Editorial

¿Has pensado en tu retiro? Aquí está todo lo que necesitas saber

por Editorial Coppel

No dejes para mañana, lo que puedes ahorrar hoy, pensar en tu retiro en el presente puede garantizar una mejor calidad de vida en el futuro.


Dicen que a los jóvenes todo se les hace fácil, pero hay un tema en especial que no les resulta tan sencillo comprender y reflexionar: su retiro.

Y cuando hablamos de retiro a lo que realmente nos estamos refiriendo es a su ahorro para el retiro. Sí, ese dinero que les permitirá vivir con una mejor calidad de vida cuando lleguen a los 60 o 65 años, pero como aún ven lejano ese momento no se detienen hoy a pensar en su importancia.

Por esta razón nos acercamos a un especialista en finanzas para recalcar la trascendencia que tiene este tema, pues mientras más pronto tomes cartas en el asunto, mejores serán tus resultados a mediano y largo plazo.

¿CUÁNDO EMPEZAR? ¡HOY!

En el hábito del ahorro aplica perfectamente eso de no dejar para mañana lo que puedes ahorrar hoy, pues mientras más rápido comiences a hacer un “cochinito”, llegarás a tu meta en menos tiempo y más holgado.

“Cuanto más tarde empiezas, te va a costar más dinero llegar a la misma meta. Por ejemplo, si empiezas chavo, a los 20, puedes ahorrar unos mil pesos al mes para llegar a una determinada meta de retiro, pero si empiezas a ahorrar a los 40 años ya no tendrías que ahorrar mil pesos, sino unos dos mil pesos al mes, o más, para llegar a la misma meta”, señala Juan Manuel Valle Pereña, director general de Afore Coppel.

El ahorro es un tema que requiere disciplina, afirma, como el ejercicio o la dieta. Mientras más tarde lo hagas, será más difícil cambiar tus hábitos y obtener el resultado que esperas. 

De acuerdo con el especialista, ahorrar se ha convertido en una disciplina primordial porque hoy en día cada vez más jóvenes no desean trabajar para nadie más y aspiran a ser sus propios jefes. Por lo que en el momento de su retiro serán ellos mismos quienes se tengan que mantener con lo que ahorraron.

“Desde joven tienes que entender que nadie te va a resolver la vida y tienes que ahorrar, y cuanto antes mejor”, expresa Valle Pereña.

HAZ MATEMÁTICAS

El director general de Afore Coppel recomienda sacar la calculadora para hacer números con los que puedas medir cuál será tu calidad de vida -de acuerdo con lo que ahorres- cuando llegues a una edad en la que ya no trabajes y, por lo mismo, no generes ingresos.

Por ejemplo, si ganas hoy 20 mil pesos y te comprometes a ahorrar el 10 por ciento serían 2 mil pesos al mes, que al año suman 24 mil pesos. En caso de que tuvieras hoy 20 años y ahorraras esta cantidad durante 40 años para jubilarte a los 60 al final tendrías 960 mil pesos.

Muy bien, ya tienes ahorrados 960 mil pesos. Ahora divide esos 960 mil pesos entre los 20 mil pesos que quisieras seguir recibiendo al mes cuando ya no trabajes. Resulta que solo son 48 meses, es decir, solo son 4 años que pudieras disfrutar de esos ahorros hasta que se terminen. Pregúntate: ¿con eso te alcanza? ¿Podrías solventar todos tus gastos con esa cantidad?

Y no se trata de meter el dinero en una caja fuerte, sino de ahorrarlo en una institución seria que te genere intereses, pues al final son éstos los que harán la diferencia, ya que representan cerca del 65 por ciento más de lo que tú logres ahorrar. 

“Tú no das cuenta de lo que valen los intereses en 40 años si no haces el cálculo. Lo que ahorras es una fracción de lo que vas a tener, la mayor diferencia viene de los intereses, la única manera de entenderla es hacer el cálculo”, señala el experto.

VALORA EL GASTO QUE HARÁS MAÑANA

Uno de los principales obstáculos para lograr ahorrar es que las personas por lo general valoran mucho el gasto de hoy, pero no ven el gasto que necesitarán hacer mañana. 

Es decir, se piensa solo en tener hoy y disfrutar hoy, y no se pone en la balanza que en unos años también querremos consumir y disfrutar de las mismas cosas, pero nuestra capacidad de generar ingresos no será la misma.

“No dimensionamos el que sí nos vamos a retirar y pensamos que podemos empezar cualquier día y el esfuerzo por no empezar hoy y empezar en 10 años o en 20 es totalmente distinto”, advierte Valle Pereña.

“Luego puedes llegar a una edad en que es muy probable que digas ‘ya no se puede’, por no reconocer el momento idóneo; después se vuelve algo imposible”.

GASTAR MENOS ES AHORRAR

El dejar de tener algo o elegir comprar algo más barato también puede ayudarte a hacer la diferencia mañana. Por eso es recomendable que antes de hacer cualquier gasto por placer te preguntes: “¿lo quiero o lo necesito?”

Esto implica echar un ojo a nuestros hábitos de consumo e identificar en dónde nos podemos ahorrar unos pesos para mejor meterlos a un ahorro.

Por ejemplo, si eres una persona que necesita tomarse un café todos los días, pero diario te compras uno de 45 pesos, pues al año ese “pequeño” gasto se traduce en 16 mil 425 pesos.

Entonces, ¿qué tal si mejor inviertes en una cafetera casera, café y crema en polvo y en vez de comprar tu café diario de 45 pesos, ese dinero lo ahorras?

“No nos damos cuenta, pero podemos ahorrar bajándole a nuestros gastos y con sencillas estrategias. El debate central es qué es lo que quiero y qué es lo que necesito. Todos queremos el último teléfono celular, el más caro, pero la realidad es que necesitamos un teléfono con ciertas características, pero no más. Igual con los coches o los tenis, o con cualquier producto”.

INVERTIR, INVERTIR, INVERTIR…

Antes señalamos la importancia de ahorrar en alguna institución financiera, pues los intereses que genera tu ahorro serán la gran diferencia a tenerlo solamente guardado debajo del colchón o en una caja fuerte.

Por eso es muy importante que siendo empleado o dueño de un negocio destines parte de tu sueldo a un fondo de inversión, que puede ser un pagaré bancario, un seguro de vida con ahorro o aportaciones voluntarias a tu fondo para el retiro del Afore.

“Lo primordial es que sea en una institución formal; hay distintas ofertas de rendimiento y aún en esas no hay magia. Es decir, nadie te puede ofrecer algo fuera de mercado sin que te pida asumir un riesgo, y hay que ser consciente de que en general se paga un 8 por ciento de intereses, y en una Afore hasta 11 por ciento. Cualquier cosa arriba de eso puede llevarte a sorpresas desagradables en el camino”, indica Valle Pereña.

INFÓRMATE

Una vez que elijas el instrumento de ahorro que tendrás para tu retiro es importante entender cómo funciona.

“Hay que leer bien el estado de cuenta y otras herramientas de información que te brindan las instituciones, porque te encuentras cosas útiles en tus hábitos, en la lógica del ahorro que te van a servir para entender cosas”, detalla el especialista.

Esto fortalecerá en ti una cultura del ahorro, que al final te ayudará a conocer tus mejores opciones y a tomar mejores decisiones.

“No se necesita más que dedicarle 5 o 10 minutos para leer, y sacarle algo positivo”, concluye Juan Manuel.

¿Te queda duda de la importancia de asegurar tu futuro? Si no has empezado, el momento ideal es ya.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO