de contagios.

¿Qué es lo que debe tener un botiquín?

Es importante tener una lista de las cosas que los botiquines de todas las casas deberían tener, como medicinas para algún tratamiento específico: acidez, fiebre, inflamación, dolor, termómetro, guantes, antiséptico, algodón, tijeras, cinta adhesiva, gasas, yodo, cubrebocas, vendas elásticas, curitas, bolsa para agua caliente, jabón antibacterial y pinzas pequeñas.

Además de los insumos previamente mencionados, siempre se pueden agregar aparatos médicos; todo dependerá de lo que consideres que sea necesario para tu casa 

Por lo general, un botiquín de primeros auxilios completo debería contener: 

  • Manual de primeros auxilios actualizado. 
  • Listado con teléfonos de emergencias.
  • Gasa estéril.
  • Curitas de diferentes tamaños.
  • Cinta adhesiva de uso médico.  
  • Venda elástica.
  • Férula o tablilla.
  • Toallitas desinfectantes.
  • Jabón neutro.
  • Pomada antibiótica.
  • Agua oxigenada. 
  • Crema o pomada de hidrocortisona (al 1%).
  • Paracetamol.
  • Ibuprofeno.
  • Pinzas. 
  • Unas tijeras afiladas.
  • Algunos alfileres de seguridad. 
  • Bolsas de frío instantáneo.  
  • Loción de calamina.
  • Alcohol de uso médico.
  • Un termómetro digital. 
  • Un kit de preservación dental.
  • Unos guantes de plástico que no contengan látex.
  • Una  linterna.
  • Una sábana.
  • Y una mascarilla de RCP (reanimación cardiopulmonar) la cual puede ser adquirida en su sede local de la Cruz Roja.

Adáptalo según tus necesidades

La realidad es que muy pocas veces se cuenta con un botiquín mega completo. Principalmente porque siempre se piensa que no va a ser necesario. 

Lo que se recomienda es al menos armar una pequeña cajita o bolsa con las cosas necesarias según cada hogar. Por ejemplo, en una casa en la que haya pequeños se deberán tener medicinas para niños, alguna pomada para los raspones y curitas de sus personajes favoritos. Mientas que si hay gente mayor habrá que enfocarse en los medicamentos que suelen utilizar. 

Cuidados que debe tener un botiquín de primeros auxilios

Cada seis meses hay que tomarse el tiempo necesario para revisar si el botiquín se encuentra completo y checar si las medicinas ya caducaron. Esto te permitirá estar siempre preparado.

¿Es lo mismo un botiquín que una maleta de vida? 

¡No es lo mismo! Una maleta de vida es una mochila que está preparada para sobrevivir durante 72 horas en caso de emergencia, como un desastre natural. Es importante que sea una mochila que vaya en los hombros para siempre tener las manos libres. Además, debe de ser impermeable y tener costuras reforzadas para resistir movimientos bruscos y el peso de las cosas.

En su interior, tiene que estar equipada con agua embotellada, kit básico de primeros auxilios, comida enlatada, galletas empaquetadas, barras energéticas, linterna, encendedor, navaja, silbato y un papel con los números más importantes de tu familia. En el caso de que tengas un bebé es importante llevar pañales, fórmula, papillas y biberones.

Lo ideal también es sumar un cambio de ropa para utilizarlo en caso de que sea necesario. Así como unos tenis o calzado cómodo.

La idea de este tipo de mochilas es tener todo lo necesario para sobrevivir durante las primeras horas. Siempre pensando que una vez transcurridas las 72 horas, se recibirá ayuda por parte de las autoridades o servicios de emergencia.

Sillones reclinables y postura: así trabajan sobre tu espalda

Después de terminar un día ajetreado, no hay mejor sensación que llegar a la casa y relajarse. Los sillones reclinables son un elemento clave en esta ecuación, ya que brindan el soporte que tu espalda y cuello necesitan para relajarse.

