Editorial

Todo lo que un deporte le puede enseñar a un niño

por Editorial Coppel

La actividad física, el entrenamiento constante y ser parte de un equipo dejan grandes enseñanzas a los menores.


Socializar, seguir reglas, realizar actividad física, aumentar sus habilidades motoras y crear hábitos. ¿Dónde puede aprender todo esto un niño? ¡Practicando un deporte!

Aunque en el último año y medio, el sedentarismo y la falta de actividad física se han incrementado exponencialmente entre los menores, el gusto por los deportes será siempre una excusa para motivarlos y levantarlos, literalmente, del sillón para que se activen.

“En la actualidad tenemos un alto índice de sobrepeso en niños de entre 5 y 17 años, y eso es un factor de riesgo para su salud y para la calidad de vida que van a tener de adultos”, señala Dinorah Villalobos, licenciada en Psicología Clínica.

Desde las primeras etapas de su vida, indica la psicoterapeuta, se puede incentivar en los hijos la práctica de un deporte, tomando en cuenta su madurez de acuerdo a la edad y respetando que ellos elijan la actividad que más les llame la atención.

Además de los beneficios físicos, añade, el deporte les ayuda a ejercer la disciplina, concentración, empatía, trabajo en equipo y perseverancia.

“Al haber reglamento y convivencia grupal desarrollan su autoestima, aprenden a tolerar frustración y a acatar reglas dentro de un juego”.

Salud física y emocional

La especialista explica que los deportes son canales saludables y socialmente aceptados para que los menores puedan descargar cuestiones emocionales, enojos, e incluso tristezas o duelos.

“Se dice ‘mente sana en cuerpo sano’, y ejercitándose se tiene el canal adecuado para mejorar la salud emocional porque funciona como un balance de las diferentes circunstancias por las que estamos pasando”.

Dinorah Villalobos, licenciada en Psicología Clínica

Además, el ejercicio es vital para la salud y el bienestar en los niños. 

La actividad física ayuda a mantener huesos, músculos y articulaciones sanos, también es un factor importante para mantener un índice de masa corporal saludable y así reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con el sobrepeso.

Otro punto a favor es que beneficia la salud mental de los niños. Incrementa su entusiasmo, fomenta la autoestima y reduce la ansiedad y el estrés. 

Apoyo de papás es clave

Es importante destacar que no todas las niñas y niños nacen con “el gen deportista”, es decir, muchos no desarrollan por sí mismos el gusto de practicar una actividad física.

Es recomendable no presionarlos y darles libertad de escoger el deporte que les interesaría practicar. Y después probar, si no les convence, cambiar.

“A veces el deseo de escoger o practicar determinado deporte es de los padres, pero no del hijo, hay que estar claros con eso”.

La especialista recomienda que en los primeros años de la infancia se evite promover la competitividad, ya que los menores no cuentan con la madurez para competir, pero sí están listos para socializar y divertirse a través del deporte.

“La capacidad física para realizar un deporte no se tiene hasta los 6 o 7 años, porque a veces el niño no es capaz de prestar atención mucho tiempo o hay reglas que no entiende bien. Es hasta los 11 o 12 años que están preparados para el juego competitivo, antes de esa edad prefieren disfrutar a competir”.

Una de las causas por las que un niño puede querer abandonar la práctica de un deporte es la timidez o el temor de no quedar bien con sus papás, entrenadores y hasta compañeros, comenta Villalobos.

“Hay que darle más importancia a la diversión que a los resultados o a la competitividad o rendimiento”, expresa.

El ejemplo arrastra

Todos sabemos que los niños aprenden lo que ven. Así que si queremos que aprendan el bienestar que da el deporte, tendrá que ser a través del ejemplo. 

Villalobos recomienda a los padres decir frases como: “qué bien me siento después de este paseo en bici” o “cómo me he divertido esta tarde nadando” con la intención de que los pequeños vayan incorporando ese tipo de bienestar y lo quieran para ellos.

“Si ven a mamá o a papá felices y relajados luego de la actividad física, ellos van a querer eso también”, concluye.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • 1- Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • 2- Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • 3- Coppel te pone en Buró de Crédito: Mitos y realidades
    VER ARTÍCULO