Las mejores notebook para profesionales

El 2020, fue el año en el cual, la manera de trabajar cambió rotundamente, para la gran mayoría de las personas. Las oficinas se trasladaron a los hogares, convirtiendo el home office, en la nueva tendencia. Así, la notebook pasó a ser la herramienta de trabajo más usada. 

Y es que si hay que elegir entre una computadora de escritorio y una notebook, la realidad es que la alternativa portátil termina siendo la opción más práctica, porque se la puede llevar a todos lados. De hecho, esta característica importa porque sirve para acomodarla en todos los espacios de la casa y llevarla a donde sea necesario. En otras palabras, toda tu oficina puede ir contigo a donde vayas. 

¿Qué tener en cuenta a la hora de escoger una notebook?

Es fundamental seleccionar una notebook que cubra todas las necesidades básicas que se tengan para no entorpecer el proceso de trabajo y, por el contrario, facilitarlo. Para ello, hay que tener en cuenta el procesador, la memoria, el tamaño de la pantalla y el diseño, ente otras características. 

Checa que tenga un buen procesador 

El procesador es la parte de la computadora que se encarga del rendimiento de la misma. En otras palabras, se podría decir que se trata del cerebro de la máquina. Hoy en día, los procesadores que más se usan son Intel y AMD; éstos, van batiendo dependiendo de la marca y modelo de la laptop. 

Por lo general, si realizas trabajos de oficina que no requieren el uso de programas muy pesados, un procesador más pequeño te va a ser útil. Mientras que, si necesitas abrir aplicaciones de gran tamaño, lo ideal es que optes por un procesador con mayor capacidad. 

Para que te des una idea, Intel Celeron es el procesador más básico de todos; ideal para usar el paquete Office y navegar por Internet. En la otra punta de la lista, se encuentra el Intel Core i9, la opción más veloz y más avanzada de todas. 

Tener en cuenta las entradas de periféricos 

¿Alguna vez analizaste todos los accesorios que necesitas para trabajar? Seguramente no, ya que es algo en lo que no se suele pensar a la hora de elegir una computadora portátil. 

Es crucial ver la cantidad de entradas periféricas que la máquina ofrece y analizar si son suficientes para conectar todos los elementos que utilizas. 

El tamaño de la pantalla es súper importante

Nueve horas diarias frente a la pantalla hacen que los ojos se cansen. Como no hay posibilidad de reducir el tiempo de trabajo, lo ideal es ayudar a la vista con una pantalla de un buen tamaño. Esto va a permitir no tener que forzar la mirada al momento de leer documentos y evitar los dolores de cabeza. 

Notebooks que valen la pena

Si quieres tener una idea de opciones que sean útiles para trabajar, checa la siguientes: 

  • Laptop Asus VivoBook con pantalla de 15.6″ con procesador AMD Ryzen 7 

Esta notebook Asus VivoBook es rápida, eficiente y cuenta con amplia capacidad de almacenamiento; tiene 1 TB de disco duro + 256 GB SSD.

Este modelo ligero pesa tan solo 1.8 kg de peso y tiene pantalla de 15.6″ Full HD Nano Edge, con un ángulo de visión de 178°. Opera con rapidez gracias a la memoria RAM de 12 GB y procesador AMD Ryzen 7. Y, además, cuenta con sistema operativo Windows 10 Home.

Un plus de este modelo es que ofrece bisagra Ergo Lift, para mejorar la posición de la escritura. 

  • Laptop Lenovo NB IP S340-15 IIL 15  con pantalla de 15.6″  y procesador Intel Core i5

Este modelo cuenta con un procesador Intel Core I5-10355, lo que permite ejecutar varios programas al mismo tiempo.  Su disco duro tiene capacidad de 1 TB, que se combina con los 8 GB de memoria RAM, convirtiéndolo en un equipo rápido y eficaz.

Oficina en casa: nuestras recomendaciones para trabajar con la mayor comodidad

El home office es una tendencia que crece a pasos agigantados a la cual no solo se tienen que ir acostumbrando las empresas, sino también las personas. Esto quiere decir que es crucial que te armes una pequeña oficina, aunque sea en un pequeño rinconcito de la sala, para que puedas trabajar más cómodo y mejor.

Lo ideal a la hora de hacer home office es preparar un espacio que se adapte a las necesidades con las que cuentes y en donde puedas tener al alcance todas las herramientas que necesites. 

5 pasos para armarte una oficina en casa

Puede ser que en tu cabeza pienses que no cuentas con el espacio necesario para montar una pequeña oficina, pero la realidad es que necesita tan solo de una pequeña esquina o de un rinconcito para lograrlo. Aquí algunos consejos: 

1. Evita las zonas de paso

Uno de los desafíos de trabajar en casa es evitar distraerse. Para esto es necesario mantenerse alejado de los lugares de paso, como los pasillos o las zonas cercanas al baño. De esta manera, reducirás enormemente la posibilidad de perder la concentración cada vez que pase alguien.