Si pasas mucho tiempo sentado en una silla de oficina es muy probable que tu postura no sea la ideal. Esto repercute directamente en tu cuerpo generando agotamiento y dolores corporales. Frente a esto, descansar 15 minutos recostado sobre los sillones reclinables puede resultar la solución para combatirlos. 

7 beneficios de usar sillones reclinables 

Los sillones reclinables resultan ser una excelente opción para decorar la sala de la casa, ya que se pueden encontrar distintos modelos y diseños que se complementan muy bien con los diferentes estilos de las casas. 

Sin embargo, tienes que saber que además ofrecen otros beneficios poco conocidos. Aquí algunos de ellos: 

1. Resultan ser una excelente opción para la gente mayor y las embarazadas

Las sillas comunes muchas veces resultan incómodas para las personas que tienen la movilidad reducida, ya sea por la edad, un embarazo o algún dolor. 

Este tipo de silla permite estar sentado durante tiempos prolongados sin sentir molestias. 

2. Ayudan a aliviar el estrés 

La postura que ofrecen los sillones reclinables es ideal para relajar todo el cuerpo y liberar el estrés. Tienen la postura que el cuerpo naturalmente busca cuando quiere liberar un poco de energía. 

3. Corrigen la postura 

Brindan el soporte que el cuerpo necesita, poniendo énfasis en las áreas que requieren de mayor contención. 

4. Mejoran la circulación del cuerpo 

Lo ideal todos los días es elevar un poco los pies para ayudar a la circulación de la sangre; sobre todo después de pasar muchas horas sentado o parado. Los reclinables proporcionan la posición adecuada para que el flujo sanguíneo vuelva a la normalidad. 

5. Alivian los dolores crónicos

Las personas que sufren de dolores crónicos se ven favorecidas con estos sillones, ya que gracias a la postura en la que descansan sus cuerpos logran aliviar las dolencias. 

6. Una opción para recibir invitados 

Quizás para muchos no resulte una alternativa, pero los sillones reclinables son tan cómodos que se puede dormir en ellos. Por eso son ideales para los días en que caen invitados de imprevisto a dormir. 

7. Una pieza de decoración 

Además de todos los beneficios que los reclinables tienen sobre el cuerpo, resultan ser una pieza clave a la hora de decorar una sala de estar o una recámara. 

Los diseños han evolucionado a través de los años y hoy en día pueden transformarse en la pieza estrella de un espacio. Todo depende del modelo y el color que elijas. 

¡No son todos iguales! 

Al igual que en los sillones comunes, existe una gran variedad de modelos. Todos cambian en materia de formas y estilos. Checa las opciones más compradas: 

  • Silla mecedora 

Este tipo de modelos se asocia a los abuelos y a las mujeres lactantes. Su diseño, como su nombre lo indica, está pensado para que la persona se pueda mecer y de esa manera relajarse. 

  • Sillones masajeadores 

Masajean y emiten calor en zonas claves, sobre todo en las partes que el cuerpo más se tensiona, tales como la cintura, el cuello y la espalda. 

Esta alternativa es una de las más buscadas pero tiene una desventaja: suelen ser bastante costosos. Todo depende de la cantidad de funciones que ofrezcan y el diseño.

  • Sillones elevadores 

Están pensados para las personas que les cuesta agacharse. Cuentan con un sistema que levanta el sillón para acompañar el movimiento de la persona hasta sentarse. Después, el resto funciona como un sillón reclinable común y corriente.

¿Qué efectos tiene el calor en tu cuerpo? Descúbrelo y cuídate

El calor del verano es perfecto para ir a la playa o darse un chapuzón en una alberca, pero como eso no es todo los días, las altas temperaturas se pueden volver bastante incómodas o incluso peligrosas para tu salud. Por eso es importante que, ante el calor, tomes precauciones para disfrutar del verano y cuidar de ti y de tu familia. ¡Toma nota! 

¿Qué pasa en el cuerpo con el calor? 

