Editorial

Un paracaídas para esos momentos difíciles

por Editorial Coppel

Patrocinado por Club de Protección


“Lo que nos mueve dentro de Grupo Coppel es estar ahí para cuando nuestros clientes lo necesiten, que tengan la tranquilidad de que no están solos, contribuir a mejorar su vida, especialmente en los momentos más difíciles”.

Roberto Gutiérrez, Director Administrativo de Grupo Coppel

Si tuvieras la oportunidad de anticiparte a un momento difícil de tu vida, seguramente te protegerías, el problema es que no sabemos qué nos puede pasar y en qué momento nos puede pasar, por eso la importancia de los seguros, puedes enfrentar esos momentos difíciles con la confianza de que tienes un respaldo. 

Eso es lo que te brinda un seguro: la garantía de que, pase lo que pase, tu necesidad será atendida en el momento y tu vida, tu salud, tus ahorros y tu patrimonio estarán protegidos.

Por ejemplo, en el último año, la pandemia por Covid-19 nos hizo reflexionar sobre la importancia de contar con un seguro de gastos médicos. Pensar que nos tocaría vivir una pandemia era algo lejano, de pronto, la enfermedad nos llegó. A un amigo, a un familiar, a un vecino, a un compañero de trabajo… Y en algunos casos, los golpes fueron devastadores.

Los seguros son como un “paracaídas” para esos momentos difíciles, que no sabemos cuándo llegarán, y evitan que se derrumbe la economía familiar.

“Lo caro no es comprar un seguro, lo caro es no tener un seguro el día que lo necesitas”,

señala Roberto Gutiérrez, Director Administrativo de Grupo Coppel.

Quizá algunas personas lo puedan ver como un gasto extra, pero si piensas en todo lo que te puede dar y en las veces que gastas la misma cantidad o más dinero en cosas que no te dejarán nada o que incluso pueden dañarte, como una cajetilla de cigarros, comida chatarra o un artículo de lujo, puedes dimensionar el costo-beneficio de un seguro.

Se pueden adquirir seguros muy completos, como el Club de Protección Familiar, desde $35 pesos al mes, dependiendo de la edad, y la suma asegurada que se quiera contratar.

Para Gutiérrez, de cuya área depende la Dirección de Seguros del Grupo, las coberturas más importantes por el impacto en la familia son las de vida, gastos médicos, hogar y, por probabilidad de ocurrencia, la de autos, servicios de asistencia  y responsabilidad civil.

Sin duda, lo más importante para todos es la familia, y pensando en eso, Grupo Coppel ofrece el Club de Protección Familiar, que incluye asistencia vial, con servicio de grúa, gasolina, cambio de llanta, paso de corriente y cerrajería, también asesoría telefónica jurídica, médica, emocional y nutricional, así como cobertura funeraria.

También están el Club de Protección Salud, que abarca prevención, atención médica y seguro por accidente; el Club de Protección Vial, que te ofrece cobertura de daños a terceros, en caso de percances viales, así como gastos médicos, asesoría jurídica y gastos legales, y el Club de Protección Motos, que te ampara en caso de que compres una moto en Coppel.

“Los seguros funcionan de una manera muy sencilla: mientras más personas estamos asegurados, más baratos son los seguros”,

explica Gutiérrez Ruelas.

Tener la tranquilidad de que en caso de un siniestro, enfermedad o cualquier otro imprevisto, podrás salir adelante sin tener que vender ni empeñar nada, no tiene precio.

Hoy más que nunca, los seguros son una inversión al alcance de todos. Tenerlos es un acto de responsabilidad hacia ti y los tuyos.


Para conocer más sobre el Club de Protección y las distintas coberturas que ofrece, consulta: www.coppel.com/club-de-proteccion.

Cuéntanos si este contenido ha mejorado tu vida

Nota: Las opiniones expresadas aquí son del autor y no necesariamente representan las opiniones de Coppel, su personal o sus colaboradores. El contenido de este sitio web tiene como propósito solamente de proveer información sobre temas de interés general.

LO MÁS LEÍDO
  • Así puedes salir del Buró de Crédito de una forma segura
    VER ARTÍCULO
  • Buró de créditos gratis: cómo consultarlo
    VER ARTÍCULO
  • Por ti, por los tuyos, ¡no bajes la guardia!
    VER ARTÍCULO