2. Un lugar con buena luz

Es importante que el lugar tenga buena luz natural para potenciar la creatividad y la eficacia. Este es un punto que, por lo general, no se suele tener en cuenta, ni siquiera en las oficinas, pero que es crucial para el desempeño de cualquier tipo de tarea.

3. Mesa y silla adecuadas

Hay que prestar atención a la postura del cuerpo para evitar dolores de espalda y cuello. Para esto es necesario contar con una silla que brinde el soporte que el cuerpo necesita, sobre todo la espalda. A esto, hay que sumarle una mesa que tenga la altura correcta respecto a la silla y a los brazos.

Por otro lado, cabe mencionar que el monitor de la pantalla de la computadora, debe de estar ubicado a la altura de los ojos para que el cuerpo no este tensionado. En el caso de que quede más abajo, se recomienda comprar algún adaptador que le de altura al equipo. 

4. Un espacio útil y práctico

Al momento de crear la pequeña oficina tienes que tomarte el tiempo de pensar en todos los elementos y herramientas que necesitas para desarrollar tus tareas diarias. Todo tiene que estar al alcance de tus manos y distribuido de tal manera que sea dinámico encontrar cualquier elemento. 

5. Invierte tiempo en decorarla

Muchas horas del día se pasan en el trabajo, y es por eso que hay que darle importancia a crear un ambiente agradable, que sea acogedor. No se necesitan grandes elementos para lograrlo: tan solo con una pequeña planta y algún cuadro o algunas libros es más que suficiente.

Arma tu rutina diaria

Uno de los grandes desafíos de trabajar desde el hogar es lograr armar una rutina que sea eficaz. Lo que hay que intentar es que las jornadas laborales no se conviertan en eternos días que no tienen fin, ya que esto a la larga solamente afecta en el desempeño y tiene efectos negativos en el ánimo.  La clave está en respetar los horarios de comida y tomar pequeños descansos a lo largo del día, para respirar hondo y despejar un poco la mente.

Por último, algo que para la mayoría es todo un desafío, cuando llegue la hora en la cual se termina la jornada laboral se debe apagar la computadora. 

Como ves, tener tu pequeña oficina te va a permitir crear una rutina que te incentive a salir de la cama, alistarse antes de sentarte y desconectarte cuando sea necesario.

5 ideas para ganar dinero sin mucha inversión

Generar ingresos parece hoy una tarea muy difícil. Sin embargo, a veces no es necesaria mucha inversión, sólo centrarte en una idea y enfocarte en ella.

Tus gustos, intereses y, sobre todo, las áreas en las que tienes facilidad son la clave. Piensa en algo para lo que eres bueno y apuéstale. Quizá nunca lo habías visto así, pero puede ser una forma de obtener ganancias.

Aquí hay cinco ideas que pueden servirte, en todas puedes apoyarte con productos que es posible adquirir con tu Crédito Coppel:

1. Snacks de temporada.
Si tienes el tiempo y quieres aprovechar la estancia en casa, puedes comprar fruta de temporada y preparar paletas de hielo (ideales para el calor), licuados, jugos naturales y hasta mermeladas para vender. Puedes ofrecerlos a familiares y vecinos y/o trabajar sobre pedido. Una buena licuadora puede impulsar tu pequeño negocio.

2. Apoyo escolar.
El acompañamiento y apoyo de los niños que desde casa siguieron con el ciclo escolar han sido complicados para muchos papás. Algunos trabajan tiempo completo, en casa o fuera, y otros simplemente no tienen las habilidades, el conocimiento o la paciencia para ayudar a sus hijos. Si a ti se te facilita la enseñanza y tienes nociones de educación escolar, puedes ofrecer apoyo en casa a alumnos que busquen cumplir con sus trabajos o ponerse al día. Puedes adquirir una tablet o una laptop para emprender esta labor.

3. Cultiva tu huerto.
Un pequeño espacio en el que puedas sembrar plantas de la región en tu hogar es suficiente. Los huertos caseros son una tendencia mundial y ante las circunstancias, serán cada día de más utilidad. Puedes apoyarte con cursos en línea o tutoriales de YouTube y después tú mismo ofrecer talleres para cultivar o incluso vender los productos que logres cosechar. Para lograrlo necesitarás un set de artículos de jardinería.

4. Comida hecha en casa.
Si eres de los muchos que durante la cuarentena aprendieron recetas nuevas, es hora de ponerlas en práctica y llevar tu sazón a los demás. Elaborar alimentos como tamales, tortas, tacos y otros platillos caseros incentivan el consumo local. Te servirá hacerte de un buen juego de sartenes, así como de cucharones y palas.

5. Entregas a domicilio.
Debido a la contingencia sanitaria, cada vez más negocios están utilizando el servicio a domicilio. Si tienes una bici, motocicleta o un auto compacto y tiempo libre, puedes ofrecer el servicio de recolección y entrega. Empieza con amigos y familiares, pídeles que te recomienden y, si te va bien, extiende tu servicio a tu comunidad.

Si no tienes vehículo, puedes comenzar con una bicicleta sencilla o una moto.