Las altas temperaturas, pueden provocar insolaciones, golpes de calor, quemaduras y en casos extremos, hasta agravar algunas enfermedades. En los bebés o niños pequeños es frecuente la dermatitis por calor, que se produce por la obstrucción de los conductos de las glándulas sudoríparas y eso hace que aparezcan granitos. En los adultos, se incrementa la retención de líquidos, sobre todo en las piernas, como consecuencia de la vasodilatación: la pérdida de sales y agua que conlleva la sudoración puede ser la causa de calambres y contracturas musculares dolorosas; y puede darnos un golpe de calor si pasamos mucho tiempo expuestos a altas temperaturas. Pero, ¿cómo cuidarse de todos estos efectos adversos del calor? Aquí tienes algunos consejos. 

Usa ropa fresca

La moda de playa es genial para el verano, pero cuando se está en la ciudad muchas veces no es posible usarla y la ropa normal se puede convertir en algo desesperante. Por eso la sugerencia es utilizar prendas holgadas para que el calor entre y salga fácilmente. Procura también que sea ropa de colores claros, ya que éstos repelen el calor. También es recomendable complementar tu outfit con algo que te proteja de los rayos del sol, como  paraguas, sombreros, lentes de sol o gorras, éstos además de cuidarte del sol, te dan un toque de estilo extra. 

¡Cuidado con la comida! 

Las altas temperaturas frecuentemente se vuelven enemigos de la comida, ya que el calor suele ser un factor muy común para la descomposición de los alimentos, generando problemas estomacales o hasta intoxicaciones. Por eso, antes de ingerir cualquier alimento, procura que esté en buenas condiciones, especialmente el pollo, una comida que se ve afectada muy rápidamente por el calor si no está en condiciones adecuadas. De preferencia, come en casa y no en la calle.

¡Agua, mucha agua! 

Por supuesto, la recomendación por excelencia ante el alza de temperaturas es tomar bastante agua y si haces deporte, de preferencia suero. Además, evitar bebidas alcohólicas o con cafeína. Si vas a ejercitarte en el calor, lleva tu hielera con suero o agua fresca contigo, y toma sorbos durante tu sesión de entrenamiento y considera traer una toalla húmeda envuelta en hielo para refrescarte. Recuerda: no esperes a estar sediento para beber líquidos. Para una buena salud, es primordial tomar al menos 2 litros de agua diariamente.

Protege tu piel del sol 

Tu piel es para toda la vida, por lo tanto, debes cuidarla como se merece. Considera que al exponernos al sol somos más propensos a quemaduras. Las las arrugas, manchas, y cáncer de piel también son todos resultados de no darle el cuidado necesario al órgano más grande de nuestro cuerpo. Por lo tanto, evita el calor del mediodía y siempre usa protector solar. Recuerda que las horas pico del calor y de mayor radiación son entre las 11 de la mañana a las 3 de la tarde. Elige las primeras horas del día para llevar a cabo tus actividades al aire libre.

La importancia de una buena salud visual

Siempre se le presta atención a la alimentación, el ejercicio y a mantener la mente tranquila pero no se suele dar la importancia necesaria a la salud visual. 

Los ojos son uno de los órganos más complejos y delicados de nuestro cuerpo, por lo que requieren del cuidado necesario para que funcionen correctamente. Por esta razón es que se recomienda al menos una revisión oftalmológica al año para mantener una buena salud visual.

En qué consiste la salud visual 

Para tener una buena salud visual es necesario incorporar buenos hábitos a la rutina diaria que van desde consumir los nutrientes necesarios, hasta la correcta hidratación de los ojos. 

Lo primero que hay que hacer es tener la precaución de incluir en la dieta diaria alimentos que aporten vitaminas A, C y E, minerales como el zinc y el selenio o los ácidos Omega 3. Todos estos nutrientes ayudan a prevenir el envejecimiento de los ojos y a fortalecer las retinas. 

Por otro lado, al igual que se mantiene la piel con cremas o emulsiones, se deben de incorporar gotas que hidraten los ojos. Sobre todo, cuando se pasan muchas horas frente a pantallas. Además, es fundamental ingerir la cantidad de agua que el cuerpo necesita. 

Más allá de todo esto es necesario hacerse un examen oftalmológico al año, por más que sintamos que los ojos no están fallando. La razón es que, con el transcurso del tiempo, se pueden identificar otras problemáticas que se pueden estar desarrollando en otras partes del cuerpo. 

También sirve para verificar el estado de los vasos sanguíneos, los nervios, defectos de la vista y afecciones comunes como el glaucoma, la degeneración macular que se relaciona con la edad o las cataratas.

Hábitos para cuidar tus ojos 

Hay varios hábitos saludables que pueden ayudarte a tener una mejor salud visual. Y, a decir verdad, no son muy difíciles de implementar; solamente hay que incorporarlos a la rutina diaria. 

1. Usa lentes de sol todos los días cuando estés por largos periodos al aire libre sin importar si está soleado o nublado. Los rayos UV dañan los ojos poco a poco.

2. ¡Nunca te talles los ojos! Mucho menos si sientes que tienes una ‘basurita’. Esto puede lastimar tu retina, causando daños en la córnea y el nervio óptico.

3. Presta especial atención a la iluminación del lugar en donde trabajes. No tienes que forzar la vista. Lo ideal es incorporar lentes de descanso. 

4. Evita estar todo el día frente a las pantallas. Hoy en día la mayoría de las actividades se desarrollan frente a dispositivos electrónicos que fatigan la vista. Lo que se recomienda es salir a caminar o a tomar un poco de aire para dejar que los ojos descansen. 

5. Intenta usar lentes de contacto solo cuando sea necesario. Si estás en tu casa lo ideal es que uses anteojos con marco, así no expones a tus ojos a posibles infecciones y daños.

6. Descansa la vista durmiendo al menos ocho horas diarias. Si, al igual que el resto del cuerpo, los ojos necesitan descansar para reponerse.

Utiliza lentes de buena calidad 

Los lentes con aumento y los de sol son bastante costosos. Pero, la realidad, es que es importante gastar dinero en ellos porque esta inversión puede evitar daños en los ojos. 

Al momento de comprarlo, hay que prestar especial atención a la calidad de los vidrios: tienen que estar diseñados para reflectar los rayos y evitar que lastimen los ojos. Ya que, unos cristales de mala calidad, lo único que hacen es potenciar los efectos negativos que tiene la luz del sol y las ondas de las pantallas en la retina. 

Para comprar los lentes adecuados, se recomienda dirigirse a una óptica y consultar con un especialista cuáles son los indicados. Esta ayuda servirá para seleccionar el modelo correcto, teniendo en cuenta tus necesidades y las indicaciones brindadas por el oftalmólogo.

¿Impacta la talla en tu salud? Este movimiento dice que no

Por muchos años, el peso se ha relacionado directamente con la salud. Pero, ¿sabías que el peso o la talla de una persona no necesariamente definen la salud de alguien?

Desde el 2003 la Asociación para la Diversidad de Tamaño y Salud (ASDAH, por sus siglas en inglés) trabaja para promover la aceptación de la talla, acabar con la discriminación y el estigma del peso, además de reducir la obsesión cultural con la pérdida de peso y la delgadez.

La misión de esta asociación ha ido creciendo con los años, tomando cada vez más fuerza entre hombres y mujeres que han congeniado con esta idea de que vivir con salud nada tiene que ver con tener un peso determinado.

El movimiento Salud en Todas las Tallas está basado en evidencia científica y se enfoca en realzar la salud de una persona, relacionándola más con el autocuidado y los hábitos saludables, que con la talla. 

Quitar estigmas y poner luz hacia la importancia de vivir en cuerpos libres de enfermedades, que van de la desnutrición a la diabetes, es parte de lo que esta agrupación refuerza día a día, dando pelea a los síntomas de baja autoestima y a los peligrosos trastornos de la alimentación.

Lula González, nutrióloga certificada sobre los pilares de esta tendencia mundial, resalta dos puntos: el realce de la salud y el comer para el bienestar.

“Es fundamental hacer entender la importancia de que cada individuo tiene necesidades de nutrición diversas, por muchas razones (genética, acceso a los alimentos, creencias, etc.), y bajo esto la idea de unificar formas de alimentación y resultados es irreal y terriblemente irresponsable”, señala.

La palabra que la experta rescata de la filosofía de Salud en todas las tallas es “elegir” comportamientos que apoyen la salud en lugar de la pérdida de peso intencional. 

Las estadísticas, explica, marcan que en promedio se recupera más del 40 por ciento de lo perdido en pocos meses cuando se hacen dietas pensando exclusivamente en bajar de peso, pues no se realiza la interiorización por la que aboga esta teoría de vida.

“Y esto no es sólo dañino para el cuerpo, también puede incitar a los trastornos de la alimentación, la depresión y una mínima autoestima”, añade.

El propio lema lo resalta: Salud en Todas las Tallas busca sembrar un mensaje positivo, donde cuerpo, regímenes y hasta el ejercicio no se vean como una estructura generalizada, sino que sean una puerta de autoconocimiento, de aceptación y, especialmente, el camino para estar saludable bajo tus propias necesidades.

“No hay que glorificar o estigmatizar ninguna apariencia, y es un entender que me parece esta tendencia sigue impulsando para que el mensaje llegue a todos”.

Lula González

Así que ya sabes, si quieres mejorar tu salud quizá la báscula no sea el mejor indicador. Céntrate en tus hábitos, en comer sano y en realizar actividad física regular, eso definitivamente impactará en tu salud general mucho más que bajar unos cuantos kilos.

Más sobre el movimiento: asdah.org

Aprende a hacer meditación en casa con estos simples ejercicios

Al llegar a la casa, después de haber trabajado durante todo el día, se recomienda poner en práctica algunos ejercicios de meditación. ¿Por qué? Porque es una actividad que permite dejar todo el estrés atrás y el cansancio de lado, para disfrutar las horas que quedan del día. 

Sin lugar a dudas, la meditación es un hábito saludable que debería intentar incorporarse en la rutina diaria ya que, con sólo dedicar 15 o 20 minutos, el estado de ánimo cambia drásticamente. 

Tienes que saber que no necesitas ir a lugares costosos, ni contar con accesorios puntuales para poder relajarte. Aprovecha tu hogar para meditar, nada mejor que convertir tu propia casa en tu espacio de relajación. 

Preparar el ambiente

No existe la fórmula exacta para meditar. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertos aspectos para lograr una máxima concentración.

Lo más importante es encontrar el lugar adecuado, tiene que ser un espacio tranquilo, en donde no hayan interrupciones. 

Ya cuando estés en el lugar que consideres adecuado, antes de comenzar, recuerda que debes apagar todos los equipos electrónicos y poner en silencio el celular. Esto sirve para no distraerse, ni sufrir ningún tipo de intervención propia de la conectividad continua. 

Por último, para meditar correctamente, se recomienda buscar una posición en la que te sientas cómodo. Puede ser sentado o acostado, lo importante es que logres relajarte. 

5 ejercicios de meditación

Tal y como mencionamos anteriormente, incorporar ejercicios de meditación a tu vida cotidiana, te ayudará a mantener el eje equilibrado, sin importar la circunstancia. Esto es muy útil para superar momentos de crisis de forma pacífica y con fortaleza espiritual. 

1. La respiración es lo más importante 

En la meditación, la respiración es la puerta de entrada. Por esta razón, es crucial aprender a concentrarte mientras respiras.

Quizás parece algo sencillo pero, la mayoría de las personas cuando inician en el mundo de la meditación, no pueden concentrarse en la respiración, sin que se les crucen otros pensamientos por la mente. 

¿Cómo lograrás hacerlo? Con práctica. 

2. Analizar objetivamente tus pensamientos 

Una vez controlada la respiración, es momento de dar el siguiente paso. Es hora de permitir que ‘aparezcan’ en tu mente diversos pensamientos. No importa cuantos sean ni el significado, lo que hay que hacer con ellos es analizarlos objetivamente, convirtiéndote en un observador.

Esto te permitirá aislar una idea que circula en tu subconsciente, a fin de analizarla y resolverla. 

3. Visualiza cosas positivas

Una manera de hacer crecer la actitud positiva durante la meditación es visualizando imágenes. Éstas no tienen que ser de algo en particular o tener un significado concreto, simplemente te tienen que transmitir sensaciones buenas. Puede ser, por ejemplo, un recuerdo.  

4. Técnica del barrido corporal

Esta técnica es un ejercicio que se puede llevar a cabo tanto sentado, como parado. Lo importante es cerrar los ojos e ir concentrándose en cada parte del cuerpo, desde los pies hasta la cabeza.

Los barridos, al principio, duran tan solo unos pocos minutos porque suelen ser muy generales. Pero, la idea es que, con el correr del tiempo, puedas tomarte el tiempo de recorrer con tu mente cada centímetro de tu cuerpo. Esto te ayudará a detectar zonas con dolores o quizás que están contracturadas por el estrés. 

5. Meditación en movimiento 

Este ejercicio lo que propone es caminar enfocando tu atención en las sensaciones que se van produciendo en tu cuerpo. Hay que dejar que todo influya en el recorrido: la luz, los sonidos y las texturas.

Las ventajas de un tapete sanitizante. ¡Que las bacterias no entren a tu hogar!

De todas las prendas que llevamos puestas, los zapatos son los que están en mayor contacto con todo tipo de superficies y suelen ser uno de los elementos menos desinfectados. Por esta razón, tener sanitizante en la entrada es de suma importancia para poder mantener todos los espacios desinfectados. 

El tapete sanitizante evita que los gérmenes, virus y bacterias que se tienen en las suelas de los zapatos entren a los diferentes lugares. Hoy en día se podría decir que es un accesorio infaltable en todos los hogares y oficinas. 

¿Qué es un tapete sanitizante?

A simple vista un tapete sanitizante puede parecer un tapete común y corriente, pero la gran diferencia es que en su composición suelen tener diferentes alturas y, en algunos casos, charolas de diferentes materiales en donde se coloca una solución desinfectante. Este tipo de tapetes se deben de colocar en los ingresos de las casas, oficinas, en lugares muy concurridos o en lugares en donde se quiera  limitar la dispersión de contaminación y microbios.

Es importante que el tapete ocupe todo el lugar de entrada para asegurarse que todas las personas que pasen por el lugar lo pisen si o si. Además, se debe de tener en cuenta que el ancho del mismo tiene que tener la medida necesaria como para que al menos tengan que dar dos pasos sobre él y así garantizar la desinfección de las dos suelas. 

Hay que mantenerlo en las condiciones necesarias 

Los tapetes sanitizantes son muy útiles si se colocan adecuadamente y si se les da el mantenimiento necesario. Para garantizar su funcionamiento es muy importante checar que tengan la cantidad necesaria de líquido desinfectante. Además, en lugares muy concurridos lo que se recomienda es cambiar el líquido al menos una vez al día (esto va a depender del tránsito de personas que haya por el lugar).

No es obligatorio pero es de gran ayuda

Es importante destacar que si bien este tipo de tapetes no son de uso obligatorio en los hogares, si son muy útiles para mantener a la familia alejada de los virus y bacterias. Se puede sumar al resto de los protocolos de higiene para sumar protección y mantener toda la suciedad fuera de la casa. 

Una ventaja de este tipo de tapetes es que cuando se utilizan en lugares en donde no circulan muchas personas no es necesario estar cambiando el líquido sanitizante constantemente, se puede hacer cada dos o tres días sin ningún problema, por lo que no se convierte en una carga.

¿Qué líquido debo de ponerle a mi tapete sanitizante?

En el mercado se pueden encontrar botellas de líquido sanitizante listo para ser usado, pero si lo que se busca es ahorrar o si a último momento el líquido se terminó, se puede hacer una mezcla casera que cumple la misma función.

Existen tres líquidos que se consideran adecuados: el amonio cuaternario, el hipoclorito de calcio y una solución formada por una parte de cloro por cinco de agua. Para formar esta última hay que mezclar un vaso de cloro con cinco de agua (las cantidades pueden variar dependiendo del volumen que se necesite). Es fundamental aclarar que estos tres líquidos no se pueden mezclar entre sí porque pueden ser muy tóxicos.

Es importante saber que para que los tapetes sanitizantes sean 100% efectivos es necesario cambiar el líquido y limpiarlo con cierta frecuencia. Lo ideal es contar con dos de estos tapetes para poder reemplazar el que está en uso por uno limpio.

¿Cómo se debe de limpiar? Lo primero que hay que hacer es tirar el líquido que quede en el tapete. Después, con una aspiradora, se deben de eliminar todos los residuos sólidos, y posteriormente utilizar un detergente suave y agua para eliminar toda la mugre. No hay que usar químicos corrosivos que puedan dañar los materiales. Después de este proceso ya está listo para volver a ser usado. 

¿Cómo hacer un tapete sanitizante en casa?

Si se van a recibir invitados de un momento para otro y no se tiene un tapete sanitizante no hay que preocuparse, se puede hacer uno con elementos que se tienen en casa. Lo primero que hay que conseguir es una o dos charolas de plástico o metal para crear la base del tapete. Tienen que tener el ancho adecuado para que quepan las suelas de los zapatos completas y tienen que tener una profundidad de al menos cinco centímetros para que puedan contener el líquido sanitizante. 

En el caso de no tener charolas, se pueden usar dos tapetes comunes o dos trapos gruesos. Lo que hay que hacer es colocar uno adelante del otro, en la puerta principal. El primero se tiene que rociar con el líquido sanitizante, mientras que el segundo debe de permanecer seco para cumplir la función de filtro, ahí se debe de eliminar el exceso de líquido y limpiar la suciedad. 

5 hábitos que mejoran tu salud y tu economía

Tener mejor salud y a la vez cuidar tu economía es posible. Hay cambios sencillos en tu rutina diaria que pueden hacer la diferencia tanto en tu bienestar físico como en las finanzas de tu hogar.

La clave está en la constancia y esmero que les pongas a esos pequeños ajustes.

Haz ejercicio

La actividad física previene enfermedades cardiovasculares y disminuye el peso corporal, además de que oxigena y fortalece las articulaciones.

Si te es posible camina a lugares cercanos, ayudas a tu cuerpo y ahorras en transporte o gasolina.

Con 30 minutos diarios de caminata verás grandes beneficios que además se traducirán en menos visitas al doctor y, por lo tanto, menor necesidad de medicamentos.

Toma agua en vez de refresco

Al cambiar el consumo de refrescos embotellados por agua natural no sólo ahorras dinero, también hidratas tu cuerpo y aumentas tu energía. 

Si te es difícil dejar por completo las bebidas azucaradas, puedes preparar agua de frutas y endulzarlas naturalmente. A los pocos días seguro ya no las extrañarás.

Cocina en casa

La comodidad de comprar comida preparada puede pesar frente a hacer tu comida en casa, pero los beneficios en salud y finanzas son muchos. Si no te queda mucho tiempo para hacerla, intenta cocinar una vez por semana y porcionar las preparaciones para varios días.

Snacks saludables

Aunque pareciera que son unos cuantos pesos, comprar un snack diariamente sí pega en tu bolsillo. En vez de gastar en eso, lleva tus propios snacks desde casa y ayuda también a tu salud. Como ideas puedes prepararte bastones de zanahoria, apio, pepino o jícama, palomitas naturales, fruta picada o semillas.

Deja de fumar

Es muy sabido que el cigarro no aporta nada bueno a la salud. Y si encima sabes que al dejar de consumirlo podrás ahorrar, doble razón para renunciar a él. Cada vez que quieras comprar una cajetilla guarda el dinero que gastarías en un sobre. A la vuelta de tres meses comprueba cuánto dinero te ha dejado este nuevo hábito. 

Pon en práctica estos consejos, lleva un diario donde anotes las mejoras, tanto en salud como económicas, verás al final que la suma de todo hará que valga la pena el esfuerzo.